De la confusión y la confrontación, emerge Anaya



Al cabo de una semana de hechos confusos y confrontación partidista, los dirigentes del recién nacido Frente Ciudadano por México, integrado por el PAN, el PRD y el MC, están optimistas después tras obligar al presidente Peña Nieto a no imponer el “pase automático” del procurador Raúl Cervantes al cargo de fiscal transexenal. Pese a que los frentistas confían en ganar la elección federal de 2018 con sus recursos políticos y económicos, señalan que aún falta definir los procedimientos para nombrar a su candidato presidencial –Ricardo Anaya aún no lo es–, que se enfrentará al abanderado de la alianza encabezada por el PRI y sobre todo al de Morena-PT: López Obrador.

Tomado de: Alvaro Delgado / Proceso

Dia de publicación: 2017-09-11


CIUDAD DE MÉXICO (Apro).- A dos días de haberse constituido, el Frente Ciudadano por México (FCM) –que por primera vez en la historia une a partidos de derecha e izquierda– asestó una derrota al presidente Enrique Peña Nieto, quien desistió de imponer como fiscal general mediante “pase automático” al priísta Raúl Cervantes a cambio de la instalación de la Cámara de Diputados, y fortaleció el proyecto presidencial del panista Ricardo Anaya, el principal promotor de la alianza.

Luego de su derrota, el propio Peña Nieto confirió a Anaya, sin nombrarlo, preeminencia como opositor, por encabezar la estrategia de las bancadas de los partidos Acción Nacional (PAN), de la Revolución Democrática (PRD) y Movimiento Ciudadano (MC) para frenar, por ahora, la conversión del procurador Cervantes a lo que organizaciones civiles denominan “fiscal carnal” transexenal.

“Nadie está para recibir consigna alguna, instrucción alguna que entorpezca el trabajo legislativo. Están ustedes para cumplirle a los mexicanos. Y espero que con este sentido de responsabilidad nuestras instituciones sigan trabajando para los mexicanos y no para atender consignas particulares o proyectos individuales”, dijo Peña a diputados de Oaxaca, en referencia a Anaya.

De acelerado ascenso político en el sexenio de Peña –presidente de la Cámara de Diputados, coordinador parlamentario, secretario general y dirigente nacional del PAN–, Anaya concitó los elogios del oficialismo –”joven maravilla”, lo llamaban– cuando avaló todas las reformas del Pacto por México, incluido el “pase automático”.

Pero ahora es acusado por los priistas y la facción panista adicta a Felipe Calderón y Margarita Zavala de acumular una riqueza indebida y de asumir en el PAN una conducta “autócrata” ante la disidencia, señalamientos que se suman a los de traición y de lucrar con los recursos de su partido para edificar su candidatura presidencial.

En medio de los cuestionamientos, el presidente del PAN descarriló al fiscal priista el jueves 7, justo un día antes del inicio formal del proceso electoral en el que se elegirán 3 mil 416 cargos –incluida la Presidencia de la República, las dos cámaras del Congreso federal y nueve gubernaturas–, y luego de que, el martes 5, el FCM se registró ante el Instituto Nacional Electoral (INE).

Marko Cortés, coordinador de la bancada del PAN en la Cámara de Diputados y artífice de la estrategia de Anaya, asegura que el gobierno de Peña y el PRI fueron vencidos de manera contundente por el naciente frente PAN-PRD-MC.

“Se tuvieron que doblegar, porque nuestra posición fue muy firme. Y la fortaleza nos la dio el Frente Ciudadano por México, pero también la causa, que es potente por estar respaldada por la sociedad. La apuesta fue correcta; el PRI se resistió, pero lo vencimos.”

–¿Es una victoria de Anaya?
–Sí, pero es una victoria compartida. Sin Alejandra Barrales y Dante Delgado, presidentes del PRD y de MC, y sin sus diputados, esto no hubiera sido posible. Es una victoria de Ricardo, pero también de Alejandra y de Dante en el tema del combate a la corrupción y la impunidad.

–¿Se fortalece Anaya en su proyecto presidencial?
–A Anaya se le dan las cosas, los retos que se pone enfrente le salen bien y eso, sin duda, lo va proyectando para otro reto por venir.

