Madero no fue ningún ingenuo en la política: Javier Gaciadiego



“Madero fue un extraordinario opositor y un pésimo presidente del país, la prueba es que fue derrocado y muerto al año y medio de haber asumido la Presidencia. Eso se llama fracaso, no es que yo esté denigrando la historia nacional, sino que estoy diciendo la verdad histórica”.


Tomado de: Ana Laura Tagle Cruz / Crónica

Dia de publicación: 2020-11-19


Francisco I. Madero no era ningún ingenuo para la política opositora, pero sí lo fue posteriormente para la política gubernamental cuando asumió la Presidencia en noviembre de 1911, señaló el historiador y Premio Crónica, Javier Garciadiego durante la conferencia magistral A 110 años del Plan de San Luis, enmarcada en el Festival Letras en Tepic y realizada en colaboración con El Colegio Nacional.

“Madero fue un extraordinario opositor y un pésimo presidente del país, la prueba es que fue derrocado y muerto al año y medio de haber asumido la Presidencia. Eso se llama fracaso, no es que yo esté denigrando la historia nacional, sino que estoy diciendo la verdad histórica”.

Las limitaciones históricas que lo llevarían a ser derrocado, explicó, son: las reformas que hizo con la nueva clase política porque éstas asustaron a la oligarquía y, al mismo tiempo, dejaron insatisfechos a los sectores populares; el distanciamiento de Estados Unidos, que si bien lo veían como un buen candidato a su llegada en la Presidencia, rápidamente se alejaron porque se consideró que no podía establecer orden en el país dado a las numerosas huelgas, tomas de tierra y rebeliones; así como la designación de Victoriano Huerta para luchar en contra del Orozquismo.

“Hubo cuatro rebeliones, dos del antiguo régimen, así como dos de origen popular: la Zapatista que estalló el mismo mes que asumió el poder y la Orozquista que, aunque menos importante a nivel de larga historia, fue importante de manera inmediata porque para luchar contra el Orozquismo, Madero asignó a Victoriano Huerta, quien adquirió un enorme prestigio y liderato al interior del ejército nacional y esto dio como resultado que diera el cuartelazo en febrero de 1913”.

Si un presidente es derrocado es porque no supo manejar la política y no tuvo gobernabilidad alguna, destacó. “Si es presidente electo en octubre de 1911, para asumir la Presidencia en noviembre de ese mismo año, y derrocado 16 meses después, no creo que pueda ser considerado buen presidente. Es un excelente opositor, pero presidente no”.


https://www.cronica.com.mx/notas-madero_no_fue_ningun_ingenuo_en_la_politica__javier_gaciadiego-1170126-2020

Este contenido ha sido publicado originalmente por Dossierpolitico.com en la siguiente dirección: https://www.dossierpolitico.com/vernoticias.php?artid=242150 Si está; pensando en usarlo, debe considerar que está protegido por la Ley. Si lo cita, diga la fuente y haga un enlace hacia la nota original de donde usted ha tomado este contenido. Dossier Politico

Comentarios



Aún no existen comentarios

Sé el primero en comentar ésta nota

Comentar nota



Su correo electrónico no será publicado.
Son obligatorios los campos marcados con: *


Lo más comentado