1968: Con inusual brutalidad, granaderos y judiciales reprimen durante cuatro horas a estudiantes (2)



Estudiantes universitarios y politécnicos que intentaban llegar al Zócalo fueron reprimidos por granaderos. Hay cientos de detenidos. La situación continúa tensa, los estudiantes que se refugiaron en las preparatorias permanecieron atrincherados en los planteles.

Tomado de: Viétnika Batres / Animal Político

Dia de publicación: 2018-08-09


Ciudad de México, 26 de julio de 1968.- Con una brutalidad fuera de lo habitual, cientos de granaderos y policías judiciales reprimieron intermitentemente durante cuatro horas a estudiantes politécnicos y universitarios que intentaban concluir sus respectivas marchas en el Zócalo.

Con el permiso de las autoridades del Departamento del Distrito Federal (DDF), las marchas habían comenzado en diferentes puntos de la ciudad, a distinta hora y con motivos diversos, pero concluyeron de igual manera: dispersadas violentamente a macanazos, golpes y atacadas con gases lacrimógenos por integrantes de las fuerzas policiacas uniformadas y civiles, que tendieron emboscadas a los estudiantes en distintos puntos del Centro de la ciudad.

Los hechos de violencia comenzaron cerca de las 8 de la noche, luego de que estudiantes de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) y del Instituto Politécnico Nacional (IPN) coincidieron en avenida Juárez, a la altura de la Alameda Central, y decidieron marchar a la “zona prohibida” del país: el Zócalo, plaza en la que solo se permiten marchas oficiales.

De acuerdo con múltiples estudiantes que participaron en las marchas, grupos de la policía secreta y de la judicial, en aparente coordinación, cometieron actos de vandalismo contra comercios y joyerías de la zona, hechos que provocaron la represión policiaca.

La señal de arranque ocurrió cuando jóvenes que no eran integrantes de las marchas recogieron piedras (algunos testimonios dicen que las rocas se encontraban en los botes de basura distribuidos en la calle) y rompieron los aparados de comercios en avenida Juárez. A partir de ahí, la violencia se extendió en el tiempo y el espacio.

La agresión policiaca provocó violentos enfrentamientos con los manifestantes en una amplia zona del Centro, que abarcó desde el Hemiciclo a Juárez hasta los alrededores del Palacio Nacional.

La agencia de noticias AFP reportó un saldo de 500 heridos, entre ellos el subjefe de la Policía Preventiva, Raúl Mendiolea Cerecero, y el jefe del Servicio Secreto (SS), Raúl Estrada, quienes resultaron con heridas en la cara.

La manifestación de los politécnicos fue convocada para protestar por la persecución y golpiza de granaderos a estudiantes de las vocacionales 2 y 5 y de la preparatoria Isaac Ochoterena en la Plaza del Ciudadela ocurrida el pasado martes 23: la Federación Nacional de Estudiantes Técnicos (FNET) –de carácter oficialista–, llamó a marchar a las cuatro de la tarde de ayer 26 de julio de la Plaza de la Ciudadela al Casco de Santo Tomás.

Por su parte, la Central Nacional de Estudiantes Democráticos (CNED) –junto con otras organizaciones políticas, como el Partido Comunista Mexicano– había llamado a participar, a las cinco de la tarde, en una manifestación para conmemorar el 15 aniversario del asalto al cuartel Moncada, que marca el inicio de la Revolución Cubana. El recorrido sería de Salto del Agua al Hemiciclo a Juárez.

A las 4 de la tarde, en punto, la marcha politécnica partió de la Ciudadela. Se calcula que alrededor de 8 mil personas convocadas por la FNET partieron con rumbo al Casco de Santo Tomás.[1] Las mantas y pancartas que llevaban exigían la renuncia de los comandantes policiacos: “Fuera Cueto y Mendiolea”: el primero –Luis Cueto Ramírez–, jefe de la policía capitalina, y el segundo, Raúl Mendiolea Cerecero, al mando del cuerpo de granaderos.

A las 6:30 de la tarde, según un registro de la Dirección General de Investigaciones Políticas y Sociales (DGIPS), miles de estudiantes –de 3 mil a 5 mil–, gritando “Zócalo, Zócalo” y “¡Que vengan los granaderos, chingue a su madre la policía!”, emprendieron una ruta improvisada por las calles de Instituto Técnico Industrial.[2]

Una hora después, llegaron hasta San Juan de Letrán –Eje Central– a bordo de camiones del servicio urbano, y más tarde se siguieron por 5 de Mayo, reportó la Dirección Federal de Seguridad (DFS).