Hacia las elecciones federales, Cortés asegura que el PRI ha intentado repetir la estrategia del Estado de México, donde a la panista Josefina Vázquez Mota le “cortaron los pies” al inicio de la campaña con acusaciones de supuestos delitos de su familia y perfilaron la elección PRI-Morena para imponerse a toda costa.

“Ahora, como se ven en lejano tercer lugar, están apostando a lo mismo: han decidido que el rival a vencer es el PAN, y todo contra el PAN, y luego ya intentarían irse con todo contra Morena. Lo que deben aceptar los del PRI es que ya perdieron, pongan a quien pongan”, asegura Cortés.

Allegado a Santiago Creel, estratega electoral del PAN y asesor prominente de Anaya, Cortés asumió un papel clave en la estrategia para evitar que Raúl Cervantes se convirtiera en fiscal general nueve años, luego de que su correligionario, Ernesto Cordero, se convirtió en presidente del Senado contra la voluntad de la bancada.

“Al ser vulnerado el Senado, nosotros hicimos resistencia legislativa”, explica y, una vez sumados PRD y MC para no instalar la Mesa Directiva de la Cámara de Diputados, el coordinador del PRI, César Camacho, le comunicó que Peña había desistido del “pase automático” de Cervantes.

“Le dije: ‘¿El presidente está de acuerdo con eso?’ Me dijo: ‘En el PRI no podría ser distinto’”, cuenta Cortés, quien minimiza que Camacho haya desmentido ese diálogo. “Entiendo su molestia, su enojo, su orgullo pisoteado, pero así fue.”

ANAYA O CORRAL

Anaya, en efecto, se perfila como el principal prospecto presidencial del FCM que, si bien es por ahora de naturaleza política, es la base para la coalición electoral que PAN, PRD y MC prevén integrar con un candidato común. El elenco lo completan Margarita Zavala, Rafael Moreno Valle, Miguel Ángel Mancera y aun Javier Corral, gobernador panista de Chihuahua.

El martes 5 los presidentes de esos partidos acudieron al INE a solicitar su registro como frente político, que no fue amplio, como se pretendía, porque Dante Delgado, dirigente de MC, se obstinó en imponerle su sello: El “Ciudadano” remplazó al “Amplio”.

El diputado federal Agustín Basave, ex presidente del PRD, definió el principal objetivo del FCM: terminar con el régimen presidencial y sustituirlo por uno parlamentario, por lo que la alianza política se proyectó para tener una vigencia de siete años, hasta el 31 de diciembre de 2024.

La cautela domina a los dirigentes frentistas sobre el candidato presidencial, aunque Basave ya les advirtió que jamás apoyará a Rafael Moreno Valle, ex gobernador panista de Puebla, revela al reportero. “Si Moreno Valle es el candidato, renuncio al PRD, renuncio al frente y me voy con Andrés Manuel. ¡Es un sátrapa!”

Sea quien fuera el candidato presidencial, la coalición que se prevé conformar para las elecciones de junio de 2018 será también inédita en recursos económicos.

El próximo año, según lo autorizado por el INE, el FCM dispondrá de 2 mil 591 millones de pesos de dinero público (sumados los mil 281 millones del PAN, 773 millones del PRD y 537 de MC), una cantidad que casi iguala a la alianza PRI-PVEM-Nueva Alianza, que sumará 2 mil 686 millones, sumados los mil 689 millones priistas, 578 del Verde y 419 del Panal.

Morena y el Partido del Trabajo (PT), que ya anunciaron que también formarán una coalición electoral, tendrán recursos menores a la mitad que sus rivales: sólo mil 36 millones de pesos. Encuentro Social, que podría ir con el PRI, dispondrá de 398 millones.


http://sonorapresente.com/especiales/la-confusion-la-confrontacion-emerge-anaya/

Este contenido ha sido publicado originalmente por Dossierpolitico.com en la siguiente dirección: http://www.dossierpolitico.com/vernoticias.php?artid=195393 Si está; pensando en usarlo, debe considerar que está protegido por la Ley. Si lo cita, diga la fuente y haga un enlace hacia la nota original de donde usted ha tomado este contenido. Dossier Politico

Comentarios



Aún no existen comentarios

Sé el primero en comentar ésta nota

Comentar nota



Su correo electrónico no será publicado.
Son obligatorios los campos marcados con: *