"En esta empresa somos una familia y en mi familia no hay putos" y lo despidieron



Miguel Ángel acudió a la Crónica para denunciar que sufrió discriminación por parte de su jefe y compañeros por ser gay


Tomado de: Jennifer Garlem / Crónica

Dia de publicación: 2021-09-13


Miguel Ángel, en pleno siglo XXI, fue discriminado por su orientación sexual, después de que la empresa donde trabajaba se enteró que era gay y tenía esposo; Rodolfo Cuevas, su jefe, trató de hacerle la vida imposible y debido a la necesidad ante la pandemia, Ángel no pudo renunciar. Después de varios meses trabajando a distancia, tras no recibir dos quincenas y querer acudir a su jefa inmediata, se percató que lo habían bloqueado sus jefes y compañeros.

Miguel Ángel Sánchez exempleado de Edega, fue discriminado por su orientación sexual después de decir que su seguro de gastos médicos quería compartirlo con su esposo. 

Miguel entró a trabajar en septiembre del 2019 y en un principio creyó que algunos comentarios homofóbicos por parte de Rodolfo Joaquín Cuevas Cabrera, subgerente de la empresa, eran sólo un poco de humor negro, hasta que comenzaron a subir de intensidad.

“Te dije desde el primer día que no me parecía que fueras puto, a mí no me gusta eso, en esta empresa somos una familia y en mi familia no hay putos”.

Cuando Miguel Ángel supo que no eran “bromas”, reportó a Rodolfo Joaquín con la máxima autoridad, Manuel Santiago Escobedo Conover, el dueño de la empresa, pero la única respuesta que obtuvo Miguel Ángel fue; “Yo respaldo completamente la decisión de Rodolfo y no meteré jamás las manos al fuego por ti ni por nadie”. 

Después de un año cuatro meses de trabajar en la empresa, en enero de este 2021, la jefa directa de Miguel Ángel autorizó que aumentara su sueldo debido al desempeño que había realizado a pesar de la pandemia; lamentablemente Rodolfo Cuevas pidió su baja y no autorizó el aumento. Tras lo sucedido, Miguel se encargó de buscar a Rodolfo y aclarar los malos entendidos, pero el subgerente hizo evidente que el único problema que tenía con subirle el sueldo era que Miguel es “puto”.

“Yo te puedo correr cuando quiera porque soy accionista de la empresa, así que échale ganas, porque desde en principio te dije que estaba inconforme en que fueras puñal”, dijo Rodolfo a Miguel. 

“El subgerente desde que entré a trabajar me dijo que me iba a contratar una puta buenísima de 30 mil pesos y que me iba a hacer unas cosas bien ricas que me iban a quitar lo maricón”, contó Miguel a Crónica. Además señaló que no era el único comentario que Rodolfo le había hecho expresándose mal de las mujeres, comentarios como “me encantan las viejas que se vean súper putas, que tan sólo verlas ya sepas que te va a dar una infección”. 

Por ‘llevar el juego tranquilo’ y ante la situación por la pandemia, Miguel aceptó que no le incrementaran el sueldo y siguió trabajando desde casa, cinco meses después, en junio, se presentó en la empresa para entregar la computadora para que le hicieran servicio técnico, equipo que ya no le fue devuelto con el pretexto de una supuesta falla en el equipo.

Aún así continuó trabajando con su propio equipo de computo y para la primera quincena de junio no recibió su pago, cosa que reportó, sin embargo su jefa directa le comentó que había sido un error y le prometió que en la segunda quincena de ese mes, se le depositarían las dos quincenas, cosa que no sucedió y cuando buscó a su jefa para pedirle una explicación, ya lo había bloqueado. 

Después de no tener a quién acudir para pedir ayuda, ya que sus compañeros también lo habían bloqueado, interpuso una denuncia ante la Junta Federal de Conciliación y llamó a la COPRED y se abrió una carpeta de investigación ante la Fiscalía General de Justicia a principios de agosto.

Hace dos semanas, llegó un citatorio de una denuncia penal a casa de Miguel Ángel, de ser la víctima pasó a ser el victimario, pues la empresa lo demandaba por amenazas, algo que él asegura que jamás sucedió. 

“La empresa me acusó de pedir 5 millones de pesos a cambio de no hacer mítines afuera de la empresa con grupos LGBTQ+ y dañar las instalaciones de la empresa”, contó muy sorprendido a Crónica. 

Miguel acudió a la Defensoría Pública para la asignación de un abogado ya que no tenía los recursos necesarios para contratar un abogado privado, asesorado por este, se presentó a la declaración y rechazó las mentiras que la empresa inventó en su contra, además contó que sus compañeros también declararon en su contra.

“Quise hacer mi caso público para evitar problemas en mis futuros trabajos, sé que tengo la culpa de que esto avanzara porque lo pude detener desde el primer comentario, no me importa gritar que soy gay, quiero que se haga justicia”. 

Miguel Ángel contó a Crónica que los dos poderosos despachos que contrató la empresa se contradicen en las versiones de los hechos y que sólo coinciden con el monto de los supuestos 5 millones de pesos que él exigió y que él sólo cuenta con el apoyo del Licenciado Rodrigo Ponce, abogado público que le asignó la fiscalía.


http://www.cronica.com.mx/notas-en_esta_empresa_somos_una_familia_y_en_mi_familia_no_hay_putos_y_lo_despidieron-1203456-2021

Este contenido ha sido publicado originalmente por Dossierpolitico.com en la siguiente dirección: https://www.dossierpolitico.com/vernoticias.php?artid=255493 Si está; pensando en usarlo, debe considerar que está protegido por la Ley. Si lo cita, diga la fuente y haga un enlace hacia la nota original de donde usted ha tomado este contenido. Dossier Politico

Comentarios



Aún no existen comentarios

Sé el primero en comentar ésta nota

Comentar nota



Su correo electrónico no será publicado.
Son obligatorios los campos marcados con: *


Lo más comentado