Marina, la imagen de una derrota





Tomado de: Jorge Carrasco / Proceso

Dia de publicación: 2018-06-06


CIUDAD DE MÉXICO (apro).- La imagen es devastadora para la moral militar: un joven patea a un efectivo de la Marina que camina maltrecho tras ser rescatado por dos de sus compañeros de una manifestación que se tornó en apoyo al Cártel Jalisco Nueva Generación (CJNG).

Protegido por otros dos elementos, sigue recibiendo golpes y patadas mientras lo encaminan para ponerlo salvo. Uno de los marinos que lo escolta es golpeado con un palo por la espalda. El chaleco amortigua el golpazo. Una patada por la espalda lo saca de equilibrio por un momento.

Al otro marino le revienta una botella de agua en el casco. Los gritos humillan tanto como los palos y piedras que les avientan. Lo mismo que una camioneta de la Armada que terminó apedreada, con las llantas ponchadas y pintada con las siglas del CJNG.

Arropados por otros marinos, los militares apuran el paso para alejarse de una de las calles del sur de Ciudad Guzmán, Jalisco, un municipio a sólo dos horas de la capital, Guadalajara.

Minutos antes, la Marina había disparado al aire para dispersar a los manifestantes y rescatar al militar. Un civil resultó herido en una pierna. Horas después, esa Fuerza Armada admitió que disparó y subrayó en que no repelió las agresiones. Nada dijo sobre el herido.

La manifestación tuvo lugar la tarde del pasado lunes y fue convocada para protestar por la presencia de la Marina en el lugar, a la que acusan de cometer abusos.

No es la primera vez que militares mexicanos son humillados por civiles durante la guerra contra el narcotráfico. Elementos del Ejército han sido secuestrados, retenidos y golpeados en tumultos en lugares como Michoacán. Las versiones oficiales y oficiosas dicen que detrás de esas manifestaciones están los grupos de la delincuencia organizada.

Otra cosa han sido los ataques armados que también han pegado a la moral de las Fuerzas Armadas. El propio CJNG derribó ahí en Jalisco un helicóptero en 2015. La semana pasada, la Marina sufrió otra derrota en relación con el CJNG.

Un juez federal decidió la liberación de Juan José Farías, conocido como El Abuelo, porque la Marina mintió sobre las circunstancias de su detención. Ocultó que disparó desde dos helicópteros hacia el vehículo en el que iba el presunto jefe del CJNG en Tepalcatepec, Michoacán.

En el vehículo viajaba un niño de dos años. La Marina estuvo a punto de repetir la tragedia de hace dos meses cuando acribilló a una familia en Nuevo Laredo, Tamaulipas. Fue parte de la respuesta a una triple emboscada que dejó un marino muerto y 13 más heridos, presuntamente a manos del Cártel del Noreste.

Nuevo Laredo se ha convertido en una crisis para la Marina. La semana pasada, desde Ginebra, el Alto Comisionado de la ONU para Derechos Humanos la señaló en la desaparición forzada de al menos 23 personas entre febrero y mayo de este año.

La ONU hizo eco de las denuncias del Comité de Derechos Humanos de Nuevo Laredo.

La revista Proceso también ha dado cuenta del trabajo de esa organización civil que dirige Raymundo Ramos. Esa cobertura devino en una intimidación hacia el medio.

Las Fuerzas Armadas han llegado a un límite. Más que desatar su respuesta violenta, urge reconstituir su dignidad. A menos, claro, que se quiera la venganza de un Estado desesperado por no perder su última línea de defensa.

@jorgecarrascoa


https://www.proceso.com.mx/537301/marina-la-imagen-de-una-derrota

Este contenido ha sido publicado originalmente por Dossierpolitico.com en la siguiente dirección: http://www.dossierpolitico.com/vernoticias.php?artid=205558 Si está; pensando en usarlo, debe considerar que está protegido por la Ley. Si lo cita, diga la fuente y haga un enlace hacia la nota original de donde usted ha tomado este contenido. Dossier Politico

Comentarios



Aún no existen comentarios

Sé el primero en comentar ésta nota

Comentar nota



Su correo electrónico no será publicado.
Son obligatorios los campos marcados con: *