A las 7:30 de la noche, los politécnicos se toparon con los manifestantes –principalmente universitarios– que realizaban el mitin en el Hemiciclo a Juárez, y continuaron avanzando por Madero con la intención de llegar al Zócalo [3].

Según informes de la Procuraduría General de la República (PGR), en el acto por la Revolución Cubana había porros ligados a la FNET que se infiltraron en el grupo de oradores e incitaron y convencieron a los presentes de marchar al Zócalo.[4]

La DFS les atribuyó, en sus reportes, haber sido los instigadores de que la multitud se trasladara al Zócalo, aun cuando sabían que era tabú para cualquier tipo de protesta.[5]

De acuerdo con testigos, en las calles de Palma y Madero ocurrió el primer choque con los granaderos, quienes habían permanecido “escondidos en las calles perpendiculares”.[6] Ahí, los estudiantes fueron acorralados y repelidos por los elementos policiacos con macanas y gases lacrimógenos.

Muchos de los politécnicos se concentraron de nuevo en el Hemiciclo, donde aún estaba el grupo que conmemoraba la Revolución Cubana. Una parte de éstos se les sumaron para tratar de llegar al Zócalo, pero con un nuevo embate de los granaderos, los enfrentamientos se generalizaron en el primer cuadro de la ciudad.[7]

Los granaderos atacaron también a estudiantes de la preparatoria 2, que secuestraron camiones, para usarlos de barricadas, y se recluyeron en su escuela.

Numerosos estudiantes, transeúntes y granaderos resultaron heridos. Hay cientos de detenidos. La situación continúa tensa, pues después del repliegue de granaderos los estudiantes que se refugiaron en las preparatorias permanecieron atrincherados en los planteles. La Policía Preventiva informó posteriormente que intervino a petición de la FNET. El operativo fue coordinado por Mendiolea Cerecero.[8]

Cuatro largas horas

En las calles del Centro, el episodio de violencia más grave se vivió aproximadamente a las 8 de la noche en Madero, de San Juan de Letrán a Palma, y se extendió hasta Balderas. Los uniformados agredieron a alumnos de las preparatorias 2 y 3 en las calles Justo Sierra, El Carmen, Argentina, Guatemala, Primo Verdad y Moneda, a menos de 300 metros del Palacio Nacional.[9]

Luis González de Alba, estudiante de Filosofía y Letras que acudió a la marcha y el mitin por la Revolución Cubana, aseguró que había piedras en los basureros del centro de la ciudad. Su versión coincide con la del escritor Carlos Monsiváis, quien acababa de salir de un concierto en Bellas Artes y presenció cómo “cinco o seis núcleos de atención, jóvenes de aspecto profesionalmente fiero (no les tengo la suficiente confianza como para llamarlos porros), y hombres con apariencia cuantiosa de agentes judiciales” lanzaban piedras contra los aparadores de avenida Juárez, insultaban a los paseantes y perseguían a los jóvenes.

Además, vio que en la avenida San Juan de Letrán habían instalado retenes policiacos.[10]

Las huellas de la batalla campal entre estudiantes y granaderos: autobuses incendiados en las inmediaciones del Centro Histórico. Foto: Archivo El Heraldo de México – Gutiérrez Vivó, de la Universidad Iberoamericana.

Monsiváis contó que pudo cruzar los puestos de control hasta llegar a la calle de Madero y se encontró con otro escenario de pesadilla: “Comercios y joyerías asaltados, golpizas, agentes que se ríen como festejando una proeza, la de probar con sus instrumentos de trabajo la fragilidad de los cuerpos ajenos”. Ello, entre las aturdidoras sirenas de las ambulancias, los gritos de heridos y vapuleados, las amenazas policiacas.[11]

En 5 de Mayo la situación era peor. Sobre esa calle, a la altura de Palma, los estudiantes cayeron en una emboscada de los granaderos. “Hubo un choque violento y la represión se generalizó en pocas horas a todo el primer cuadro de la ciudad, cuando los estudiantes se refugiaron en las preparatorias 1 y 2, para atrincherarse con apoyo de los preparatorianos”.[12]

La violencia policiaca se extendió. A los alumnos de las preparatorias 2 y 3, que salían de un festival realizado en el barrio universitario, también se les sometió a la furia de las fuerzas policiacas.

