La sacralización de los otros datos. Y la casa del jabonero





Arturo Soto Munguía/


Dia de publicación: 2021-02-23


El presidencialismo totémico adquiere formas misteriosas. La verdad que sale de los labios sagrados es unívoca. Los otros datos son irrebatibles, y si la verdad no coincide con ellos, pues peor para la verdad, porque está obligada a matizar, a plegarse, a mutar en la otra verdad, la verdadera, la única.
 
El tercer informe sobre la cuenta pública del gobierno federal 2018-2019 que ofreció en la víspera la Auditoría Superior de la Federación fue un verdadero escobazo en el panal del lópezobradorismo, sencillamente porque de un plumazo dinamitó los mitos fundacionales de la 4T: la honestidad, la transparencia, el ‘fuchi-caca’ a la corrupción.

Aunque el informe de la ASF documentaba observaciones por más de 67 mil millones de pesos en diversos programas federales, lo que causó el presidencial escozor fue la revelación del costo de la cancelación del aeropuerto de Texcoco y la construcción del Felipe Ángeles: más de 331 mil millones de pesos sobre el monto original.

El mismísimo presidente tuvo que salir en su mañanera de ayer a combatir, lanza en ristre al nuevo molino de viento surgido ahora desde las propias entrañas de su gobierno. 

A advertir en tono admonitorio que si no salían a explicar esta misma tarde que se equivocaron, lo haría él mismo.

Fue una especie de “rectificas o cuello”. 

Y ni tardo ni Pérez Oso, el señor David Colmenares que tiene un amplísimo currículum en temas financieros y presupuestales; que es un técnico avezado en políticas de fiscalización y un reconocidísimo profesional forjado en los sectores público y privado, hubo de declinar humildemente esa invitación a comer lumbre que, dicen, ni los locos aceptan.

Así, emitió por la noche de ayer un comunicado en el que sostiene: “Al momento se ha detectado ya que dicho monto es menor a lo estimado inicialmente por una deficiencia metodológica”.

Y luego hace una farragosa explicación del porqué su verdad inicial no concuerda con la verdad unívoca y por lo tanto irrebatible del presidente, para concluir que “una vez que la auditoría cuente con mayores elementos se dará a conocer el resultado final de la auditoría 1394-DE”.

Una peste a clutch quemado inundó las aeroportuarias pistas.

Aparentemente el incendio se sofocó, pero por alguna razón en el imaginario colectivo quedó la impresión de que don David Rogelio Colmenares ha dado la reculada de su vida y lo que dijo sobre los costos de la cancelación del NAIM es cierto, pero ante la advertencia presidencial de que con ello le está dando información a los adversarios de la 4T, pues vale más que digan aquí reculó que así nomás quedó.

Lo cierto también es que, considerando las dimensiones de esta reculada, es previsible que en lo sucesivo la ASF se aviente otras reculaditas menores respecto al programa Jóvenes construyendo el futuro, al Sembrando Vidas o las becas Benito Juárez, donde también observó irregularidades multimillonarias. Todo bien.

Porque tampoco es cosa menor que desde sus círculos cercanos, al presidente le estén incendiando la pradera, algo que no han podido hacer ni siquiera sus opositores.

En los últimos días, Andrés Manuel López Obrador está sometido a muchas presiones: la pandemia no cede, el Programa Nacional de Vacunación tropieza entre la opacidad, el gandallismo de algunos cercanos y el de los servidores de la nación (que también fueron observados por la ASF con más de 500 millones de pesos); se contagió su vocero de la pandemia y él mismo; le explotó en la cara la crisis del gas y está aferrado en sacar adelante la contrarreforma eléctrica; las feministas (y las no feministas) lo traen a toallazos por su defensa de la candidatura de Félix Salgado Macedonio y ya viene el 8 de marzo.

La fecha no es cualquier cosa. Es el Día Internacional de la Mujer y se esperan jornadas de movilización en las principales ciudades del país que tendrán como punto de convergencia la postulación de un presunto violador a la gubernatura de Guerrero. Un presunto violador apuntalado por el presidente de la República contra viento y marea, a saber por qué. 

II

Mientras tanto en Sonora la intercampaña se ha convertido en la casa del jabonero, donde el que no cae, resbala.

Y el primer resbalón serio lo tuvo el candidato de Morena, Alfonso Durazo, que en una entrevista radiofónica cuestionó a los médicos y médicas, incluso a los pasantes de medicina que tienen reticencia a trasladarse a lugares peligrosos del estado, señaladamente los pueblos de la sierra donde el crimen organizado ha sentado sus reales, por temor a ser victimados por esos prófugos de los abrazos maternos.

