Principales diferencias entre el  TLCAN y el TMEC y su impacto en México y Sonora. ( I )





Dr. Carlos G. Palafox Moyers Dossier Politico

Dia de publicación: 2020-01-29


El nuevo acuerdo comercial  de México, Estados Unidos y Canadá (TMEC) se da bajo un contexto de medidas proteccionista de parte de los países desarrollados y de severos cuestionamientos al proceso de globalización. Además, parece haberse roto el acuerdo implícito del comercio internacional en el proceso de especialización de los países en el mercado global. Este acuerdo comercial se da bajo tres contextos; Proteccionismo-Globalización-sin un nuevo acuerdo comercial mundial.

El objetivo de este breve artículo es el  de describir  los posibles impactos que pueda tener el TMEC en la economía de México y Sonora, y  con ello  tener una visión más amplia de este nuevo tratado en este nuevo  entorno. Pero antes de iniciar con el tema es importante  presentar una breve historia de la evolución de la economía mundial en las últimas décadas.

 Breve historia

Hacia fines de la década pasada, la globalización –la reducción de aranceles para los flujos de bienes, servicios, inversión e información- estuvo - y está-- en el banquillo de los acusados. Los gobiernos en muchos países acusaban a países desarrollados de diversas injusticias económicas, y presionaban para modificar los acuerdos comerciales. Estos países señalaban que las reglas del comercio internacional eran injustas. ¿Pero por qué hoy surgen quejas similares de los países desarrollados que formularon la mayoría de esas reglas? ¿Por qué hoy  estos países apelan al proteccionismo si eran los promotores del libre comercio?

Una posible explicación  podría ser la “competencia”. En los años 1960 y 1970 del siglo pasado, los países industrializados se concentraban en abrir los mercados externos para sus productos y fijar las reglas de las relaciones comerciales. Hoy las cosas han cambiado. Las economías emergentes, especialmente China, se volvieron mucho mejores a la hora de producir bienes; y las viejas reglas dictan que los países desarrollados deben mantener sus mercados abiertos a los productores de otras partes que hoy son más productivos. Una de esas ventajas podría ser los bajos salarios que se pagan en los países desarrollados.

Por otra parte,  el acuerdo era que los países en desarrollo se especializarían en la industria y los desarrollados en servicios que van desde el reparto de baja tecnología hasta la investigación y desarrollo de alta tecnología.

 Así, el acuerdo implícito que había en el comercio internacional era que los países desarrollados mantendrían sus mercados abiertos a las exportaciones industriales de los países en desarrollo y que a su vez estarían abiertos a las exportaciones de servicios de los países industrializados. Los países en vías de desarrollo  sé especializarían en manufactura y las grandes potencias en servicios tecnológicos y financieros.

 Desafortunadamente en los países desarrollados no se han generado los empleos suficientes y el mejor ejemplo son las viejas áreas industriales están devastadas generando  frustración y enojo de sectores importantes de la población.

 Por otra parte, como poder explicar  que gran parte de la disputa de Estados Unidos con China  no tiene que ver con la industria  sino  con los servicios y la tecnología G5.

 Si bien ocho de los diez principales exportadores de servicios son de países desarrollados, la competencia de los mercados emergentes está en aumento e impulsa una presión importante por parte de las empresas en economías avanzadas para implementar nuevas reglas comerciales vinculadas a los servicios. Pero también de proteger a los productores de países desarrollados.

En resumen, dos factores han incrementado el malestar por el comercio internacional y los acuerdos de inversión. La gente común en las comunidades rezagadas en los países desarrollados ya no quiere aceptar los acuerdos existentes. Quieren que sus gobiernos los escuchen y  protejan sus intereses.

Al mismo tiempo, los gobiernos de las economías emergentes quieren una porción del mercado global de servicios, y ya no están dispuestas a ceder terreno allí.

Es bajo este contexto de medidas proteccionista, diseñadas principalmente por los Estados Unidos y fuertes cuestionamientos al proceso de globalización en el que se da la firma de este nuevo acuerdo comercial TMEC.

Sin duda el  nuevo acuerdo entre México, EU y Canadá será  visto como una gran oportunidad en el ámbito económico para la región de Norteamérica, dado que aumentará la confianza de  los inversionistas  al preservar un comercio estable y más dinámico.

 El presente documento pretende describir  los posibles impactos que pueda tener el TMEC en la economía de México y   tener una visión más amplia de este nuevo tratado en este nuevo  entorno.

 Podemos señalar que la nueva versión del tratado comercial tiene un poder limitado como instrumento que promueve las inversiones entre los socios, como lo hacía el original, lo que hace más bien es alentar a los inversionistas a elegir principalmente al mercado de los Estados Unidos. Es por ello que  México  debe  diseñar   políticas de tipo fiscal, monetaria, y laboral   que  le  brinde una mayor competitividad al país.

Las primeras preguntas que realizan la sociedad en lo relativo al tema TMEC  son las siguientes:

  ¿El TMEC será más beneficioso que el TLCAN para México y le permitirá diversificar su comercio y exportaciones? 

 ¿El nuevo tratado comercial hará que la región sea más productiva y más competitiva a nivel internacional?

Sin duda que el TMEC dará inicio a una nueva etapa en la relación comercial de los tres países que lo integran. Aun cuando es una buena decisión  hay temas que deberán revisarse para darle certeza hacia el futuro, ya que aunque fortalece la plataforma industrial de América del Norte y garantiza que el comercio entre los tres países sea más sencillo y predecible, también dicho acuerdo hace que el comercio sea menos libre, en algunos sectores, que en el marco del TLCAN original.

Dada las nuevas condiciones que habrá en la región es importante revisar las principales diferencias entre el obsoleto TLCAN y el joven TMEC. En la siguiente tabla se presentan  algunas de las diferencia entre ambos acuerdos.


En la próxima entrega se analizarán los temas claves como es el sector automotriz, sector energético, política laboral, entre otros temas relevantes.

Dr. Carlos Germán Palafox Moyers


Este contenido ha sido publicado originalmente por Dossierpolitico.com en la siguiente dirección: https://www.dossierpolitico.com/vernoticias.php?artid=228981 Si está; pensando en usarlo, debe considerar que está protegido por la Ley. Si lo cita, diga la fuente y haga un enlace hacia la nota original de donde usted ha tomado este contenido. Dossier Politico

Comentarios



Arturo Meza Sánchez

Estupendo artículo estimado Doctor. Me parece muy completa la contextualización tanto en el ámbito de la integración económica regional como en el campo global. Por otra parte, creo que son notables y muy positivas las diferencias referidas en la primera parte de su artículo.

2020-01-29

Comentar nota



Su correo electrónico no será publicado.
Son obligatorios los campos marcados con: *