López Obrador no descarta la amnistía a los capos del narco para pacificar México



El aspirante presidencial de Morena realiza una gira de tres días por Guerrero, uno de los Estados más violentos del país

Tomado de: Luis Pablo Beauregards / El País

Dia de publicación: 2017-12-03


La seguridad se convertirá, junto a la corrupción, en uno de los temas que guíen las campañas electorales rumbo a las presidenciales de julio de 2018. Esta semana, el Congreso avanzó con la polémica Ley de seguridad interior, que regula la actuación del Ejército en la guerra contra la delincuencia organizada y el narcotráfico. Los principales candidatos comienzan a posicionarse en los temas difíciles. Este sábado fue el líder del Movimiento de Regeneración Nacional (Morena), Andrés Manuel López Obrador, quien debió mojarse en uno de los temas más complejos, la violencia que tiene a México en el peor año de su historia reciente. “Vamos a explorar todas las posibilidades, desde decretar una amnistía, escuchando a las víctimas, hasta exigir al Gobierno de Estados Unidos que lleve a cabo campañas para aminorar el consumo [de drogas]”, dijo el político que encabeza todas las encuestas rumbo a los comicios del próximo año. 

López Obrador visitó este sábado Guerrero, una de las entidades del Pacífico mexicano que lleva más de una década sin encontrar salida a su problema de violencia. La entidad, gobernada por el PRI, tiene una tasa de 73 homicidios por cada 100.000 habitantes, la tercera más alta del país por detrás de Baja California Sur y Colima. La tasa de Guerrero es más alta incluso que la de países con epidemias de violencia como Venezuela y Honduras. Después de tres días de recorridos por algunos de los municipios más afectados por la violencia, un reportero le preguntó si esta presunta amnistía “para serenar el país” alcanzaría a los capos de la delincuencia o a los líderes de las bandas criminales. “Vamos a plantearlo”, dijo matizando su respuesta inicial. “Lo estoy analizando… lo que sí puedo decirles es que no va a quedarse ningún tema sin ser abordado si se trata de garantizar la paz y la tranquilidad”, dice el precandidato presidencial en un audio en manos del diario El Universal. 

López Obrador hizo estas declaraciones en Quechultenango, un pequeño municipio a 30 kilómetros de Chilpancingo, la capital de Guerrero. Esa zona, también cercana a Ayutla de los Libres, es una región que tiene una activa presencia de bandas criminales. Uno de esos grupos son Los Ardillos, quienes se han hecho nombre a partir de su sangre fría y violencia despiadada. En junio de 2016 mataron a tres policías federales mientras estos comían en un mercado. En mayo de 2015, en plena campaña para elegir el Congreso federal, mataron al candidato del PRI en el municipio de Chilapa, Ulises Fabián Quiroz. Y el 23 de noviembre, el dirigente de Movimiento Ciudadano en el municipio, fue asesinado en una balacera en Quechultenango. 

En esta región del país, el miedo sigue denso en el aire y no parece dispersarse para la nueva campaña electoral. López Obrador reconoció esto. Dijo que nadie en Morena desea ser candidato a presidente municipal. Aceptar la nominación podría ser una sentencia de muerte. “Tenemos que participar, que cambie esto, estamos animando a la compañera y estoy seguro de que vamos, sea hombre o mujer, vamos adelante, el que nada debe nada teme y el que lucha por la justicia no tiene nada que temer”, trató de motivar el líder a sus simpatizantes. 

López Obrador aprovechó su paso por Guerrero, un laboratorio en el que han fracasado las estrategias de seguridad impuestas por los Gobiernos de Felipe Calderón, del PAN, y de Enrique Peña Nieto, del PRI, para plantear su visión sobre el problema de seguridad. “Se ha utilizado una estrategia equivocada, querer resolver el problema con medidas coercitivas: con policías, con soldados, con marinos, con cárceles, con la aplicación de mano dura, masacres. Eso no sirve, ya lo estamos viendo, hay que cambiar de estrategia, hay que atender a la gente”, afirmó.

El aspirante presidencial también dijo que México no tiene problemas con el consumo de drogas. El problema, en su opinión, es “que hay mucha pobreza”. “Se abandonó a los productores [del campo] y se está optando por el narcotráfico”, dijo. López Obrador añadió, como ha hecho en otros de sus recorridos por el país, que le gustaría que existieran programas para prevenir las adicciones en Estados Unidos.


https://elpais.com/internacional/2017/12/03/mexico/1512273322_422600.html?rel=str_articulo#1512367273106

Este contenido ha sido publicado originalmente por Dossierpolitico.com en la siguiente dirección: http://www.dossierpolitico.com/vernoticias.php?artid=198360 Si está; pensando en usarlo, debe considerar que está protegido por la Ley. Si lo cita, diga la fuente y haga un enlace hacia la nota original de donde usted ha tomado este contenido. Dossier Politico

Comentarios



Aún no existen comentarios

Sé el primero en comentar ésta nota

Comentar nota



Su correo electrónico no será publicado.
Son obligatorios los campos marcados con: *