Articulo no encontrado.

Volver al inicio





Dia de publicación:



Este contenido ha sido publicado originalmente por Dossierpolitico.com en la siguiente dirección: https://www.dossierpolitico.com/vernoticias.php?artid=118715 Si está; pensando en usarlo, debe considerar que está protegido por la Ley. Si lo cita, diga la fuente y haga un enlace hacia la nota original de donde usted ha tomado este contenido. Dossier Politico

Comentarios



Martin Mendoza

Mtro., Coincido ciento por ciento en su opinión sobre la “transformación educativa” en Sonora. Me gusta hasta su selección de expresiones. ¿Ya escribió usted algo sobre eso? No me ha tocado. Algunos ya lo hemos intentado, pero sería bueno que usted lo hiciera con su abundancia argumentativa. Es muy importante pues, como le decía en mi primer comentario hace un par de días, hay cosas que son “nuestro aquí y ahora”. Lo que sigo sin comprender es porque razonar la inclusión de áreas de educación en las universidades como la “inclusión de las normales en las universidades”. Siendo así y desde ahí, pues seguro que no hay futuro. Estamos hablando de la inclusión del área de educación, y de la formación de educadores en la universidad. Hablar de una “División Normalista” es, coincidiendo con usted, un poco absurdo. No se trata de mezclar problemas de ambas instituciones, se trata de la extinción de una institución por haber (o no) cumplido su ciclo y la ampliación de la misión de otra. Con mucha conciencia, claro de que es más fácil decirlo que hacerlo. Pero después de todo ¿Cual cambio de tales magnitudes no lo seria? Su planteamiento de la regla en cuanto al sindicalismo me parece, reiterándole mis respetos Mtro., una vacilada, no creo que nos lo diga en serio, pues equivaldría a no ponderar el peso del sindicalismo amalgamado con la corrupción del poder político como una de las razones fundamentales del estado de desolación de nuestro sistema educativo. En sus comentarios una y otra vez usted alude al desperdicio, vicios sociales y políticos, etc. El Sindicalismo en la educación mexicana es la punta de lanza de todo ello. Ahora bien, si cualquier cambio propuesto para “reformar” las normales, entre los muchos que son necesarios, tiene que ser tal que deje contento a Elba y sus secuaces, pues bueno….sigamos promoviendo el gatopardismo. En cuanto al asunto de la investigación, el punto al que me refería era sobre su propuesta de homologar salarios de profes universitarios y Maestro de educación básica. Ok, el Mtro. de educación básica va a salir con Mtria o Doctorado de la institución que lo gradué, pero ¿Seguirá haciendo investigación al estar al frente de un grupo digamos de segundo año de primaria? Estamos asumiendo que está preparado para ello, pero ¿el sistema de trabajo se lo permitirá? ¿Que cantidad de cambios se tienen que dar para que eso pase? En la Universidad es distinto. Se tienen 6, 9 horas por semana frente a un grupo y el resto es para “investigar” No es que me la crea, pero esa es la teoría. Luego entonces, hay un componente en el ingreso asociado con ello y no solo con las horas de enseñanza. Ese componente en el ingreso del profe universitario en alguna medida está rel. con el valor económico/monetario/comercial etc. de aquello sobre lo que está desarrollando al investigar, o del valor de su servicio a la comunidad, etc. etc. Donde y como se daría eso con el Maestro de primaria? Mil Gracias por sus atenciones, seguimos en contacto!

