Houston... we have a problem





Luis A. Galaz/


Dia de publicación: 2017-09-12


Houston, Texas, Verano del 2017

La situación de nerviosidad e incertidumbre de los negocios que prevalece aquí en Houston durante este verano, nos recuerda aquella expresión de “Houston…Houston  we have a problem”, la cual  se hizo mundialmente famosa debido al terrible accidente fatal del cohete espacial de la Misión Apolo 13, cuando fallecieron sus astronautas; y cuando aquella expresión se popularizó también por  una película alusiva a esa tragedia.

Pues bien, ahora la comunidad empresarial de esta importante Ciudad de los Estados Unidos, la cuarta más grande después de Nueva York, Los Angeles y Chicago; y quinta más importante si antes consideramos a la Capital, Washington, D.C.,  está otra vez preocupada, pero ahora  por las intimidaciones de su Presidente Donald Trump, quien amenaza a todos aquí, y en México y en Canadá por igual, con eliminar con un plumazo de orden ejecutiva presidencial el Tratado de Libre Comercio, que exitosamente para todos los participantes, han integrado estas tres naciones que conforman la región de América del Norte. 

El apuro de los Houstonianos, al igual que muchos estadounidenses, se debe a que si acaso Trump pudiese eliminar el Tratado, el T.L.C.A.N. o NAFTA por sus siglas inglés, ellos dejarían de percibir 17 mil millones de dólares al año, que es el importe que generan tan solo en esta Ciudad sus transacciones comerciales con México dentro del TLCAN, según el reciente informe especializado del Mexico Institute del Wilson Center en Washington, D.C.  

Solamente después de las ciudades de  El Paso, Texas  y de Detroit, Michigan, Houston es la tercera Ciudad estadounidense  que más se beneficia con este acuerdo trilateral. Igualmente el Estado de Texas sin duda  logra grandes beneficios multimillonarios con este Tratado, en virtud de México es el principal mercado de exportación para Texas en todo el mundo.

Desde hace tiempo México es el primer y más grande marcado de exportación para el Estado de Texas, cuyas exportaciones texanas hacia su socio comercial y vecino del sur  suman más de 95 mil millones de dólares, en virtud de una diversa gama de productos de exportación y actividades económicas que generan (Trump debe saberlo) 385 mil empleos para estos estadounidenses Houstonianos.

Al igual que en muchas otras regiones importantes de los Estados Unidos, los texamos saben muy  bien que a ellos no les conviene eliminar el TLCAN. Desde su inicio en 1994, las exportaciones texanas hacia México se han incrementado en 364 por ciento,  y nuestro país les compra el 38 por ciento, de todas las exportaciones texanas al resto del mundo, también de acuerdo con informes del Wilson Center.

Y contrario a lo que muchos podrían pensar no es mayormente petróleo o gasolina lo que nos exportan, sino una amplia gama de artículos, bienes y servicios, tales como productos industriales y manufactureros, computadoras y productos electrónicos, equipos de transportes, derivados de carbón y mineros, productos químicos, muebles y componentes, equipos eléctricos, enseres domésticos o electrónicos, servicios médicos, medicinas, alimentos, ciencia y tecnología, etc . 

Todavía mejor para los texanos, las inversiones de ricos empresarios y empresas de mexicanos han creado más de 25 mil empleos directos y bien remunerados en Texas. Por ejemplo, actualmente CEMEX genera empleos directos para 2,600 trabajadores estadounidense sólo en esta misma Ciudad de Houston.

Así que por estas y muchas otras razones empresariales y hechos económicos y de negocios que son irrefutables, a los texanos y a los estadounidenses en general, no les conviene que su Presidente elimine sus rentables negocios en el TLCAN. Ellos no lo van a dejar, al igual que con otras insensateces de promesas  populistas e irracionales de su campaña electoral; aquí no le van a permitir, porque son irracionales e inconvenientes para los Estados Unidos en caso de llevarlas a cabo. 

Nosotros ya lo hemos analizado, el peor enemigo del Presidente Trump, ha sido y es el Candidato Trump, debido a que casi todo lo que prometió y dijo en campaña es inviable, no es económicamente factible y por ende no lo podrá implementar. Sin embargo, sus desquiciadas elucubraciones  si han generado varios meses de tensión e incertidumbre en muchos sectores económicos y sociales de todos lados. 

Para precisar todos los questionamientos, conflictos e incertidumbre, próximamente se realizarán varias rondas de negociaciones para revisar, actualizar y modernizar todo el artículado del TLCAN; y de cuyos resultados es posible pronosticar que el citado tratado se va a renegociar o modernizar, pero no se va a eliminar, insisto, porque como se dice aquí en Houston, la radical, abrupta e irracional  propuesta de Trump no conviene a nadie, a ninguno de los tres países. Al regresar a México, analizaremos cómo evolucionan las rondas de negociación. . .

** Internacionalista. Maestro de Relaciones México-USA y de Negocios Internacionales, y jefe del Departamento de Administración de la UNISON.


Este contenido ha sido publicado originalmente por Dossierpolitico.com en la siguiente dirección: http://www.dossierpolitico.com/vernoticias.php?artid=195492 Si está; pensando en usarlo, debe considerar que está protegido por la Ley. Si lo cita, diga la fuente y haga un enlace hacia la nota original de donde usted ha tomado este contenido. Dossier Politico

Comentarios



Aún no existen comentarios

Sé el primero en comentar ésta nota

Comentar nota



Su correo electrónico no será publicado.
Son obligatorios los campos marcados con: *