Habilidades digitales: veinte años de ensayo y error



El programa de tablets en las escuelas falló por cuestiones técnicas y por la ausencia de una cultura digital”

Tomado de: Bertha Hernández / Crónica

Dia de publicación: 2017-09-11


Una vez más no funcionaron como se esperaba y aún hacen falta evaluaciones profundas para saber en qué medida las tablets que el gobierno federal distribuyó, como parte de un plan piloto, a alumnos de primaria en el ciclo escolar 2015-2016, contribuyeron a crear “habilidades digitales” entre los escolares beneficiados. Y aunque la Secretaría de Educación Pública ahora reorienta sus estrategias en el proyecto conocido como “@prende 2.0”, lo cierto es que algunas de aquellas tablets hoy se consiguen en los sitios de compra en línea por 2 mil 699 pesos, y si hay necesidad, pagaderos a 12 meses sin intereses.

¿Qué fue de aquellas tablets? ¿Cómo se usaron? ¿Por qué la Secretaría de Educación Pública llegó a la conclusión de que no son el recurso adecuado para introducir a los escolares mexicanos en las Tecnologías de Comunicación e Información (TIC)? La historia de las “Tablets SEP” es una más, en un proceso que ya dura veinte años, en que la autoridad educativa ha recurrido a diversas estrategias para que los alumnos de las escuelas públicas de nivel básico desarrollen “habilidades digitales”.

En ese camino se ha transitado de las aulas de medios a las tablets, pasando por los pizarrones electrónicos, las laptops y la generación, por mero proceso acumulativo, de “colecciones”, en los planteles, de equipos de cómputo de diversas generaciones, muchos de ellos obsoletos o con una vida útil muy corta gracias a arreglos parciales que las comunidades escolares costean y que permiten un aprovechamiento relativo de las máquinas.

En el proceso autogestivo que impulsa la Secretaría de Educación Pública, hoy por hoy, las escuelas más organizadas, con padres de familia más participativos, que, o bien gestionan donaciones o reúnen fondos para la compra de equipos nuevos, son las que pueden montar, para sus hijos, aulas digitales. Tal es el caso de la primaria “República de Costa Rica”, en la Ciudad de México, cuya comunidad, orgullosa, muestra a los visitantes el espacio habilitado gracias a cooperaciones de padres de familia.

Otras escuelas no son tan afortunadas: sea por tratarse de entornos mucho más modestos, o porque no todos los padres de familia están convencidos de aportar para mejorar las condiciones de sus hijos, se trabaja con lo que se puede. Una donación de exalumnas de la Secundaria 18 de la zona Roma-Condesa permitió a la escuela adquirir dos equipos. Uno sirve como “master” para dar operatividad a un aula con equipos de hace, por lo menos, ocho años. Ese mismo equipo permite trabajar con un pizarrón electrónico; uno de los tres que se recibieron en los días en que Enciclomedia parecía ser un  formidable recurso de última generación.

De lo que muy pocas escuelas se salvan es de la acumulación. Los procesos de la SEP para el desalojo de mobiliario en desuso o inservible son muy lentos, y el trámite es complejo: pueden pasar meses antes de que se retiren bancas o máquinas inútiles. Sólo la tenacidad apresura el proceso, y aun así, las escuelas que  tienen ese rezago tecnológico, de seguir con los mecanismos vigentes, pueden tardar mucho antes de deshacerse de ese hardware cuya vida útil se ha terminado.

EL CASO “TABLETS SEP”: UNA CONJUNCIÓN DESAFORTUNADA. La conjunción de malas decisiones técnicas y la ausencia de una cultura digital uniforme entre la población escolar mexicana propiciaron  que las tablets que se distribuyeron entre 2014 y 2015 como parte del Programa Piloto de Inclusión Digital (PPID),a alumnos de quinto año de primaria  en cinco entidades de la República, se convirtieran en uno más de los programas con los que desde 1997 se intenta generar una política pública que  impacte positivamente en la formación de los alumnos de las escuelas públicas de nivel básico.