Se les hizo retroceder a los edificios universitarios, y los estudiantes, para protegerse, improvisaron barricadas con camiones a los que prendieron fuego. Desde las azoteas lanzaron una lluvia de ladrillos y bombas molotov.

La policía atacaba y retrocedía. Solo para volver a la carga.

En total, los enfrentamientos duraron cerca de cuatro horas.

Las barricadas fueron rápidamente erigidas, indicó el cronista Carlos Monsiváis. Los camiones quemados y volteados, “esas piedras y esos cocteles Molotov”, mostraron una realidad “de angustia, desesperación, candor, ira, afán suicida, ingenuidad, desesperanza, mas de lo que no habla es de espíritu predatorio”, denunció.

Testigos percibieron una brutalidad policiaca “bárbara”

De acuerdo con testimonios recogidos entre los participantes en las marchas de este viernes[13], la brutalidad policiaca fue “mayor a la habitual”.

Según el escritor Carlos Monsiváis, “si eran mil personas, eran muchos” los manifestantes que recordaban el aniversario del asalto al cuartel Moncada en el Hemiciclo. Lo que sí era notoria, era la “legión de agentes judiciales” en el lugar.

Los politécnicos estaban en avenida Hidalgo y “los recordatorios del 26 de julio en avenida Juárez”, se mezclaron y fueron confluyendo hacia el Zócalo por 5 de Mayo y por Madero, describió. Hicieron un bloqueo ahí, otro en San Juan de Letrán, y empezó la represión, que fue “bárbara”.

Las huellas de la batalla campal entre estudiantes y granaderos: autobuses incendiados en las inmediaciones del Centro Histórico. Foto: Archivo El Heraldo de México – Gutiérrez Vivó, de la Universidad Iberoamericana.

“En ese momento recuerdo que había encendido la estufa y me voy a mi casa. Pero lo que sí es que me toca ver el principio en Juárez, y eran realmente represivos”. Eran “judiciales, policías y además quién sabe qué parapolicías o paramilitares”.

Se fueron los estudiantes al Zócalo y ahí salieron los de la preparatoria nocturna y se creó “algo que todavía no me explico: una decisión de que no nos van a reprimir. Y de pronto están las piedras que empiezan a tirarle a los granaderos”. Monsiváis no vio muertos ni heridos graves, “pero sí contusiones” y quema de camiones.

Otro de los presentes, Arturo Martínez Nateras, militante y dirigente de la Juventud Comunista de México, relató: “la marcha del Poli sale entre tres y cuatro de la tarde de la Ciudadela. Va al Casco. La marcha nuestra sale como a las seis de la tarde, de Comunicaciones, la explanada esa muy grande”.

Cuando avanzaban por la avenida Niño Perdido –el Eje Central– y Salto del Agua, “un grupo de compañeros de la UNAM, de Ciencias Políticas, plantean ir al Zócalo, pero la mayoría nos vamos hasta el Hemiciclo. Estamos en el mitin y aquello se hace un clamor: ¿Qué ocurre? Que se desprenden, se vienen, secuestran camiones, se vienen corriendo del Casco para el Centro, muy inconformes, muy enardecidos, muy agitados”.

Luego de que les avisan que están llegando los del Politécnico, corrieron a Hidalgo a tratar de convencerlos de que se organizaran en el Hemiciclo en un solo contingente y, así, tratar de avanzar. “Unos poquitos no entendieron, que fue a los primeros que zoquetearon los granaderos. Se vinieron y en ese momento tomamos el acuerdo de marchar hacia el Centro”.

También el alumno de la preparatoria 7 y de la Escuela Normal de Maestros Jesús Martín del Campo narró que le tocó ver que, efectivamente, “alguien que no era de nosotros rompía un cristal del hotel Bamer. Los que estábamos en la marcha, que además estábamos confundidos en un primer momento, nada que ver con eso de las piedras: esa era gente que no era de los que íbamos en esa marcha”.

Insistió en que los estudiantes no asaltaron una joyería del hotel Bamer. “Sabíamos algunos, o la noción teníamos ya, que podían meterse provocadores a las marchas. Ahí los vimos, allí estuvieron”.

