Bajo riesgo construcción del nuevo Hospital de Especialidades en Hermosillo



La mega obra hospitalaria podría convertirse en la primer víctima visible de la soberbia y de la nefasta vecindad en la que sumieron D. Trump y Peña Nieto a los países que liderean.Fernando Gutiérrez R./dossierpolitico.com

Fernando Gutiérrez R. Dossier Politico

Dia de publicación: 2018-06-13


El titular de la Secretaría de Infraestructura y Desarrollo Urbano del gobierno de Sonora (SIDUR), Ricardo Martínez Terrazas, se puso el huarache antes de espinarse; advierte posibles contratiempos en la obra del nuevo Hospital General de Especialidades que federación y estado construyen al poniente de Hermosillo.

Este escenario ha sido previsto por la dependencia responsable de la obra ante los aranceles aplicados al acero y aluminio semanas atrás por Estados Unidos, afectando directamente y, desde ya,  las importaciones mexicanas de insumos metálicos para  la industria de la construcción.

Justamente, para evitar cualquier eventual incumplimiento en el calendario del proyecto por parte del consorcio constructor a cargo, la administración estatal, a través de SIDUR, adelantará gestiones con la federación para atraer recursos extraordinarios tendientes a compensar cualquier desajuste en los precios originales de los insumos metalmetalúrgicos que preponderamentemente demanda toda obra publica o privada, caso este del proyecto hospitalario, ha dicho el titular de SIDUR.

De presentarse un repentino incremento en el precio del acero y el aluminio destinado a estructuras y basamentos en la obra hospitalaria sería por causas ajenas a las partes contractuales que intervienen en él desarrollo y ejecución de la edificación en comento.

La guerra comercial desatada por el presidente norteamericano Dónald Trump, incluso, dirigida contra socios comerciales, incluyendo México, derivó en la aplicación unilateral de un impuesto arancelario del 25 por ciento al acero y un 10 por ciento al aluminio que crucen de aquel pais hacia el nuestro.

Washington anuncia exensiones arancelarias 

Hace unos días, el director del Consejo Nacional de Comercio de la Casa Blanca, Peter Navarro, anunció que se harán “ciertas excenciones” en la aplicación de las tarifas arancelarias al acero y aluminio provenientes de  la vecina nación y con destino a México.

No se detallaron casos específicos en los que se aplicaría tarifa preferencial al acero y aluminio al salir de su país, pero Navarro dejó más que claro que no se espera excluir a países enteros en este programa, puesto que solo estará dirigido a empresas importadoras de México filiales a otras de EUA, como la industria automotríz y la aeroepacial y, en general, a todas aquellas que demuestren caer en inminente riesgo de reducir sus activos drasticamentee a causa de la medida arancelaria trumpista.

Ante un escenario tal, el gobierno de Sonora encabezado por  Claudia Pavlovich Arellano tiene frente a si una portunidad de oro para, primero, aprovechar las relaciones que desde el inicio de su gestión empezó a tejer con sus homologos de los estados de Arizona y  Nuevo México, en Estados Unidos y que se ha logrado consolidar a través de la creación del corredor comercial con esos estados del vecino del norte.

Justamente, por intermediación se solicitará a La Casa Blanca una exensión de  tarifas arancelarias al acero y aluminio gringo, y  cuyo destino sería la obra hospitalaria de la capital sonorense.

Un buen manejo diplomático  del gobierno del estado con sus iguales de allende la frontera permitiría que las compañias constructoras a cargo de la obra hospitalaria adquieran directamente de los grandes mayoristas del acero y aluminio del vecino país los insumos metalicos que demandará el nuevo Hospital Regional de Especialidades, por estos días en incipiente etapa de construcción en terrenos aledaños al hosítal siquiatrico Cruz del Norte, al poniente de Hermosillo.

