Inseguridad, un problema muy complejo





Roberto Fleischer Haro/


Dia de publicación: 2019-03-11


“Pasamos por una crisis de inseguridad, de democracia y quién debe enfrentarla es la Policía, despreciamos a la policía desde la Constitución”.

“Nuestra propia Constitución, paradójicamente en forma inconstitucional, discrimina, desprecia a los operadores del sistema de justicia; cómo queremos construir sobre cimientos tan endebles, cómo queremos construir sobre la fragilidad del desprecio, el futuro de nuestras policías, de fiscales, de nuestros peritos”

Se necesitan cambios de fondo en el diseño del modelo de seguridad que no se puede prestar a cálculos políticos ni de improvisación o experimentando.

 

En una sociedad democrática, la solución de los problemas no depende de un hombre, sino de la manera como cada hombre responde de la institución pública o privada en que se encuentra, a partir de sus facultades y atribuciones como autoridad, como representante popular y por supuesto, como ciudadano.

Por eso, el asunto de la inseguridad no es exclusivo de la policía, sino de la coordinación entre ésta y la sociedad civil, por ello se requiere que todos contribuyamos a otorgar todo nuestro apoyo para que las cosas sean mejores para la ciudadanía.

En nuestro Estado de Sonora es preocupante la constante falta de prevención policíaca, tanto en la zona urbana como rural, la seguridad pública no se puede administrar en base de programas, proyectos o simulaciones, tiene que ser  constante  y verídica, con elementos más comprometidos aplicados que conozcan su oficio y lo ejerzan  con responsabilidad.

El reto es diseñar y ejecutar esquemas dinámicos de prevención y ponerlos en práctica, es necesario asignar una mayor distribución de recursos que lo presupuestado por parte del Programa de Fortalecimiento para la Seguridad,  para que esté bien aprovechado en tecnología, que se edifiquen inmuebles más dignos acorde a la realidad que la misma seguridad exige.

Además depurar los cuerpos policíacos para retirar del servicio a aquellos elementos cuya conducta no corresponda al orden de la legalidad, ética y vocación de servicio, como lo estamos viviendo con frecuencia.

La Policía Preventiva y Tránsito Municipal deben actuar en base de su responsabilidad, en la prevención y coadyuvando con los otros niveles de gobierno cuando exista flagrancia del delito.

La inseguridad no puede reducirse únicamente a los problemas de Criminalidad. La inseguridad es una problemática compleja.

Está atada a los problemas de sanidad, de medio ambiente, de urbanismo, de formación; es el resultado de desigualdades crecientes en el acceso a los recursos; pone en juego conflictos de intereses, sobre todo con respecto a la división y al uso del espacio de los ritmos de la ciudad (tiempo libre por la noche, deportes, prostitución). La inseguridad es un riesgo urbano al que hace falta darles respuestas civiles.

A mendo se ha recurrido a los servicios policiacos, a la justicia penal y al encarcelamiento masivo para reducir la delincuencia, la violencia y la inseguridad. 

Un concepto verdaderamente amplio y comprensivo de seguridad de los habitantes tiene que comprender no solamente la tranquilidad de no ser victima de hechos delictivos sino, también, la de vivir en un Estado Constitucional de Derecho y la de participar de los beneficios del desarrollo en materia de salud, educación, vivienda, ocio y todos los ámbitos de bienestar social. El concepto es el del desarrollo humano sostenible, que tiene la equidad como principio. 

Con relación al ambiente de violencia por el que atraviesa Hermosillo, concretamente en lo que respecta a robos y asaltos a mano armada, hacen válido en que policías municipales detengan a una persona para revisarla al considerar su actitud sospechosa. 

La realidad es que la inseguridad ya superó a la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, considerando que se debe reformar el Artículo 16 de dicha Constitución que dice: Nadie puede ser molestado en su persona, familia, domicilio, papeles o posesiones, sino en virtud de mandamiento escrito de la autoridad competente, que funde y motive la causa legal del procedimiento. 

Además sigue manifestando- En caso de delito flagrante, cualquier persona puede detener al indiciado poniéndolo sin demora a disposición de la autoridad inmediata y ésta, con la misma prontitud, a la del Ministerio Público. 

El mismo problema se está reflejando en las autoridades municipales de ciudad Obregón motivado en las revisiones corporales y al interior de los vehículos. 

También se puede adecuar esa Garantía Individual manifestando que la realidad ya fue rebasada y para ello también deberá modificarse la Ley de Seguridad, para dar más capacitación a los policías para evitar que abusen de la posibilidad que eso podría darles de revisar a quien quieran y no a quien realmente consideren sospechoso. 

Artículo 78.- Corresponde a los municipios, en sus respectivas jurisdicciones, el ejercicio de la función de seguridad pública, sin perjuicio de la coordinación que en el marco de los sistemas nacional y estatal de seguridad pública se dé entre los tres niveles de gobierno y de los convenios a que se refieren los artículos 11 y 12 de la presente Ley.

Los policías de carrera que hemos participado en diferentes comisiones en otros Estados de la República y que hemos actuado apegado en procedimientos sistemáticos operativos, nos ha dado el lineamiento de proceder a criterio más en la necesidad de proteger los bienes del Estado y municipios seguridad e integridad de los ciudadanos, ya que estamos viviendo en una sociedad muy violenta.

Pero, la violación a los derechos fundamentales puede darse también por los servidores públicos en el ejercicio de sus funciones, para lo cual, se han creado las Comisiones de Derechos Humanos como organismos vigilantes de las actuaciones de las autoridades o servidores públicos y para  defender esos derechos. 

Por este medio ya hemos manifestado en otros despachos que el actuar de las corporaciones policiacas lo pueden fincar en los artículos 117 y 118 del Código de Procedimientos Penales. 

Artículo 117.- Toda persona que tenga conocimiento de la comisión de un delito que deba perseguirse de oficio, está obligada a denunciarlo ante el Ministerio Público y en caso de urgencia ante cualquier funcionario o agente de policía (no especifica qué policía).

Artículo 118 .- Toda persona que en ejercicio de funciones públicas tenga conocimiento de la probable existencia de un delito, que deba perseguirse de oficio, está obligada a participarlo inmediatamente al Ministerio Público, transmitiéndole todos los datos que tuviere, poniendo a su disposición desde luego a los inculpados, si hubieren sido detenidos.

Pero desafortunadamente no se resuelve el problema la inseguridad se mantiene y la delincuencia se incrementa.

Roberto Fleischer Haro.

Miembro de la IV generación de  egresados de la  Escuela de Policía del Estado de Sonora.

Registro Nacional de Seguridad Pública FEHR440205H26223583 de fecha 12/19/2000

E mail [email protected]  


Este contenido ha sido publicado originalmente por Dossierpolitico.com en la siguiente dirección: http://www.dossierpolitico.com/vernoticias.php?artid=216365 Si está; pensando en usarlo, debe considerar que está protegido por la Ley. Si lo cita, diga la fuente y haga un enlace hacia la nota original de donde usted ha tomado este contenido. Dossier Politico

Comentarios



Aún no existen comentarios

Sé el primero en comentar ésta nota

Comentar nota



Su correo electrónico no será publicado.
Son obligatorios los campos marcados con: *