México se encarrila nuevamente hacia la Ruta de la Seda





Leonardo Espitia Jordán Dossier Politico

Dia de publicación: 2017-01-02


El año 2016 finalizó con una noticia realmente sorprendente, a tono con el  incontenible avance del Nuevo Paradigma que viene de Eurasia, que le abre  nuevamente la posibilidad  a México, de establecer una amplia relación industrializadora con China:  El día 12 de diciembre del año recientemente concluido,  el presidente Enrique Peña Nieto recibió al Consejero de Estado para Asuntos Exteriores de China Yang Jiechi, en ese encuentro se anunció que México y China profundizarán la relación estratégica y trabajarán en el fortalecimiento de la confianza.

Más tarde, en el marco de la reunión que sostuvo la Secretaria de Relaciones Exteriores Claudia Ruiz Massieu con el Consejero de Estado Yang Jiechi, se dio a conocer que México y China firmarán en el primer semestre de este año 2017, un “Programa de Acción Conjunto Ambicioso”.

Por su parte, el experimentado embajador de China en México, Qiu Xiaoqui ha declarado en repetidas ocasiones, que “México, por su ubicación geográfica y su importancia, es el país clave en la relación que China busca establecer con América Latina”.

Mientras Barack Obama permaneció plenamente en su cargo, a México se le negó la posibilidad de establecer una relación soberana industrializadora con China,   en cambio, se le obligó a profundizar el esquema de saqueo del  Tratado de Libre Comercio, que acabó con la soberanía alimenticia y energética del país, que al combinarse con los efectos de la desintegración financiera global, hundió a una mayoría de la población en la pobreza. El objetivo estratégico en la siguiente fase del TLC, es la creación de una zona integrada transfronteriza que involucra a los estados del norte de México y a los estados del sur de Estados Unidos, gobernada por las corporaciones anglo-americanas.

Qué ironía, contra lo esperado, ahora que llega Donald Trump, se le abre nuevamente la posibilidad a México, de establecer una ambiciosa relación con China. Algo está pasando en Estados Unidos. Como lo indica el hecho,  que el Consejero de Estado para Asuntos Exteriores de China Yang Jiechi haya sostenido reuniones en Nueva York con el equipo cercano al futuro presidente de los Estados Unidos, previamente a la visita que hizo a México para sostener reuniones con el presidente Enrique Peña Nieto y con la Secretaria de Relaciones Exteriores Claudia Ruiz Massieu.

Es un hecho que en el  pasado proceso electoral presidencial de los Estados Unidos, el imperial establecimiento anglo-americano sufrió una paliza, gracias a la influencia que la poderosa fuerza de cambio liderada por China y Rusia, que incluyó a figuras dentro de Estados Unidos y de Europa,  incidió eficientemente al interior de los Estados Unidos.

Esta poderosa fuerza se expresó intensamente cuando Donald Trump adoptó la Ley Glass Steagall, como uno de sus principales puntos programáticos de campaña, pronunciamiento que le hizo rechinar los dientes a Wall Street y la City de Londres, verdugos históricos de México, Estados Unidos y del mundo.

No podemos aceptar lo que nos dicen los perdedores anglo americanos tropicales y sus “intelectuales y opinadores” a sueldo aquí en México, sobre lo que ocurre en los Estados Unidos. Ellos están rabiando por la derrota, ahora se “rasgan las vestiduras nacionalistas”, porque quieren seguir manteniendo en pie los intereses geopolíticos de sus amos.

Es el momento de subir a México a La Nueva Ruta de la Seda y a la movilización internacional por la implementación de la Ley Glass Steagall.
 
LA IRA SOCIAL NO ESPERA: EXIGE ACCIONES CON RESULTADOS INMEDIATOS
 
Hay medicamentos eficaces, que al ser aplicados en un paciente,  estos inmediatamente  empiezan a combatir el mal con resultados  sorprendentes, a tal grado que el enfermo  hace una división muy marcada entre un antes y un después de la aplicación del medicamento; así resultará  una vez implementada la Ley Glass Steagall, la población  dividirá, entre un antes y un después de Glass Stegall, las posibilidades para sus vidas.