El Zócalo prohibido

Gerardo Estrada, estudiante de Sociología de la UNAM, asistió a la celebración del aniversario de la Revolución Cubana en el Hemiciclo a Juárez “como era tradición”.

Él ya estaba enterado de lo que había ocurrido en la Ciudadela –los días 22 y 23 de este mes. “Cuando estábamos en el mitin en el Hemiciclo llegaron a decirnos que acababan de golpear a los estudiantes del Politécnico que se habían dirigido al Zócalo. Cosa que era una locura”.

Es decir, “estaba prohibido, realmente estaba vetado entrar al Zócalo. Se había vuelto prohibido después de las manifestaciones a favor de Cuba, particularmente de la última, que todavía se hizo bajo régimen de López Mateos, en donde golpearon a algunos escritores, entre ellos Fernando Benítez, al que le rompieron las costillas. Entonces se decretó automáticamente que el Zócalo era para manifestaciones oficiales, y no podía entrar nadie más, y todas las expresiones políticas disidentes estaban vetadas.

De todos modos se fueron caminando hacia el Zócalo. Madero estaba vacío. “De repente, cerca del hotel Majestic, había un montón de zapatos tirados: yo no sabía que a la gente se le caen los zapatos cuando corre. Llegamos al Zócalo y ahí estaba la refriega. Entonces tuve un acto verdaderamente irresponsable y suicida, un poco entusiasmado por ese tema de los zapatos y la violencia: tomé una piedra y se la quise aventar a un camión de granaderos. Afortunadamente Guillermo Boils –otro estudiante– vio que un granadero que yo no había visto me iba a golpear por detrás e impidió que me diera el golpe, que seguramente me hubiera limitado y enormemente”.

“Una soberana madriza”

Arturo Martínez Nateras ofreció más detalles del momento en que decidieron ir al Zócalo: “Nosotros íbamos al frente, por Madero, y unos poquitos se iban por 5 de Mayo. Al llegar a Palma, están los granaderos, pero nosotros intentamos pasar. (…) Yo trataba de organizar, de conducir, de tal, pero nos soltaron una soberana madriza, pero de a de veras. Mentiría si dijera que con armas: los toletes y los cascos.

“Corrimos, volvimos al inicio, y estábamos discutiendo si lo intentábamos nuevamente cuando apareció Mendiolea –el subjefe de la policía del DF que tuvo a su cargo el operativo este viernes 26 y el martes 23 en la Ciudadela– ahí, en Juárez. Entonces yo hablé. Estaba en el micrófono y plantee: hay que disolvernos”.

Los manifestantes empezaron a disolver la concentración “y entonces atacó el contingente de la policía. Fue cuando se armó el despelote en las joyerías. Por donde fuera salían piedras y ¡pau! caían los vidrios. En fin, hubo provocación. Yo creo que el gobierno se tiró a descabezarnos sin consideración de ningún tipo”, consideró Martínez Nateras.

Paco Ignacio Taibo II, de Ciencias Políticas de la UNAM, también fue a la marcha del 26 de julio. “Iba con Santiago Ramírez –otro estudiante– y de repente nos vimos involucrados sin deberla ni temerla en la otra manifestación, la del Politécnico, que nos tomó por sorpresa: y estos cuates ¿de dónde vienen y qué traen? Fue castigada por los granaderos de una manera brutal, porque cerraron Palma e Isabel la Católica y a todo lo que quedó en medio, a darle en la madre”.

Para Taibo, que asegura haber visto ya a los granaderos “en acción en San Cosme, en las manifestaciones de Vietnam o en la embajada norteamericana”, lo de este viernes en las calles del Centro, “fue uno más de sus actos de barbarie. Los granaderos llegaban, golpeaban y se retiraban. Las primeras filas quedaban sangrando en el suelo, la gente perdiendo zapatos, y los granaderos volvían a avanzar, golpeaban y se replegaban. A esta manifestación le estuvieron dando con todo”.

Porros, granaderos y quema de camiones

Humberto Musacchio, de la Juventud Comunista, estuvo cerca de las preparatorias del Centro, sobre todo de la 3, “en donde quienes estaban muy activos en la resistencia contra los policías, contra los granaderos, eran un grupo de porros perfectamente identificados”.

En su opinión, “se trataba de demostrar que los estudiantes éramos gente mal portada, que agredíamos incluso a los policías, a los ganaderos”.