2012-10-19
Fabián Galindo

Estimado Martín, de nuevo gracias: La tendencia en la universidad moderna es no aumentar el tamaño de las mismas, es decir, eliminar la tendencia a que crezcan como si se tratara de tiendas de almacenes en el que cada vez se ganan más clientes (cosa que en México no se ha entendido). Por otra parte, las Universidades actuales con la UNISON son tan grandes que adicionar una división más, digamos la DIVISIÓN NORMALISTA, a lo único que contribuiría es a mezclar los problemas políticos propios de ambas instituciones y generar una covarianza que en lugar de ayuda3 perjudicara. Yo me inclino a que se constituya en un sistema universitario independiente rediseñado para producir capital humano de alto potencial pedagógico; algo así como el modelo finlandés, en el cual a la facultad de profesores, de todos los niveles, solo lleguen los mejores. Con relación a cómo afectaría al sistema en general, pues esta sería la semilla de un producto renovado, lo que exige que el resto de los componentes del sistema educativo y del la sociedad en general hicieran lo necesario para aprovechar la nueva opción, de allí su complejidad. En cuanto al sindicalismo hay una regla que no falla, probada: trata bien a los empleados, dales lo que merecen y poco más, y nunca aparecerán los problemas. Si se creara un sistema universitario de profesores, un poco lo que ha pretendido infructuosamente la UPN, las 3 actividades sustantivas (investigación, docencia y extensión) por definición serían el “core process“. La vida de una nación es como la de una persona, si inviertes en tu educación, sobre todo en aprendizajes significativos, en algún momento lo capitalizarás; en el caso de un país como el nuestro se gastan miles de millones de pesos en futilidades; si no reorientamos los recursos a los rubros críticos y necesarios, pues estamos out. Hay que sacrificar nuestros vicios sociales y políticos para capitalizar el proceso educativo. La transformación educativa yo la llamaría, la transformación de las fachadas de las escuelas y algo más. En realidad, el Gobierno del Estado no tiene armas para ni siquiera para iniciar una transformación educativa, se necesitan acciones que le peguen a, el sistema educativo nacional. Pero qué bueno que gasten en educación, por ejemplo por primera vez en décadas los baños están presentables. La carnita te la debo, estoy cuidando el colesterol.

2012-10-19
Martin Mendoza

Sin embargo, Mtro, no amplia sobre el punto relacionado a que si se va a reformar el sistema normalista, porque este no pueda ser "de una vez" integrado no solo al sistema universitario, sino a las mismas universidades. En cualquier caso el asunto seria "monumental" , sumamente complejo. Tambien seria interesante el analizar como esos cambios (uno o el otro) embonarian en el resto del sistema y de la enorme problematica educativa. Estaremos de acueerdo que como reforma aislada no nos llevaria lejos.Como reaccionaria y se manejaria el sindicalismo? Si eso no requiere una enorme voluntad politica entonces quien sabe que requerira. Obviamente veo que coincidimos en que de ahi en adelante lo ideal seria que el proceso fuera de corte tecnico y no politico. Tampoco encuentro nada sobre evaluacion y consecuencias al docente..."meter las manos a la lumbre por la mayoria" puede ser correcto aunque totalmente empirico, pero estaremos de acuerdo en que jamas suficiente. En realidad seguimos sin llamarle a las cosas por su nombre. Tambien coincido en que de entrada podemos valorar la labor del Maestro de 1er grado tanto como la del Mtro universitario, pero si recordamos que en Teoria las compensaciones del universitario tienen que ver mucho con una supuesta (al menos en muchas ocasiones podemos catalogarla asi) participacion en Investigacion, extension, etc. Como propone usted ajustar eso? No comprendi muy bien su comentario sobre que cualquier sacrificio vale la pena en cuanto a la educacion. Porque habriamos de dudarlo? Finalmente me encantaria su opinion sobre la "transformacion educativa" del Nuevo Sonora...pero con carnita Maestro, en un sentido o en otro.