El mundo se ahoga en deudas, la economía real es reducida día a día por  finanzas cargadas de gigantescas  deudas; la población es cada vez más castigada por el costo financiero ligado a deudas en la canasta de bienes de consumo necesarios, las finanzas gubernamentales federales, estatales y municipales están siendo borradas por deudas galopantes y los gobiernos le pasan el costo a la sociedad; de seguir así, los gobiernos más temprano que tarde quedaran paralizados con el consecuente aumento en la tasa de mortandad; el porcentaje mayor de esa deuda es ilegitimo, su origen está en las transacciones especulativas que realiza el Sistema Financiero Global.

 Al mundo lo obligan a pagar con “sangre, sudor, muerte y lágrimas” una deuda especulativa ilegitima de más de dos mil billones de dólares y el mundo tiene una economía que solo produce ochenta y cinco billones de dólares al año. Haciendo una comparación con la debida salvedad, es como si un perro de 10 kilogramos “tuviera prendida” una garrapata de 240 kilogramos. En el mundo biológico y físico esto no puede ocurrir. Esta demencia solo es posible  en el homicida sistema financiero especulativo global. ¡Este insolvente sistema, de estallar, arrasaría con todo a su paso, las consecuencias despobladoras serian incalculables!

LEY GLASS STEAGALL SI, ESTADO DE EXCPCION FASCISTA NO

Solo con la implementación de la Ley Glass Stegall, tal y como lo hizo en su tiempo, el gran presidente norteamericano Franklin Roosevelt, será posible llevar esa gigantesca montaña de deudas, valorada en más de dos mil billones de dólares a nivel global,  a un lugar lejano para hacerse estallar de manera  controlada  para que no cause daño,  como se hace con los ensayos nucleares, al tiempo que se le prohíbe para siempre a la Banca Comercial realizar operaciones especulativas.

El economista norteamericano Lyndon Larouche propone y pelea desde hace años, por la implementación de Cuatro Leyes para evitar un estallido financiero de consecuencias genocidas globales. La primera de estas leyes es la Ley Glass Steagall, seguida de la creación de un Banco Nacional de Crédito y de un programa explosivo de inversiones en grandes proyectos de infraestructura, así como la aprobación de grandes presupuestos destinados a la energía de fusión nuclear y a la conquista del espacio.

Ante el nuevo gobierno norteamericano, no podemos actuar con rabia impotente, siguiendo el guion elaborado por una maquinaria servil al imperio anglo americano, así perderíamos la gran oportunidad que el momento histórico nos ofrece.  El anuncio de la firma de un “Programa de Acción Conjunto Ambicioso” con China, contiene en si la poderosa dosis  para dar el siguiente paso decisivo y este se llama: Ley Glass Steagall.

 El momento nos da la posibilidad de construir con Estados Unidos, una relación soberana industrializadora en la tradición de Franklin Roosevelt; y ésta posibilidad se dará necesariamente a través de La Nueva Ruta de la Seda y de la Ley Glass Steagall.

El verdadero poder está en el  principio de cambio universal que subyace en el Nuevo Paradigma que viene de Eurasia. Solamente en este Nuevo Paradigma existe la posibilidad de construir una nueva relación soberana México-Estados Unidos, muy diferente a la relación que ha existido en las últimas tres décadas y media, entre un Estados Unidos gobernado por Wall Street y los intereses de las corporaciones imperiales, y un México gobernado por gobiernos pragmáticos afines.  

 A esto todavía le falta, el imperio está herido de muerte y es peligroso. México y los mexicanos tenemos que hacer la parte que nos corresponde en esta gran batalla internacional.


Este contenido ha sido publicado originalmente por Dossierpolitico.com en la siguiente dirección: http://www.dossierpolitico.com/vernoticias.php?artid=184353 Si está; pensando en usarlo, debe considerar que está protegido por la Ley. Si lo cita, diga la fuente y haga un enlace hacia la nota original de donde usted ha tomado este contenido. Dossier Politico

Comentarios



Bigo

Excelente nota, habrá alguna manera para establecer contacto con el reportero Leonardo Espitia Jordán. Saludos

2017-01-02

Comentar nota



Su correo electrónico no será publicado.
Son obligatorios los campos marcados con: *