Perfil psicológico del político Mexicano.





Psic. Sergio Oliver Burruel/


Dia de publicación: 2017-09-12


(Segunda de tres partes) 


En esta segunda entrega, la cual lleva una continuidad progresiva del análisis de creencias de nuestros políticos mexicanos, considero que no hay que olvidar que México incluyendo a Sonora obviamente son dirigidos por políticos, y los políticos de manera general son personas aparentemente ordinarias, pero cuyas acciones tienen un impacto sobre otras personas ordinarias. Por ende toda acción o política de estado, es en esencia una reacción humana, la cual se refleja en el comportamiento colectivo de la sociedad. Si el Estado es honesto, la sociedad lo será moral y éticamente; si el Estado engaña o miente la sociedad será mentirosa y tramposa; si el Estado es avaro y malicioso, la sociedad será lo mismo; y si el Estado es corrupto, la sociedad será corrupta. Así, todo progreso será relativo, pues la corrupción del ser humano es producto de un círculo vicioso infinito, en la medida en que el poder político no sea utilizado para el verdadero bien común.

Continuamos……………

Cuarta creencia: “Destruyo y hago daño a nombre de la política”
Este idea de los políticos está bien cimentada, sobre todo en los profesionales (años en la política) porque para ellos todo es válido, todo es justificable, la moral, la ética y la honestidad no cuentan, siempre y cuando todo se haga a nombre de la política. En consecuencia, la corrupción se justifica si ésta es de mi conveniencia y me fortalezca en el ejercicio y supuestamente me haga de status respetable.
Una práctica muy arraigada en los políticos mexicanos es la complicidad para repartir el botín obtenido por la corrupción, y eso es así ya que sin ello la política no parece tener sentido. Para éste político la posibilidad de culpa se disipa bajo la  argumentación que consiste en que la  ética política, es diferente a la deontológica, inclusive a la filosófica.

Quinta creencia: “Soy humano tengo ambiciones”.
Este tipo de pensamientos, son una muestra de que es muy natural robar, ambicionar siempre y cuando éstos contribuyan a mi causa, así me es permitido llevar a cabo todo tipo de alianzas y traiciones, argumentando que así es la naturaleza humana, y que cualquiera que estuviera en su lugar naturalmente lo llevaría a cabo. Para el político lo único que importa es el poder económico, por lo tanto la riqueza debe estar en sus manos o al menos bajo su control, en consecuencia se deben controlar los grupos económicos, porque éstos a su vez, van a controlar la política misma.

Sexta creencia: “El único que merece mi respeto y fidelidad total es a mi líder o padrino político”.

El político de cualquier nivel desde un simple burócrata hasta el presidente de la república, tienen muy claro que el no respetar los códigos que emanan de las jerarquías o incomodar a su jefe/padrino, las consecuencias son fatales para sobrevivir en el mundo de la política. Él sabe perfectamente que lo que ha logrado es dé y solo de su protector (líder/padrino) el cual si mantienes una conducta sumisa sin desafíos y de complicidad a toda prueba muy seguramente te promoverá en un futuro a otros cargos Públicos o Políticos, con mayores ingresos y un portentoso Fuero Constitucional; siempre y cuando seas un incondicional (en todo sentido), y estés dispuesto a sacrificarte por él, y su proyecto político-económico.

Psic. Dr. Sergio Oliver Burruel
Presidente ASPA
Universidad de Sonora.


Este contenido ha sido publicado originalmente por Dossierpolitico.com en la siguiente dirección: http://www.dossierpolitico.com/vernoticias.php?artid=195491 Si está; pensando en usarlo, debe considerar que está protegido por la Ley. Si lo cita, diga la fuente y haga un enlace hacia la nota original de donde usted ha tomado este contenido. Dossier Politico

Comentarios



Aún no existen comentarios

Sé el primero en comentar ésta nota

Comentar nota



Su correo electrónico no será publicado.
Son obligatorios los campos marcados con: *