Dada su naturaleza eminentemente social y considerado como un servicio público básico y fundamental para el bienestar de la sociedad que lo vuelve como fin ultimo del proyecto gubernamental, sobre todo, que será un edificio donde se prestan los servicios de salud sin fines de lucro.

En si, el HGE se consitituye como una obra de gran impacto social, particularmente para las familias vulnerables de la región centro- costa del Estado de Sonora. Visto así, , no resultaría tan dificil convencer a las autoridades norteamericanas para que accedan a aplicar las exenciones necesarias y que el proyecto llegue a buen puerto en cuanto a calidad y tiempo calendarizado en el contrato de obra  respectivo.

Por si eso no bastara, la sola posibilidad de adquirir los insumos acereros y alumínicos directamente del distribuidor o el fabricante en Estados permitiría reducir costos por intermediarismos o pagos por traslado entre grandes ciudades.

Hay, pero no para todos

 “Hay una diferencia entre exenciones y exclusiones de países. Habrá un procedimiento de exención para casos particulares en los que se necesita para que las empresas puedan avanzar, pero en este momento no habrá exclusiones de paises”, dijo Navarro en entrevista para la cadena CNN.

El titular del Consejo Nacional de Comercio de EUA especificó las circunstancias sobre las que se pueden considerar esas exenciones. Se espera que Trump firme una orden formal para las tarifas en la próxima semana, o la semana posterior a más tardar, después de que todas las legalidades estén finalizadas, dijo Navarro.

De una u otra forma, el impacto se extenderá además a tres industrias clave en el comercio internacional.

Construyen el Hopital grupos ligados a Manlio Fabio Beltrones

En la construcción del controvertido Hospital de Especialidades participan las empresas Inmobiliaria Canoras, Desarrollo Canoras, Grupo Construcciones Planificadas, Termo Control del Noroeste, Jorge Valenzuela Rodríguez y Ramiro Vásquez Vásquez, al menos dos de ellas ligadas al ex gobernador del estado Manlio Fabio Beltrones.

De acuerdo con información de la página de Internet www.tuobra.sonora.gob.mx, el pasado 15 de diciembre las empresas mencioinadas se adjudicaron la licitación número LO-926006995-E136-2017, correspondiente a la construcción por sustitución del Hospital General del Estado (HGE) en Hermosillo. La licitación ganadora fue por un monto de 576 millones 740 mil 557 pesos para la construcción y el nuevo nosocomio estará ubicado en la esquina de los bulevares Colosio y Quintero Arce, al Poniente de la ciudad.

Según el contrato de la obra inició el pasado 15 de enero y el grupo constructor tendrá un plazo máximo de 720 días (un año, once meses y 20 días) para terminarla.

En la licitación participaron también el consorcio conformado por las constructoras Advance Buildres y Proyectos y Construcciones del Sur y otras cuyas propuestas se desecharon por presentar irregularidades y precios unitarios no remunerables.

Cabe señalar que tanto el grupo Canoras de Francisco Salazar Serrano y Construcciones Planificadas de Alfonso Reyna Celaya, son dos de las empresas ligadas al ex gobernador Manlio Fabio Beltrones 
que han sido muy favorecidas por la administración de Claudia Pavlovich.

A finales del mes de julio de 2017, “Familias Unidas del Sector Poniente”, grupo de vecinos que aglutina a residentes de al menos doce fraccionamientos de Hermosillo inició una protesta con el despliegue y exhibición de propaganda masiva contra la construcción del nuevo Hospital General de Especialidades.


Este contenido ha sido publicado originalmente por Dossierpolitico.com en la siguiente dirección: http://www.dossierpolitico.com/vernoticias.php?artid=205784 Si está; pensando en usarlo, debe considerar que está protegido por la Ley. Si lo cita, diga la fuente y haga un enlace hacia la nota original de donde usted ha tomado este contenido. Dossier Politico

Comentarios



Aún no existen comentarios

Sé el primero en comentar ésta nota

Comentar nota



Su correo electrónico no será publicado.
Son obligatorios los campos marcados con: *