Así dijo: “si estudiaste medicina y vas a hacer tu servicio social, tienes que hacer el servicio social donde las necesidades sociales demandan tu servicio, porque entonces te vas a ir a la Pitic o te vas a ir a Polanco, o a no sé dónde, a la Náinari o no sé a dónde. Pues no, ahí no se necesitan, entonces ¿para qué estamos formando médicos?”.

Esta declaración cayó como patada en salva sea la parte entre el gremio de la medicina, muchos de cuyos integrantes prefieren quedarse en los pequeños consultorios de modestas farmacias, que ir a exponer el pellejo a poblaciones donde literalmente el narco le ha ganado el control del territorio al Estado.

Y viniendo de quien durante dos años tuvo la responsabilidad de la Seguridad Pública en el país, pero su palmarés está manchado por Tlahuelilpan, por el ‘culiacanazo’ o por el promedio de 76 asesinatos diarios en el país (datos del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública. La Jornada, 02 de febrero de 2021), pues la cosa se pone peor.

Ya es un lugar común citar que en los dos años del gobierno lópezobradorista, en este rubro se ha rebasado la tragedia del inicio de los sexenios de Felipe Calderón y de Peña Nieto.

Quizás Alfonso Durazo andaba un poco disperso en esa entrevista, porque usualmente no es un tipo que divague, sino un hombre bien informado y muy puntual en el dominio de los datos y cifras. Pero algo pasó. Quizás lo traía nervioso el informe de la ASF, que por cierto también detectó probable desvío de recursos por 65 millones de pesos en la Secretaría a su cargo; quizás lo traen a maltraer las grillas internas en su partido y la rebelión que ya se asoma entre aspirantes a las candidaturas que no alcanzan para todos y ven amenazadas sus posibilidades por advenedizos.

El punto es que con estas declaraciones el señor Durazo perdió puntos entre médicos y médicas que no encuentran en el juramento de Hipócrates, una cláusula que los inmunice de un levantón en la sierra para ir a sacarle una bala a un ‘mañoso’.

Eso sin contar que al doctor Durazo lo traicionó ese fantasma que sus estrategas mediáticos están empeñados infructuosamente en ahuyentar y sus opositores están ocupados en acreditar: el fantasma del sonoguachismo.

Cuando quiso citar las colonias donde viven los ricos, para ilustrar los destinos donde no se ocupa el servicio social de los médicos, se le olvidó aludir a La Jolla, donde él tiene su residencia de Hermosillo, y prefirió aludir sin titubeos a La Pitic, donde habitaban los ricos de hace 30 años que siempre han compartido ubicación geográfica con los igualados de la 5 de Mayo. 

Pero al querer citar otra colonia de ricos, la única que se le vino a la cabeza fue Polanco.

¡Polanco!

Si sus estrategas le andan calzando un sombrero o unas botas para suavizar su desarraigo, él mismo se acorrala en su larguísima estancia en el altiplano. Cita a ‘La Náinari’ como referencia de clase y acierta, pero yerra porque ni es una colonia ni un pueblo. 

Es, en todo caso, un bulevar a cuya vera se asientan las residencias de los ricos cajemenses, pero que a estas alturas, no tiene nada que envidiarle al Bulevar Ignacio Ramírez, en la Colonia Constitución en términos de urbanismo sustentable.

Alfonso Durazo tiene fama de ser bueno a la hora de dar el manotazo en la mesa. 

Es el momento. 

Con la ventaja que tiene, tendría que pensar en deshacerse de quienes lo están llevando a la pérdida de votos. Ahora fue con los médicos, mañana no se sabe. Puede sumar al Temo y al Bebo, pero realmente, esos no aportan mucho.

Lo mejor es que las campañas inician hasta el 5 de marzo. Podemos ir a comprar palomitas y sodas, para ver lo que viene.

También me puedes seguir en Twitter @Chaposoto

Visita www.elzancudo.com.mx 


Este contenido ha sido publicado originalmente por Dossierpolitico.com en la siguiente dirección: http://www.dossierpolitico.com/vernoticias.php?artid=246371 Si está; pensando en usarlo, debe considerar que está protegido por la Ley. Si lo cita, diga la fuente y haga un enlace hacia la nota original de donde usted ha tomado este contenido. Dossier Politico

Comentarios



Carlos Benavides González

Siempre ha sido un gusto leerte Chapo. Eres un periodista inteligente y enterado. Felicidades...

2021-02-23

Comentar nota



Su correo electrónico no será publicado.
Son obligatorios los campos marcados con: *


Lo más comentado