Cuando Muñoz Ledo soltó en voz alta: “¡El presidente está encabronado”!



Porfirio Muñoz Ledo activó y desactivó una bomba que tenía la capacidad de desatar una crisis institucional. La pretensión de modificar la Ley Orgánica de la Cámara de Diputados para que Morena se quedara seis meses más en la presidencia de la Mesa Directiva causó reclamos dentro de Morena e insultos e injurias de la oposición; también provocó el regaño presidencial porque le estaba lloviendo al gobierno. Cuando la situación estaba por alcanzar su punto de ebullición, Muñoz Ledo reapareció en el pleno y pidió la palabra: “Vengo a anunciar mi retiro…”

Tomado de: Jesusa Cervantes / Proceso

Dia de publicación: 2019-09-11


CIUDAD DE MÉXICO (Proceso).- “Los diputados no quieren a un panista en la Mesa Directiva, señor presidente”, dijo en corto Mario Delgado a Andrés Manuel López Obrador. “Es sólo una foto”, respondió con desgano el mandatario, con lo que pareció no darle mucha importancia.

Concluía el encuentro entre diputados y senadores de Morena con el presidente la tarde del jueves 29 de agosto.

El mandatario no vio venir el laberinto de descrédito en el que se adentraba su partido, la crisis institucional que tocaba a la puerta y las injurias que recibiría Porfirio Muñoz Ledo.

Cinco días después, pasado el mediodía del martes 3, Muñoz Ledo pensó en voz alta, como acostumbra: “¡El presidente está encabronado!”

Diputados presentes lo recuerdan como un comentario al aire; dicen que no llevaba dejo alguno de preocupación. “Sólo fue una expresión, pero no entendimos a qué se refería”.

Horas después llegaron a su oficina Mario Delgado y la vicecoordinadora del grupo parlamentario, Tatiana Clouthier, quienes vía telefónica habían escuchado el reclamo de la secretaria de Gobernación, Olga Sánchez Cordero, sobre el daño que hacía al gobierno la pretensión de modificar la Ley Orgánica de la Cámara de Diputados para que Morena se quedara seis meses más en la Presidencia de la Mesa Directiva.

En tono imperativo, Clouthier le sugería renunciar a la idea de mantenerse seis meses más en la Presidencia de la Mesa; más suave, Delgado lo conminaba a retirarse de la pelea.

Mientras tanto, el salón de plenos borboteaba y estaba a punto del estallamiento político: Muñoz Ledo era tachado de “espurio”, Andrés Manuel López Obrador de “tirano” y los integrantes de la coalición de “lacayos”. La situación política era complicada; incluso el presidente de la República estaba enojado por el tono que iba tomando la discusión en San Lázaro.

“Porfirio, esto no puede seguir así”, le repetían una y otra vez.

Clouthier sugería hasta qué decir para salir lo mejor librado posible: “Di que dejaste la sesión para reflexionar, que tú no eres un hombre de ambiciones y retiras tu nombre”.

Delgado, coordinador parlamentario de Morena y quien mantiene un acuerdo político con Ricardo Monreal, coordinador del Senado de la República, soltó preocupado:

“¡Además, imagínate que no ceda Monreal y nos dé una cachetada de dignidad no aprobando esta ley!”; luego dijo: “el presidente está enojado”.

Pero era más de la mitad de la fracción morenista la que pugnaba por la reelección y decía no al PAN. Aunque Muñoz Ledo no lo veía con malos ojos.

Lo dejaron solo

La idea de que Muñoz Ledo se quedara en la Mesa surgió de la diputada Dolores Padierna, quien despertó las ambiciones morenistas cuando en la Comisión Permanente propuso modificar el Artículo 17 de la Ley Orgánica de la Cámara de Diputados.

El planteamiento era que se quedara los tres años quien tuviera la mayoría absoluta, es decir Morena.

En el PAN no gustó la propuesta, pues por ley le correspondía a él dicha posición, luego de ser aprobado por las dos terceras partes de la Cámara, y el tercer año seguiría el PRI.