Salvador Martínez della Rocca, de la Facultad de Ciencias, vio cómo se metieron los granaderos a la preparatoria 3. “Había un acto de entrega de diplomas porque los chicos habían terminado el bachillerato”, con abuelitas, papás y mamás. Entraron los granaderos, relata, y comenzaron a golpear a todos. “Los estudiantes, obviamente se organizan y responden. Empiezan agarrar camiones los jóvenes de las prepas, a incendiarlos, a hacer barricadas, y los granaderos no pueden con ellos”.

Por la noche, agregó Martínez Nateras, “nuestros compañeros, jóvenes comunistas, se fajaron en el barrio estudiantil”. Ellos, junto con los preparatorianos de 16, 17, 18 años, defendieron los planteles universitarios del Centro.

Redada de miembros del PCM

En otra parte de la ciudad, a las nueve y media de la noche, agentes de la Dirección General Federal de Seguridad y del Servicio Secreto ocuparon las oficinas del Comité Central del Partido Comunista Mexicano (PCM) y los talleres donde se imprimía su periódico La Voz de México.[14]

Varios militantes y algunos extranjeros fueron aprehendidos en el lugar de los hechos y en el café Viena, frente al cine Las Américas, ubicado en la colonia Roma Sur.

Entre los detenidos en el local del partido figuran Agustín Montiel, Prócoro Gómez, Clemente Rivera Martínez, así como los reporteros Raúl Patricio Pobrete Sepúlveda y José Oviedo.

En el café la policía detuvo a Arturo Zama Escalante, Rubén Valdespino, Félix Goded Andrew y Pedro Castillo Salgado; también, el peruano Salvador Ríos Pérez, la estadunidense Mika Salter Seeger y el puertorriqueño William Rosado Laporte.


La conjura comunista

El procurador general de la República, Julio Sánchez Vargas, declaró que la movilización estudiantil fuertemente reprimida en la calles del Centro la noche de este viernes, tenía intenciones ulteriores, ajenas a los propios estudiantes o al país.

Sin presentar evidencias, la atribuyó a “una conjura internacional comunista”[15], cuyos líderes son los mismos del Partido Comunista Mexicano y de la Central Nacional de Estudiantes Democráticos (CNED).

Las manifestaciones de este viernes 26, afirmó, fueron realizadas a fin de “provocar desórdenes para que la policía se viera obligada a intervenir”.[16]

 

 

Referencias: 

[1] Castillo García, Gustavo, “El 26 de julio, primera trampa a estudiantes”, La Jornada, 26 de julio de 2008. Consultado en http://www.jornada.com.mx/2008/07/26/index.php?section=politica&article=010n1pol

[2] Castillo García, op. cit.

[3] Gómez Nashiki, Antonio, “1968. Cronología del movimiento estudiantil mexicano”, Nexos, 1 de enero de 1988. Consultado aquí.

[4] Castillo García, op. cit.

[5] Ídem.

[6] Ídem.

[7] Diego Ortega, Roberto, “1968: El ambiente y los hechos. Una cronología”, Nexos, 1 de septiembre de 1978. Consultado aquí.

[8] Diego Ortega, op. cit.

[9] Castillo García, op. cit.

[10] Monsiváis, op. cit., pp. 29-30.

[11] Ídem.

[12] Guevara Niebla, Gilberto, “Nace el movimiento”, Nexos, enero de 1988. Consultado aquí, el 14 de mayo de 2018.

[13] Todos, contenidos en Memorial del 68, pp. 58, 62 y 63.

[14] Gómez Nashiki, op. cit.

[15] Rodríguez Munguía, Jacinto , 1968. Todos los culpables, Debate, México, 2008, p. 31.

[16] Rodríguez Munguía, op. cit.


https://www.animalpolitico.com/2018/07/con-brutalidad-granaderos-y-judiciales-reprimen-estudiantes-1968/

Este contenido ha sido publicado originalmente por Dossierpolitico.com en la siguiente dirección: http://www.dossierpolitico.com/vernoticias.php?artid=207702 Si está; pensando en usarlo, debe considerar que está protegido por la Ley. Si lo cita, diga la fuente y haga un enlace hacia la nota original de donde usted ha tomado este contenido. Dossier Politico

Comentarios



Aún no existen comentarios

Sé el primero en comentar ésta nota

Comentar nota



Su correo electrónico no será publicado.
Son obligatorios los campos marcados con: *