Capitulación de la cúpula empresarial 



*Marcha de la Locura *Empresarios y poder

Ramón Alfonso Sallard Facebook

Dia de publicación: 2018-06-06


(II de II) 


El día de hoy, la cúpula empresarial entregó la plaza al candidato presidencial de izquierda. A eso equivale la reunión que el Consejo Mexicano de Negocios sostuvo con AMLO en la sede de su organización. Que estuvieran presentes los “abajo firmantes” de la mini cruzada contra el tabasqueño, envía un poderoso y nada fortuito mensaje. Con su asistencia, rindieron honores al vencedor, personajes como Carlos Slim, Emilio Azcárraga, María Asunción Aramburuzabala, Pablo Castañón, Alejandro Ramírez, Germán Larrea y Claudio X. González padre, entre otros.

Los elogios mutuos, la ausencia de lenguaje ríspido y los mensajes asociados de las partes, en los que hablan de “reunión productiva”, “cooperación”, “acuerdo”, “pacto”, “unidad”, no deja lugar a dudas sobre el giro de 180 grados de la cúpula empresarial.

La política se practica y ejerce a través de símbolos. Por ello, la imagen que mejor representa la capitulación es la de Claudio X. González, furibundo líder del grupo de empresarios anti AMLO, declarando a la prensa que los presentes habían “coincidido” con López Obrador en que el país necesita mayor inversión y más empleos. González Laporte, sonriente, confesó que no sólo había hablado de béisbol con el candidato (otrora aborrecido), sino que, incluso, se habían abrazado.

Según el Diccionario de la Lengua Española de la RAE, Capitulación, del latín capitulatio, -ōnis, significa:
1. f. Concierto o pacto hecho entre dos o más personas sobre algún asunto, comúnmente grave.
2. f. Convenio en que se estipula la rendición de un ejército, plaza o punto fortificado.

Las condiciones de la capitulación son establecidas normalmente por emisarios diplomáticos, y posteriormente ratificadas en un acto público, tanto por los líderes de las fuerzas vencedoras como de las derrotadas. Los acuerdos son de observancia obligatoria para los subordinados de ambos bandos. La rendición suele ser más benéfica que la captura por la fuerza de la plaza en disputa, ya que evita mayores pérdidas para los combatientes. No obstante, la capitulación representa para muchos guerreros falta de honor y valentía. Por ello, es el último recurso frente a la destrucción total del vencido.

En ese contexto, el líder victorioso, cual moderno Napoleón, fue capaz de tender puente de plata con sus adversarios, al moderar sus expresiones sobre ellos y destacar que el encuentro se realizó sin fricciones:“limamos asperezas”.

Hay también reuniones similares entre la cúpula empresarial con el resto de los candidatos presidenciales, pero éstas carecen de interés para amplios sectores de la opinión pública. Tampoco la prensa les otorga mayor relevancia, pues todas las partes entienden que se trata de encuentros para disimular un poco la realidad y entregar la plaza con cierto decoro.

Y es que la élite empresarial se quedó sin opciones. El mejor resumen de lo que sucede lo hizo este lunes, en su artículo semanal de Reforma, Jesús Silva Herzog-Márquez –ajeno al “sospechosismo” de conversión pejista—, quien liquidó la contienda con una frase lapidaria: “Si López Obrador sigue creciendo es, en buena medida, porque sus oposiciones no nacieron. En 2018, una campaña y dos abortos”.

En efecto, Roy Campos, de la casa encuestadora Consulta Mitofsky –otro personaje ajeno al “sospechosismo” de conversión pejista…hasta ahora--, anticipó en Foro TV que AMLO será el presidente más votado en la historia de México. Calcula que puede obtener alrededor de 30 millones de votos. En otras palabras, arribará al poder con enorme legitimidad, credibilidad y autoridad. ¿A qué apostaba, entonces, el pequeño grupo de empresarios que lo quería descarrilar?

De nuevo Barbara Tuchman, autora de La marcha de la locura: “La insensatez es hija del poder. Todos sabemos, por continuas repeticiones de la frase de lord Acton, que el poder corrompe. Menos sabemos que engendra insensatez; que el poder de mando frecuentemente causa falla del pensamiento; que la responsabilidad del poder a menudo se desvanece conforme aumenta su ejercicio. La responsabilidad general del poder consiste en gobernar lo más razonablemente posible en el interés del Estado y de sus ciudadanos. Un deber de tal proceso es mantenerse bien informado, atender a la información, mantener abiertos el juicio y el criterio, y resistir al insidioso encanto de la terquedad (…) El resultado último de una política no es lo que determina su calificación como locura. Todo mal gobierno es, a la larga, contrario al propio interés, pero en realidad sí puede fortalecer temporalmente a un régimen. Califica como locura cuando muestra una persistencia perversa en una política que puede demostrarse que es inviable o contraproducente”.

En realidad, el sentimiento que llevó a la cúpula empresarial a enfrentar a López Obrador es el mismo que los orilló a capitular: el miedo. ¿Tiene sustento lo que siente este pequeño grupo de empresarios? Desde luego. Pero no por las razones que esgrimen oficialmente, sino porque perderán el poder político que hasta hoy ostentan. Y, consecuentemente, su acelerada acumulación de riqueza se verá frenada. Ese es el quid del asunto.

El miedo es señal de alerta, de peligro. Resulta indispensable para sobrevivir. No tiene justificación racional. El miedo se siente en el cuerpo. Es instintivo. Te moviliza. Un ataque de pánico, en cambio, te bloquea, frena, detiene, paraliza.

