Impacto en el estado emocional de los hermosillenses por el alto consumo de carnes. 



SALUD




MC Olga Lidia Ramírez Valdez Dossier Politico

Dia de publicación: 2020-01-27


Hace años una dieta a base de carne era símbolo de riqueza, con el paso del tiempo esto se convierte en una tradición, un momento placentero para convivir o festejar en familia y/o amigos. Esta actividad provoca que aumente la demanda de carnes rojas y el uso de nuevas técnicas de producción que implican modificaciones genéticas, uso de sustancias químicas como antibióticos, hormonas, pesticidas, por consecuencia un impacto importante en el medio ambiente, además en el estado emocional o ánimo de los consumidores. Es importante considerar que una dieta mal equilibrada, con malos horarios de comidas, largos periodos sin comer están relacionadas con irritabilidad, depresión y mal humor, además de enfermedades como obesidad, diabetes, hipertensión arterial sistémica, cáncer, etc.

La alimentación no solo nos proporciona los nutrientes y energía necesaria para nuestras funciones diarias, también intervienen en el estado emocional. Analizando este punto, podemos considerar nuestra alimentación como factor clave para la obtención del primer lugar como la ciudad más conflictiva y antisocial a nivel nacional de acuerdo con la Encuesta Nacional de Seguridad Pública Urbana del Instituto Nacional de Geografía e Informática (INEGI) en el 2019.

El tipo de alimentos consumidos es característico de cada región, mismo que representa el comportamiento de cada grupo, hablando específicamente del noroeste de México son altos consumidores de carnes rojas, especialmente Hermosillo capital de Sonora. Es importante considerar que una dieta a base de carne, asada o en distintos guisos, además del consumo de bebidas alcohólicas no solo influye en la salud de la persona, sino que también puede estar relacionado con el perfil psicosocial de la región. 

 Según la Encuesta Nacional de Salud y Nutrición (ENSANUT) 2018, indica que Sonora se encuentra dentro de los primeros 5 lugares de mayor obesidad a nivel nacional y la INEGI menciona que Sonora ocupa el primer lugar en personas conflictivas, estos datos están estrechamente relacionados con la falta de educación nutricional y malos hábitos en el estado. 

m.c. Olga Lidia Ramirez Valdez  
Nutrióloga 
Contáctame en:  [email protected]


Fuentes:

Charles J Godfray, Paul Aveyard, et al., (2018). Meat consumption, health and the 2 environment. Science 361, 243 

Graça, J.; Calheiros, M.M.; Oliveira, A. (2015). Attached to meat? (Un)Willingness and intentions to adopt a more plant-based diet. Appetite. 95, 113–125.
 
Klaudia Modlinska, Wojciech Pisula., (2018). Selected Psychological Aspects of Meat Consumption . Nutrients 2018, 10, 1301

Langley-Evans, S.C.; Bellinger, L.; McMullen. (2005) S. Animal models of programming: Early life influences on appetite and feeding behaviour. Mater. Child Nutr. 2005, 1, 142–148. 

Modlinska, K.; Pisula, W. (2016). Exploratory analysis of the links among food consumption profiles, prenatal androgens, and selected measures of quality of life. Front. Public Health. 4, 240. 

Taddei, Cristina; Preciado, Martín, et al., (2012), Patrones de consumo de carne en el noroeste de México. Estudios Sociales, núm. 2, marzo, 2012, pp. 77-96. Coordinación de Desarrollo Regional Hermosillo, México.



AUDIO RELACIONADO:

Este contenido ha sido publicado originalmente por Dossierpolitico.com en la siguiente dirección: https://www.dossierpolitico.com/vernoticias.php?artid=228902 Si está; pensando en usarlo, debe considerar que está protegido por la Ley. Si lo cita, diga la fuente y haga un enlace hacia la nota original de donde usted ha tomado este contenido. Dossier Politico

Comentarios



Maria felix

Muy interesante este articulo

2020-01-29

Comentar nota



Su correo electrónico no será publicado.
Son obligatorios los campos marcados con: *