Un adiós para mi hermano, con eterna gratitud





Gerardo Godoy Dossier Politico

Dia de publicación: 2017-05-17


José mi hermano ha muerto en paz esta tarde. Peleó en los últimos años con toda su fuerza y entereza, dándole a sus males una feroz batalla que aunque siempre estuvo convencido que no ganaría, le permitió dejar arreglados con saldo a su favor los pendientes con la vida. Su fallecimiento nos ha dejado perplejos a todos los que lo amamos, respetamos y admiramos y estoy seguro también, a quiénes tuvieron la fortuna de cruzarse en su camino; su partida nos ha dejado desconcertados e impotentes porque a sabiendas de que tras su estado de salud este desenlace era posible, su muerte, inimaginable semanas atrás, ha penetrado en lo más profundo de nuestros corazones, nos ha lastimado, nos ha herido y nos ha dejado una insospechada tristeza.

José fue el mayor de mis hermanos y siempre lo consideré como un segundo padre. En terapia intensiva de la Clínica del Noroeste y sin recobrar la conciencia desde su ingreso el 29 de abril, cumplió 72 años el pasado 1º de mayo. Por la historia y el ejemplo que deja en la familia, por su integridad y compromiso a toda prueba y por la falta que nos hará es que ahora comprendo porque no es más grande quién ocupa un mayor espacio, sino quién deja más vacío cuando se va. 

Hoy me gustaría decir que tras la partido de mi querido hermano todo estará bien, que todos seguiremos nuestras vidas, que vamos a seguir sonriendo como siempre y nuestras almas seguirán intactas pero mentiría, porque sé que todos los que lo quisimos y amamos, adquiriremos irremediablemente el hábito de extrañarlo más cada día de nuestras vidas y de llorarlo más de lo que él hubiera querido. 

Apenas hace cuatro meses, fue a Navojoa para estar en el funeral de nuestro padre y días antes de colapsar sus pulmones, con mucho esfuerzo y dolor por su deteriorada salud, regresó para estar con mi madre, quizá presintiendo la gravedad de su estado y queriendo despedirse de nuestra amada viejita y es éste,  uno de sus incontables detalles por los que en este momento lloro y me siento mal, porque me doy cuenta  que nunca cuando vivía le dije toda la admiración que sentía por él, siguiendo siempre el fallo más grandes que tenemos los seres humanos de no demostrar lo que sentimos a los más cercanos hasta que los perdemos. 

Hoy pues, aunque sea tarde y de esta forma, quiero pedir perdón a mi muy querido e inolvidable hermano por haberle rehuido muchas veces, pero la verdad lo sentía pesado, muy estricto cuando pretendía orientarme en la vida y lo evitaba, porque en el fondo yo soy tan terco y orgulloso como él lo era, pero sobre todo quiero pedirle perdón por esquivarlo cuando me recordabas mis obligaciones con la familia, mi responsabilidad con la vida y, sin embargo, no haber dudado un instante en llamarlo cuando necesitaba ayuda o favores por cualquier motivo y él nunca me sacó la vuelta, ni me negó nunca nada. Fui a veces con mi hermano ingrato y muy egoísta, lo reconozco.

José siempre fue un luchador incansable por los objetivos que se fijó en la vida. Trabajó en la Agencia Fiscal de Navojoa mientras estudiaba la secundaria nocturna en la escuela Othón Almada donde fue un destacado líder en la huelga estudiantil de 1967, contra  el “Faustinazo” y su tristemente célebre “Ola Verde”. Posteriormente se fue a Ciudad Obregón donde continuó sus estudios de preparatoria y trabajo en la planta de la Anderson Clayton, en la cual pidió su cambio a la Ciudad de México para ingresar al Instituto Politécnico Nacional donde concluyó sus estudios de Contador Público. Ya como profesionista, fue Jefe de Mercado de Esteé Lauder en San Diego California y algunos años después regresó a Sonora, para hacerse cargo del primer organismo de agua potable en la entidad desincorporado de la federación, el SEAPAN de Nogales. Al tiempo, fue Director General de la Comisión de Agua Potable y Alcantarillado del Estado de Sonora y en la actualidad, se desempeñaba como Director Administrativo de la Delegación de la Comisión Nacional del Agua.

En su fructífera vida se distinguió por su desprendimiento personal para quien lo necesitó, porque siempre se quiso a sí mismo y eso desarrolló en él la capacidad para querer a los demás. Amó la vida más que muchos, tuvo siempre la energía, la inteligencia y la habilidad necesario para vencer los obstáculos y fue para todos nosotros un árbol generoso debajo del cual nos cobijamos.

Toda su vida mantuvo una eterna cruzada por la unidad de la familia y en él nunca hubo egoísmo para sacrificar tiempo, diversión, gustos y descansos, pues su generosidad lo hacía superar el cansancio para brindar lo que más le sobraba, el afecto, lo cual quizá aunque nunca se lo haya propuesto, siempre le sirvió como el vínculo más efectivo para lograr el acercamiento y la comunicación entre todos nosotros.

