Cuarentena, oportunidad para conocerse.





Psic. Sergio Oliver Burruel Dossier Politico

Dia de publicación: 2020-04-13


Nunca me imaginé que aquí en Hermosillo, llegaríamos a tener una amenaza viral de proporciones pandémicas, y al parecer, no soy el único que ha sido sorprendido por el impacto tan directo de las acciones preventivas llevadas a cabo por la autoridad estatal y municipal, de hecho, estas instancias están viviendo horas de angustia por superar esta etapa de riesgo y que todo vuelva a la normalidad y salir con las menos pérdidas humanas, que finalmente es el indicador con que se evalúa el éxito o fracaso de las acciones de la autoridad en este momento de incertidumbre.

Diseñé la presente colaboración para tratar de orientar a los lectores de las grandes ventajas que tiene el aislamiento en los humanos, y que es una verdadera oportunidad de encontrarse contigo mismo.

La rutina diaria en que nos inmiscuimos durante nuestra vida, poco a poco se va convirtiendo en conducta automática donde las decisiones obedecen más a la parte emocional que a la razón, derivando esto en errores, que, en algunos casos, podremos corregir y en otros no. 

La estrategia con que tomamos las decisiones están en función del detonador emocional, el cual funciona sin tu control, ya que se ha convertido en un hábito de conducta.

 Considero importante comentar que las personas hemos desarrollado hábitos perniciosos que nos impiden conocernos.  Parece que nos asusta esa posibilidad de estar con nosotros, tan es así que a muchos, o a casi todos, nos angustia el silencio, por el miedo de estar contigo mismo. La evidencia de tal afirmación la puedes comprobar dándote cuenta que para poder sobrellevar esta situación haces uso de distractores como la radio o la tv, teléfono, las redes, etc. lo que sea que me permita alejarme de un encuentro interno.

Dado lo anterior es comprensible que en una circunstancia extraordinaria como lo es el sujetarse a una experiencia como la presente cuarentena, los niveles de ansiedad y stress, se disparan ya que el sujeto al no contar con habilidades aprendidas que se traducen en hábitos saludables, las alternativas de serenidad y tolerancia se ven sumamente amenazadas.

A continuación, incorporo literalmente un pasaje de la novela “Amor en los tiempos del cólera” de Gabriel García Márquez que sintetiza el mensaje de mi participación.

Capitán, el niño está preocupado y muy incómodo debido a la cuarentena que el puerto nos impuso.

¿Qué te preocupa muchacho?  ¿No tienes suficiente comida?  ¿No duermes lo suficiente?

No es eso capitán.  No puedo soportar no poder desembarcar y abrazar a mi familia.

Y si te dejan salir del barco y se contaminan, ¿cargarías con la culpa de infectar a alguien que no pueda soportar la enfermedad?

Nunca me lo perdonaría, pero para mí inventaron esta plaga.

Puede ser, pero ¿Y si no fue inventado?  Entiendo lo que quiere decir, pero me siento privado de mi libertad capitán, me privaron de algo.

Y tú te privas aún más de algo.

¿Está jugando conmigo?

De alguna forma.

Si te privas de algo sin responder adecuadamente, habrás perdido.

“¿Entonces, quiere decir, como dices, que si me quitan algo, para ganar debo privarme de otra cosa?”

Exactamente, yo hice cuarentena hace siete años atrás.

¿Y de qué te tuviste que privar?

Tuve que esperar más de 20 días en el barco.  Había meses en que ansiaba llegar al puerto y disfrutar de la primavera en tierra.

Hubo una epidemia en Porto Abril, se nos prohibió bajar.

Los primeros días fueron duros.

Me sentí como tú.  Pronto comencé a enfrentar esas imposiciones usando la lógica.  Sabía que después de 21 días de este comportamiento se crea un hábito, y en lugar de quejarme y crear hábitos desastrosos, comencé a comportarme de manera diferente a los demás.

Empecé con la comida.

Me propuse comer la mitad de lo habitual.

Luego comencé a seleccionar los alimentos más digeribles, para no sobrecargar el cuerpo.  Comencé a nutrirme con alimentos que, por tradición histórica, habían mantenido al hombre sano.

El siguiente paso fue agregar a esto una purificación de pensamientos no saludables y tener pensamientos cada vez más elevados y nobles.  Me propuse leer al menos una página cada día de una discusión que no conocía.

Me puse a hacer ejercicios en el puente del barco.

Un viejo hindú me había dicho hace años que el cuerpo mejoraba al retener la respiración.

Me puse a respirar profundamente cada mañana.  Creo que mis pulmones nunca habían alcanzado tal capacidad y fuerza.

La tarde fue la hora de la oración, el momento de agradecer a una entidad por no haberme dado, como destino, privaciones graves durante toda mi vida.

El hindú también me había aconsejado que tuviera la costumbre de imaginar que la luz entraba en mí y me hacía más fuerte.

También podría funcionar para los seres queridos que estaban lejos, por lo que también integré esta práctica en mi rutina diaria en el barco.

En lugar de pensar en todo lo que no podía hacer, estaba pensando en lo que haría una vez que llegara a tierra firme.  Visualizando las escenas de cada día, las vivía intensamente y disfrutaba de la espera.

Todo lo que podemos obtener enseguida, rápido, no es interesante.

Esperar sirve para sublimar el deseo y hacerlo más poderoso.  Me privé de comidas ricas, botellas de ron y otras delicias.  Me habían privado de jugar a las cartas, de dormir mucho, de practicar el ocio, de pensar solamente en lo que me estaban privando.

¿Cómo terminó capitán?

Adquirí todos esos nuevos hábitos, me dejaron bajar del bote mucho más tarde de lo esperado
¿Te privó de la primavera entonces?

Sí, ese año me privaron de la primavera y muchas otras cosas, pero aun así florecí, llevé la primavera dentro de mí y nadie me la puede quitar.


Este contenido ha sido publicado originalmente por Dossierpolitico.com en la siguiente dirección: https://www.dossierpolitico.com/vernoticias.php?artid=232260 Si está; pensando en usarlo, debe considerar que está protegido por la Ley. Si lo cita, diga la fuente y haga un enlace hacia la nota original de donde usted ha tomado este contenido. Dossier Politico

Comentarios



jorge

Mas o menos en que parte del Libro aparece esta escena?? No sera que yo tengo un libro distinto que ni siquiera menciona Puerto Abril. Me parece que hay un error grave, no encuentro en ninguna obra de Garcia M. este texto.

2020-04-14
linazul

Coincido totalmente con esta opinión...Adicionalmente, no reconozco el estilo ni el tono e GGM en ese texto. ¡Interesante si alguien puede validarlo!

2020-04-16
Rolando

Así es... No es de García Márquez. Mi jefe lo compartió en el WSP y recibió muchos agradecimientos A mi también me gustó así que le dediqué 5 noches a leer la supuesta fuente de esta magnífica reflexión y... Nooo! No es de El amor en los tiempos del cólera!

2020-04-16
York Jacobs

Link para descargar el libro: Amor en Tiempos de Cólera, de Gabriel García Marques. Pero ese dialogo no es de el, compruébalo tu mismo. Es probable que el autor se el autor es El italiano Alessandro Frezza.

2020-04-17
Silvia

Coincido totalmente con los comentarios anteriores.. El texto no es del buen Gabo, leí nuevamente el libro para contextualizar dicho fragmento y no, no existe. Tal vez en la próxima edición guiada y fundamentada por la fiebre de compartir en las redes sociales... Gracias!

2020-04-17

Comentar nota



Su correo electrónico no será publicado.
Son obligatorios los campos marcados con: *