El tema se llevó a la plenaria de Morena el 31 de agosto y durante el análisis de cuándo y por qué se cambió la ley, llegaron a la conclusión de que fue en 2006. Y es que después de que Felipe Calderón “le robó a López Obrador” la Presidencia de México, en la Cámara se modificó la ley.

Desde el punto de vista de los morenistas fue el acuerdo político al que llegaron PAN, PRI y PRD para distribuirse el poder en la Cámara de Diputados a cambio de dar legitimidad a Calderón y dejarlo ingresar a San Lázaro para que tomara protesta como presidente.

Pero ahora la situación era diferente y el tabasqueño había ganado abrumadoramente la Presidencia, mientras que Morena y sus aliados hacían juntos las dos terceras partes de la Cámara de Diputados.

El argumento era convincente para muchos. “No tenían por qué acatar leyes de los neoliberales, leyes de la usurpación de la Presidencia y que se hicieron para repartirse el poder en San Lázaro entre PAN, PRI y PRD”, relata una de las diputadas.

Así, tres cuartas partes de los morenistas se pronunciaron por modificar la ley. Pablo Gómez, Tatiana Clouthier y cerca de 50 legisladores más estaban en desacuerdo.

La fuerza morenista y la certeza de que tenían razón llevó a rechazar, el 31 de agosto, con 259 votos, la planilla del PAN para presidir la Mesa Directiva.

El martes 3, el coordinador del PAN, Juan Carlos Romero Hicks, dijo en tribuna: “Hoy no es un buen día para la democracia. Morena no cumple los acuerdos ni cumple la ley”.

Surgió entonces el grito de la injuria contra Muñoz Ledo: “¡Espurio, espurio!” Aunque leve, el grito tomaría mayor fuerza días después, pero no la suficiente para que Muñoz Ledo dimitiera.

Tampoco fue suficiente para quienes lo respaldaban el regaño de Olga Sánchez Cordero, quien por teléfono les dijo que lo que estaban haciendo perjudicaba al gobierno: “Nos está impactando mucho negativamente lo que ustedes están tratando de hacer de cambiar la ley de un momento a otro. No puede ser así. El señor presidente, acabo de hablar con él, me dijo: ‘Nos está perjudicando mucho lo que está sucediendo en la Cámara de Diputados’”.

Se sumó la advertencia que cerca de las 16:00 horas hizo el coordinador de Morena en el Senado, Ricardo Monreal, de que no contaba con los votos suficientes para avalar dicha reforma.

Por ello alertó de una parálisis legislativa, lo que implicaba que si López Obrador enviaba una reforma constitucional, difícilmente establecería alianzas para lograr las dos terceras partes de los votos, ya que por sí solos, Morena y sus aliados no los tienen en el Senado.

Monreal llamó a los diputados al diálogo y al acuerdo.

Pero nada frenaba a los morenistas, quienes en debate desarticulado y desorganizado políticamente, no atinaban a detener los golpes contra Muñoz Ledo, el presidente y ellos mismos.

Por ejemplo, el panista Mario Mata Carrasco dijo en tribuna: “Saben que están representando: son unos lacayos, marionetas de un tirano que cambió y que tuvo todo el beneficio de todos nosotros y ahora nos está decepcionando y ustedes le están haciendo el juego. ¡Qué vergüenza!”

O la diputada Sari Gómez, quien dijo a los morenistas: “Ustedes siguen siendo unos simples lacayos de un solo hombre que en el año 2021 ni los va a ver”.

Y a Muñoz Ledo le dijo: “Qué triste sepultar una carrera de servicio”. Dicho esto, siguió con fuerza el grito de “¡espurio!”

Los morenistas no podían detener los golpes, la defensa era desarticulada y los insultos innecesarios. La panista fue más allá y tocó al presidente de México: “Hoy están instalando ese régimen, el régimen autoritario; es peor que eso y ojalá el pueblo se los demande”.

Verónica María Sobrado Rodríguez, también del PAN, dijo que Morena estaba haciendo en la Cámara lo que se implantaría en la vida nacional con López Obrador al frente: “Instalar en nuestro país una dictadura. Lo que sucede hoy en el Congreso es una muestra de lo que ustedes están haciendo. Es una dictadura.