2012-10-18
Fabián Galindo

Estimado Martín: mi planteamiento no considera ninguna transferencia; se trata de una propuesta (no novedosa pues la mayoría de los países más adelantados que nosotros la implantaron hace muchos años) de que las carreras del magisterio sean integralmente convertidas en facultades universitarias; en las que se expidan títulos de licenciaturas, especialidades, maestrías y doctorados; en la que además se eliminen todo rastro de discriminación rural-urbano y de cualquier tipo. La idea es que, cualquiera que pretenda entrar a un aula en calidad de docente, tenga el soporte universitario. Yendo más allá, eso facilitaría que los profesionistas de otras carreras certificaran sus competencias en docencia como requisito para poder ser catedráticos universitarios. No se trataría de una decisión política, sería una decisión institucional operada por especialistas educativos, apoyados en estrategas políticos, pues dado el nivel de politización de la educación en México, el lubricante político y la inteligencia del estadista, son factores indispensables. Se trata además de en enfoque inclusivo que da entrada a todos y que exige a la vez que da. Con relación a la remuneración, los tabuladores universales en la educación son una buena opción, porque, por ejemplo en Noruega, los profesores de primer grado, por lo general son doctorados en educación primaria, incluso con especialidad en los primeros grados. Además, tan vale enseñar a un niño a leer y a escribir, como enseñarle a realizar una actividad productiva y, puede ser el mismo niño para el que lo que le enseñaron en primer grado es un cimiento para lo que se le enseña en universidad. Finalmente, el grado de dificultad de ser un excelente profesor de 1er grado de primaria no tiene porque ser menor que el de un profesor de último semestre de cualquier carrera. El primero no podría trabajar en lugar del segundo, y ni este en lugar del primero por las habilidades pedagógicas especializadas. Y fíjate, la educación es tan importante, que cualquier sacrificio para sacarla a delante es válido, sobre todo si tomamos en cuenta el derroche de recursos que se van por el caño de la corrupción y en cientos de rubros que no valen la pena ni siquiera mencionar. . Con relación a los plazos, los valoro en 5 y 20 basado en algunas experiencias, 2 que conozco in situ y las otras que he documentado (Singapur, Ontario, Polonia, Chile, Uruguay y la India), Pero si las cosas no se hacen bien, seguramente pueden tardar otro siglo. Gracias de nuevo, espero sigamos dialogando.

2012-10-18
Fabián Galindo

Estimado Profesor: La normal oficial en Sonora comenzó a operar en enero de 1916, amparada en el Decreto No. 14 que Plutarco Elías Calles emitiera en 1915 en su calidad de Gobernador del Estado. Para ingresar a esta se exigía una edad mínima de 15 años, haber terminado la primaria y buenos antecedentes. La ENES siempre fue un proyecto independiente, que obedecía a la dinámica nacional para fines de alfabetización y afianzamiento de la identidad nacional mientras la Universidad de Sonora fue un proyecto estatal inducido por el boom económico de los valles agrícola y la industria agroalimentaria. Cuando se dio el Decreto 14, según la Historia General de Sonora del COLSON, inició actividades en un local contiguo a Catedral que fue luego demolido, pasando a funcionar el en Colegio Sonora de 1921 a 1931 en la misma colonia Centenario; luego entre 1931-1941 pasó a ocupar un casona y después un hospital, para en 1942 aprovechar las instalaciones de la Universidad de Sonora, en las que permaneció hasta 1953. Aunque no queda clara la relación entre la ENES y la UNISON, el hecho de que los ordenamientos normativos de ambas sean diferentes, me hace pensar que la estancia de la ENES en la UNISON fue un simple hospedaje; pues entre 1953 y 1977, anduvo cambiando de lugares hasta en este último año tener un edificio propio. Creo que nunca hubo un propósito de hacer de la carrera normalista una carrera universitaria