Su capacidad de trabajo, su responsabilidad, la confianza que generaba; su gran empatía, la sociabilidad y la solidaridad que de él emanaban y que perfeccionó a lo largo de su vida, le dio la oportunidad de contar con infinidad de amigos, algunos de su juventud como aquellos entrañables compañeros de vagancia, el “Güero” León, “Chico Placas”, el “Pepe” Villalobos, mis primos Valente González(QEPD) y Arturo Villalobos; su inolvidable compadre Jaime Gutiérrez Sáenzpardo (QEPD), don Daniel Salazar y Doña Rosa, así como sus hijos Benjamín, la María Nicolasa y la Lala como él las llamaba; César Lagarda Lagarda, José Arreola, Felipe Gutiérrez y qué decir de Gildardo Lily, Luis Ondarza, Juan Vázquez Morgan, solo por citar algunos de los muchos que quiso, que lo estimaron en vida y estoy seguro, lo recordarán con dolor en su muerte

Sin duda alguna nos quedará en el alma su sonrisa sincera y su voz apacible; su vitalidad contagiosa, su análisis sereno de los problemas, sus manos rasgueando la guitarra cuando transformaba en bohemia los fines de semana en sus adoradas “Minitas”, o donde y cuando se le ocurriera, mientras cantaba con voz melodiosa su inolvidable “Cachito de Luna”.

Su empuje, su corazón, no le cabían en el pecho y aunque fue un fanático “americanista” desde que prefirió el futbol por encima del beisbol que practicó, es algo que sin duda alguna ahora se le perdona.
A mi querido hermano le digo donde quiera que se encuentre, que no me ha costado trabajo escribir estas líneas pero sí mucho dolor, pero para mí era imprescindible decirle algunas cosas que no le pude decir en vida y sobre todo, aunque se mucho, de lo mucho que muchos lo querían por lo bueno que fue, lo hice para que muchos más sepan de su existencia y sus valores, para perpetuar su memoria más allá del espacio que pisó; para que quien quiera leerme, sepa que se puede sobrellevar un serio padecimiento como el desgraciado enfisema que le ahogaba y le arrancaba la vida, con la cabeza bien alta como siempre lo hizo, aun cuando la muerte lo acechaba sigilosamente, trampeándole el camino y lanzándote zarpazos mortales por la espalda, siempre a traición. 

Gracias entonces querido hermano por todo; por servirme de ejemplo para tantas cosas aunque la mayor parte de ellas no las llevé a cabo. Por todo lo que te ocupaste y preocupaste por mí; por todo lo que me diste, por todas las veces que me empujaste hacia adelante y por todo lo que me enseñaste.
Me quedaré con el consuelo de haber visto en estos últimos años, los destellos de eternidad cuando te levantabas todos los días dispuesto a vivir como si te aguardaran mil años de existencia, porque la inmortalidad disfrazada eras tú cuando estabas vivo y te faltaba tiempo para salir a la calle como si no tuvieras nada, para visitar a la familia y amigos y tranquilizar a todo el que se preocupaba por ti, pues tú siempre estabas bien, así te doliera cada coyuntura de tu cuerpo, o aspirabas trabajosamente la última bocanada de aire antes de llegar a tu casa a conectarte al oxígeno. Nadie te iba a cambiar porque siempre fuiste así, terco, obstinado y como muchas de las veces atinado, porque hasta en eso tuviste razón cuando te negabas a que te hospitalizaran, pues estabas seguro que ya no saldrías con vida.
Me duele la muerte de mi hermano por la tristeza de mi querida cuñada María Eugenia; por el terrible dolor de mis queridísimos sobrinos Alejandro y Carolina, Eugenia y Yuri, Ana Margarita y Roberto, por la inocencia, en la que aún estoy seguro extrañarán a su Tata, Alexander y Marlon; Regina e Ivana así como María José. Para ellos mi solidaridad y mi incondicionalidad de siempre.

Te extrañaremos tanto y estoy seguro que son muchas, muchas lágrimas las que hoy y en los siguientes días caerán por ti, pero nunca serán tantas como las muchas, las muchísimas  razones por las que debieras seguir aquí. Verte avanzar siempre con la cabeza erguida querido hermano, fue un ejemplo, pero más aún lo fue verte partir con tanta dignidad. En esa tu lejanía física, que a partir de hoy será siempre para mí y para muchos tu inmediata presencia, recibe un abrazo mi querido e inolvidable Gordo.



AUDIO RELACIONADO:

Este contenido ha sido publicado originalmente por Dossierpolitico.com en la siguiente dirección: http://www.dossierpolitico.com/vernoticias.php?artid=190826 Si está; pensando en usarlo, debe considerar que está protegido por la Ley. Si lo cita, diga la fuente y haga un enlace hacia la nota original de donde usted ha tomado este contenido. Dossier Politico

Comentarios



José Guillermo Armenta

La tristeza te hace decir con elocuencia el respeto y cariño que tuviste con tu hermano, estimado amigo Gerardo, que su lección de vida sirva de bálsamo y que en su vida eterna descanse en paz, tu hermano José, siempre contigo Guillermo Armenta...

2017-05-17
Carlos Larios Gaxiola

Lo conocí en 1984 cuando trabajaba para abastecer de agua potable a Nogales, Sonora. Le caímos en su casa Javier su hermano y yo. Desde ese momento lo tuve como amigo y luego como admirado amigo. Le fui entendiendo más, al yo dedicar pate de mi vida a el agua potable. A su familia un abrazo solidario y les manifiesto mi admiración por José. Carlos G. Larios Gaxiola.

2017-05-17
Darío Arredondo

Reciban mi más sentido pésame, Gerardo, Javier, Mercedes y resto de la familia. Un abrazo solidario. QEPD.

2017-05-19

Comentar nota



Su correo electrónico no será publicado.
Son obligatorios los campos marcados con: *