La SEP reconoce, en el diagnóstico que elaboró para sustentar el Programa @prende 2.0 que se articulará con el Nuevo Modelo Educativo, que “la tableta es un dispositivo de menor costo y mayor efectividad sin embargo no es el elemento clave para lograr una correcta integración de las TIC”. Y no lo fue por dos grandes razones: por un lado, problemas de compatibilidad técnica en las escuelas, y, por otro, los múltiples destinos que los dispositivos tuvieron una vez que fueron entregados en propiedad a los alumnos.

Entre 2014 y 2015, la Secretaría de Educación Pública adquirió, mediante licitación, un millón 669 mil 864 tablets, que, con software precargado, tendrían que convertirse en instrumentos ágiles y amenos para llevar a los escolares que participaron en esta experiencia –alumnos de escuelas de Guanajuato, Morelos, Querétaro, Puebla, Estado de México y el Distrito Federal- . Pero no ocurrió así: vistos más como juguetes que como instrumentos de apoyo, muchos escolares le añadieron juegos y música; en zonas marginadas, donde la conectividad a internet es tan escasa como la cultura digital, algunos dispositivos fueron empeñados o vendidos por los padres de familia.

En la actualidad, en sitios de venta en línea, como Mercado Libre.com, aún se puede adquirir, por 2 mil 699 pesos, una “Tablet SEP”, que incluso puede pagarse a 12 meses. La autoridad educativa federal no puede hacer nada al respecto, porque las tablets fueron entregadas en propiedad a los alumnos. A partir de ahí, lo que ocurrió con los dispositivos  escapó a la vigilancia de la SEP.

Si el “factor humano” fue  lo más visible, los problemas técnicos, mucho menos conocidos, fueron también determinantes. Expertos en los fenómenos de cultura digital, conectividad y TIC, explicaron a Crónica, a condición de permanecer en el anonimato, lo que ocurrió con la infraestructura necesaria para que las tablets operaran satisfactoriamente en las aulas.

“Las conexiones de red necesarias para que los alumnos trabajaran con las tablets no funcionaron por tres razones: la primera, la anchura de banda del servicio de internet en las escuelas públicas resultó insuficiente: era de 20 mbps; menor al que ya tienen muchas casas. En cuando unos pocos equipos se conectaban, la red se saturaba; no se pudo trabajar.

“El segundo factor fue una compra equivocada: los “routers” (“ruteadores”, aparatos que permiten extender el alcance de los módems) no tenían la capacidad adecuada para un trabajo en colectivo. Ocurrió lo mismo: se conectaban unos pocos dispositivos y el trabajo se volvía imposible. “

 “El tercer factor  fue la adquisición de equipo para la administración de la red que resultó muy complicado de operar para los directivos y maestros de los planteles”. Aunque en su Tercer Informe de Gobierno la Presidencia de la República reportó la capacitación de más de 30 mil  autoridades educativas para trabajar con tablets y con  lap tops —pertenecientes al programa MiCompu.Mx, antecesor inmediato de la estrategia de tablets—  la capacitación resultó insuficiente.

 No obstante, hay alumnos que aún hoy, echan mano de la tablet que recibieron hace dos años. Las mismas personas que en Mercado Libre.com ofertan dispositivos, reciben también consultas acerca de mantenimiento y composturas de los aparatos: reposiciones de accesorios, desbloqueos. Además, la SEP mantiene on line los datos de los centros de servicio que pueden resolver los problemas de los usuarios.

La posición actual de la autoridad educativa es que de experiencias como los programas de lap tops y tablets, aun con las limitaciones que experimentaron, los  alumnos sí adquirieron habilidades digitales y se ha obtenido información que permite replantear la estrategia: se regresará al modelo de aulas digitales. El problema consiste en que para que eso ocurra, y en forma de programa piloto, aún falta un año; precisamente, el último de esta administración.


http://www.cronica.com.mx/notas/2017/1042779.html

Este contenido ha sido publicado originalmente por Dossierpolitico.com en la siguiente dirección: http://www.dossierpolitico.com/vernoticias.php?artid=195403 Si está; pensando en usarlo, debe considerar que está protegido por la Ley. Si lo cita, diga la fuente y haga un enlace hacia la nota original de donde usted ha tomado este contenido. Dossier Politico

Comentarios



Aún no existen comentarios

Sé el primero en comentar ésta nota

Comentar nota



Su correo electrónico no será publicado.
Son obligatorios los campos marcados con: *