2012-10-18
Martin Mendoza

Mtro. Galindo, Acepto su generosa invitación y por lo mismo vuelvo a meter mi cuchara en un tema que me es cercano por una multitud de flancos ya que provengo también de una familia de Maestros, con mi padre habiendo trabajado toda la vida en el magisterio federal e incluso en la antigua prepa de la uni, además de mi madre y mi tía que fe como una segunda madre. Considero como idea central su planteamiento de transferir las responsabilidades de las normales al sistema universitario. Pero en realidad la misión de las normales debe ser absorbida por LAS UNIVERSIDADES, ya que tampoco se tiene porque inventar un nuevo modelo de institución para tal empresa. No existe razón técnica-científica, vaya, educativa pues, para que la educación no sea una rama también dentro de la misión de las universidades. Y ese debería ser el criterio fundamental. Buscar razones para ello (seguirlas aislando) es continuar coqueteando con todo lo que tiene a las normales como las tiene y llamémosle por su nombre: una altísima exposición no a la política sino a la politiquería o polaca. No es que las universidades estén exentas de tales fenómenos, de ninguna manera, pero al menos existen diversos subsistemas universitarios dentro del sistema nacional. Las licenciaturas en psicología educativa, planeación educativa y obviamente educación en sí misma, serian sus principales productos. De esta última se puede pensar en especialidades por ejemplo, educación primaria, media superior,etc. La separación de las normales del resto de la educación superior es en sí mismo, independientemente de su eficiencia o falta de esta, una declaración política y ahí, ahí precisamente empieza el problema que después de todo tiene mucha consistencia con los otros síntomas, como el maridaje sindicato-partidos-gobierno, el magisterio como objeto de clientelismo político etc. La normal, nos guste o no, es la semilla de todo eso, solo que en la actualidad ya se salió, como muchas otras cosas, de cauce. En alguna medida también como producto de la alternancia en el gobierno. Si la universidad puede formar abogados, médicos o economistas, no existe razón –ojo de nuevo: técnica- alguna para que no formen educadores. Plantear lo contrario es un contra-sentido. Por otro lado el que los profesores son importantes para la educación como que es una verdad tan obvia que sale sobrando. El punto es como hacerlos responsables de sus resultados como en cualquier otra industria. Asi sean mucho o poquitos los “malitos”. Continuar rehuyendo este punto no nos llevara a ningún lado, por más reformas en sistemas y/o instituciones que se hagan. La compensación a los Maestros es mala, pero no tan mala como las de otros profesionistas y creo que usted está muy cerca de ese problema con sus estudiantes. Cuando menos no es tan mala como en algún momento de los 70s, se porque se lo digo. Por ello el plantear que la compensación de los Maestros debe de homologarse a la del sistema de educación superior me parece un poco arbitrario. De ninguna manera significa que los Profesores universitarios merezcan mas (vaya que no) pero para bien o para mal los flujos de recursos están planteados de tal manera. En cuanto a que aquí no hay “Easy off”….si hay algún asunto que debe llevar dedicatoria, es este. En su último párrafo se describe precisamente lo que se ha estado haciendo: darle vueltas y vueltas a algo que forzosamente resultara en mayor o menor medida traumático. Un “destete” siempre será traumático Maestro. Esta no es una decisión “en educación”, es una decisión política pero no para hacer mucha política. Después debe ceder el paso a lo técnico, pero para poder llegar ahí no habrá camino sin dolor.Se puede ser todo lo gradualista que queramos, pero el resto del mundo no lo será. No hay resultados que tengan valor por si solos, el único valor lo otorga el referente. Y ojo no habrá resultados en cinco anos, tal vez ni en diez, sino en más tiempo y el horizonte de duración no tiene porque ser 20 sino 50 u 80, entendiendo que esté presente la más importante de las características de cualquier estrategia: la flexibilidad para el ajuste.

2012-10-17
Pil

AUNQUE NO ME TOCÓ VERLO A MÍ, LA ESCUELA NORMAL DEL ESTADO DE SONORA(ENES) EN ALGÚN MOMENTO ESTUVO INSERTA EN LA UNIVERSIDAD DE SONORA (UNISON). LO QUE IGNORO ES SI FUE INCLUIDA ALLÍ COMO UN INTENTO DE PROYECTAR A LA EDUCACIÓN NORMAL COMO UNA CARRERA PROFESIONAL Y NO COMO ALGO SEMIPROFESIONAL, O FUE POR SIMPLE ESTRATEGIA PRESUPUESTAL, LO CIERTO ES QUE NO DURÓ MUCHO Y SE LE UBICÓ DE MANERA INDEPENDIENTE.

2012-10-17

Comentar nota



Su correo electrónico no será publicado.
Son obligatorios los campos marcados con: *