“Queremos legalidad y respeto a nuestros derechos, queremos que no regrese el pasado como lo está haciendo su presidente Andrés Manuel López Obrador. ¡En el PAN decimos no a la dictadura de Morena!”

A Muñoz Ledo le tocó la peor parte. El panista Miguel Alonso Riggs Baeza lo tachó de traidor: “Lo que están haciendo es robarse a la brava la Mesa Directiva, y ahí sí pisan la ley. Si los diputados de ustedes son unos traidores, el diputado Muñoz Ledo es igual o hasta peor de traidor”.

Pero Muñoz Ledo ya no lo escuchaba, se había retirado horas atrás a sus oficinas mientras sus compañeros de partido intentaban defenderlo.

Un dato curioso, Mario Delgado, coordinador de Morena, y Pablo Gómez, a quien se atribuye la modificación a la ley, nunca subieron a defender a Muñoz Ledo o a la ley misma.

Tampoco recibió el apoyo de Ricardo Monreal, sino más bien una advertencia de que habría parálisis legislativa. Muñoz Ledo estaba solo con sus reflexiones, en sus oficinas.

La retirada

Abajo, entre las curules, algunos morenistas recordaban la foto de Muñoz Ledo y Martí Batres, donde el primero rechazó el “golpismo”.

Un agravio que muchos vieron como destinado a Monreal por haber maniobrado para que el PES votara en la elección del candidato de Morena para sustituir a Batres.

Otros, que habían escuchado la voz de la secretaria de Gobernación regañándolos, recordaban las críticas de Muñoz Ledo hacía la política migratoria ordenada por el Ejecutivo federal.

Pero los diputados de Morena seguían subiendo uno a uno a tribuna para defender su derecho a presidir la Mesa. Los reclamos, insultos e injurias terminaron cuando cerca de las 20:00 horas Muñoz Ledo reapareció en el pleno y pidió la palabra.

“He escuchado con cuidado a los oradores y oradoras durante estas horas y reflexionando, vengo a anunciar mi retiro de la Presidencia de la Mesa Directiva de la Cámara de Diputados; agradezco las alusiones a mi persona, he registrado más de 100, unas amables, otras críticas, algunas injuriosas.”

El pleno en su totalidad se sorprendió con las palabras de Muñoz Ledo.

Y siguió: “Hoy se crea el peligro de una crisis institucional: La solución política es propiciar los entendimientos para llegar a un acuerdo que nos permita transitar institucionalmente. Promoveré y acompañaré los diálogos parlamentarios que conduzcan a ese fin.

“No seré obstáculo para los entendimientos y garantizaré la legalidad de un proceso a fin de evitar esta delicada crisis que se nos avecina.”

El pleno estalló en aplausos, el hombre de Estado dejó de ser un traidor para los panistas, quienes le aplaudían a rabiar y hasta se sumaron al grito de “¡Porfirio, Porfirio!”

“Y hoy están calladitos porque ya me voy”, dice Muñoz Ledo riendo, pero recordando que regresará, desde la curul. “Regresará el Porfirio de 1988”, advierte.

La crisis institucional se zanjó. El PAN asumió la Presidencia de la Mesa Directiva con Laura Rojas Hernández a la cabeza, pero al final Morena impuso en la vicepresidencia a un panista con quien pueden negociar, dialogar y que no es estridente, Marco Antonio Adame.

Hicieron valer sus votos, aunque al final Morena quedó expuesta y recibió el regaño presidencial.

Esta crónica se publicó el 8 de septiembre en la edición 2236 de la revista Proceso.


https://www.proceso.com.mx/599112/cuando-munoz-ledo-solto-en-voz-alta-el-presidente-esta-encabronado

Este contenido ha sido publicado originalmente por Dossierpolitico.com en la siguiente dirección: https://www.dossierpolitico.com/vernoticias.php?artid=223903 Si está; pensando en usarlo, debe considerar que está protegido por la Ley. Si lo cita, diga la fuente y haga un enlace hacia la nota original de donde usted ha tomado este contenido. Dossier Politico

Comentarios



Aún no existen comentarios

Sé el primero en comentar ésta nota

Comentar nota



Su correo electrónico no será publicado.
Son obligatorios los campos marcados con: *