El problema de fondo fue que la cúpula empresarial partió de un diagnóstico equivocado y acaso de una falsa premisa: sienten y creen que son “el poder”, el verdadero poder. Que ellos son los que en realidad gobiernan este país a través de interpósita persona, la cual debe priorizar, sobre el bien común, sus intereses privados. Los integrantes del Consejo Mexicano de Negocios suponen que están por encima no sólo del gobierno y sus instituciones, sino de los tres poderes del Estado. Como si el Rey Sol –“el Estado soy yo”—hubiese reencarnado en esta cofradía para transmitirles, vía el “derecho natural”, sus facultades adquiridas por asignación divina.

Este comportamiento de señores feudales, tan claramente expresado por Germán Larrea en la carta a sus empleados, es consecuencia de que varios presidentes de México --marcadamente los tres más recientes-- han abdicado de sus capacidades y funciones como jefes de Estado en favor del capital privado. Quizá por la debilidad con la que han arribado al poder público (Calderón), por la necesidad de legitimarse en el ejercicio de poder (Salinas), por la crisis económica (Zedillo y De la Madrid), por la ignorancia supina (Fox) o por la codicia y corrupción (Peña), el poder político y la élite del poder económico se han mimetizado, de tal manera que es imposible determinar cuáles políticas públicas y acciones de gobierno son benéficas para la colectividad y cuáles, simplemente, son negocios privados al amparo del poder público.

Lo que no dimensiona esta élite es que el poder que hasta hoy exhibe les ha sido cedido como consecuencia de la distorsión de nuestro sistema económico y político, no por derecho adquirido o heredado ni, mucho menos, por méritos personales. El poder que en efecto ha ostentado este pequeño grupo de empresarios es fáctico, no legítimo ni legal. Concluye, por lo tanto, cuando desaparece la conducta omisa de la fuente de poder: la Presidencia de la República (centro de gravedad), cuyo titular es, también, jefe del Estado Mexicano.

Para que el presidente de nuestro país deje de ser un simple subordinado del poder económico, debe ser portador de tres elementos básicos de orden abstracto: legitimidad, credibilidad, y autoridad. Ni Calderón ni Peña reunieron estos requisitos. Y Fox los tiró a la basura por su banalidad y venialidad. Hoy es un holograma de lo que fue, un aprendiz de comediante, que acaso hace honor al mote que le acuñó el corrosivo Porfirio Muñoz Ledo: El Alto Vacío. Aunque por el bajo nivel de sus invectivas en redes, algunos de sus críticos se refieren al ex presidente como El Gato con Botas. De ese nivel la caída.

Con AMLO es distinto. Él sí sabe lo que significa ser jefe de Estado. Además, le apasiona la historia. Y todos estos años lo que ha hecho es construir su camino al poder, sustentado en los tres elementos básicos ya aludidos: legitimidad, credibilidad y autoridad. Para la cúpula empresarial, por tanto, si López Obrador asegura que separará el poder político del poder económico, lo más probable es que el tabasqueño cumpla su palabra, pues él no es parte de ese entramado de corrupción, ni les debe favores inconfesables ni, por tanto, está subordinado a sus intereses y dictados.

Consecuentemente, el régimen de complicidades mutuas, que AMLO simplifica como “la mafia del poder”, está a punto de fenecer ante su más que probable triunfo en los comicios del 1 de julio.

Esa es la razón de fondo por la que hoy la cúpula empresarial decidió entregar la plaza de manera anticipada. De otra manera la derrota habría sido absoluta. Además, en el sistema capitalista los individuos son desechables. Eso incluye a los grandes patrones. Al sistema lo que le interesa es que el sistema prevalezca, independientemente de las personas. He ahí la otra acepción, más nítida, de “capitulación”:

Capitulaciones matrimoniales:
1. f. pl. Der. Pactos que se hacen entre los esposos, antes o durante el matrimonio, que ordenan el régimen económico matrimonial y, eventualmente, establecen también convenios sucesorios.


Este contenido ha sido publicado originalmente por Dossierpolitico.com en la siguiente dirección: http://www.dossierpolitico.com/vernoticias.php?artid=205542 Si está; pensando en usarlo, debe considerar que está protegido por la Ley. Si lo cita, diga la fuente y haga un enlace hacia la nota original de donde usted ha tomado este contenido. Dossier Politico

Comentarios



marcos gil

excelente analisis ..en realidad [email protected] ciudadanos lo entendemos así..los del poder economico como es natural deben de cuidar sus intereses y si Amlo.llega a la silla presidencial tambien debe fomentar y cuidar la planta productiva..el interes es México..el pasado será historia de una contienda para alcanzar la presidencia..hago votos porque nuestra situacion como mexicanos mejore..ya estamos al tope de tanta corrupcion y si queremos que nuestro pais mejore debemos empezar por la educacion y un buen gobierno..gracc.

2018-06-07
Elizabeth

Simplemente genial!

2018-06-09
Lourdes Marín Mézquita

Excelente artículo de Ramón Alfonso Sallard. Lo he leído varias veces porque me encantó el contenido tan bien diseñado que retrata de forma real la situación política actual. Aprendí mucho, ya que me provee de argumentos para comentar con mis amistades. ¡Gracias!

2018-06-10
Lourdes Marín Mézquita

Excelente artículo de Ramón Alfonso Sallard. Lo he leído varias veces porque me encantó el contenido tan bien diseñado que retrata de forma real la situación política actual. Aprendí mucho, ya que me provee de argumentos para comentar con mis amistades. ¡Gracias!

2018-06-10

Comentar nota



Su correo electrónico no será publicado.
Son obligatorios los campos marcados con: *