El TLCAN 2.0 y las 4 líneas rojas de México





Dr. Carlos G. Palafox Moyers Dossier Politico

Dia de publicación: 2017-09-14


Algunos analistas bisoños locales que abordan el  análisis del TLCAN 2.0, plantean que México debe de aprobar un Tratado que sirva (¿?);  y por otro lado,  señalan que en la segunda ronda, realizada el primero de septiembre en la Ciudad de México,  le fue “de maravilla” al grupo representativo de nuestro país  ya que fue una etapa exitosa por el hecho de que las tres partes muestran voluntad para alcanzar acuerdos que permitan avanzar hacia una región más competitiva e integrada con esta negociación.

Por otra parte, algunos funcionarios del Gobierno Federal --menos optimistas-- plantean que hay cuatro líneas rojas que no  deben  dejar pasar y ponerse como condición para poder renegociar el Tratado.

1. La primera línea roja es que no  se aceptará la imposición a las restricciones  al Comercio y a la Inversión. Para el grupo negociador, cualquier propuesta, sugerencia, o idea cuyo objetivo sea eliminar el libre comercio será inaceptable ya que sería un retroceso para el país. Especialmente, el punto tiene que ver con los aranceles o restricciones al comercio o a la inversión. El Gobierno Federal resalta sus prioridades ante la negociación   que no aceptará la introducción de ningún tipo de arancel, una de las opciones que la Administración Trump manejaba en sus posicionamientos públicos cuando decidió abrir la renegociación comercial.

2. La segunda línea roja es el famoso capítulo 19 del texto, que establece los mecanismos a seguir para la resolución de disputas entre los tres países firmantes. El Capítulo 19 del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) permite que Canadá, Estados Unidos o México soliciten el establecimiento de paneles binacionales independientes cuando sus exportadores o productores sientan que son víctimas de decisiones comerciales desleales por algún otro miembro del acuerdo.

Estos paneles emiten decisiones vinculantes para resolver la disputa, en lugar de una revisión judicial por los tribunales nacionales en casos de derechos antidumping y compensatorios.  El problema es que la administración de Donald Trump insiste en suprimir los paneles de solución de controversias del Capítulo 19.

 En ambos casos, las autoridades mexicanas están en total sintonía con sus pares canadienses, lo que parece anunciar un acuerdo de apoyo mutuo entre ambos países frente a uno de los rasgos sobresalientes de la nueva Casa Blanca: el proteccionismo.

3. La tercera línea es lo referente a las reglas de origen de la industria automotriz. En artículos anteriores señalábamos que  las reglas de origen es una medida establecida en el TLCAN para sostener que la mayoría de los componentes que conforman un automóvil ensamblado en Norteamérica sea hecha en esa zona, los cuales deben ser en un promedio de 62.5 por ciento (puede ser diferente según la pieza). La industria automotriz es muy relevante en la economía de las tres naciones.  Estados Unidos es el principal importador de autos armados en México, puesto que representa alrededor de 77 por ciento de los vehículos que se hacen en México; por otro lado, Estados Unidos tiene a nuestro país como su principal cliente de autopartes, más que Canadá. La Información de Banxico muestra que en 2016 México obtuvo un superávit comercial automotriz de 62 mil 898 millones de dólares, representando el principal sector generador de divisas para la economía nacional, por encima de turismo e industria petrolera.

 La propuesta de los Estados Unidos es elevar de 62.5 a 80 por ciento el contenido de los componentes o  proponer reglas de origen diferenciadas por país. Para algunos analistas  la actual regla de origen  refleja un mecanismo de integración muy importante que han permitido generar valor en  los tres países, incrementarla haría perder competitividad a la región afectando a la inversión y la generación de empleos de la industria en toda la región.

 Estas tres líneas están interrelacionadas con el fundamento  central del Tratado: las diferencias tecnológicas. Las diferencias tecnológicas entre ambos países llevan necesariamente a la diferencia salarial. Si Estados Unidos es más productivo en la producción de servicios de alta tecnología y un poco menos en la manufactura- industria automotriz- que México, el primero se especializará en servicios de alta tecnología y nuestro país en la industria automotriz. Por ello los salarios son extremadamente más bajos en México comparado con los Estados Unidos, y  nuestro país tendrá que importar una parte importante de autopartes para la producción y su ensamble de autos. Además las ventas (exportaciones) son las ganancias de la industria automotriz extranjera. El  Tratado firmado en 1994 favoreció, sin duda alguna, a grandes corporaciones internacionales

 Por ello si se afecta una sola línea sea ésta de  certidumbre jurídica (resolución de disputas), de aplicaciones de aranceles (libre Comercio) o elevación de las reglas de origen, el Tratado se viene abajo afectando a estas grandes industrias.

 4. La cuarta línea tiene que ver con el comercio electrónico  y las  transferencias de plataformas de información. Pero existen  nuevos temas que se tendrán que abordar y son: la economía colaborativa, comercio digital, cadenas de valor, comercio justo, propiedad intelectual y mercados laborales. En este último tema los representantes mexicanos eluden referirse al incremento de salarios en los tres países. Pero no desaprovechan la oportunidad de pedir una ampliación de las categorías para "la entrada temporal de personas de negocios, mejorar los tiempos, transparencia y procesos para su ingreso (en EE UU) y buscar mecanismos innovadores de movilidad laboral". Las autoridades mexicanas ven una "enorme oportunidad"  que se pueda facilitar el traslado temporal de profesionales entre los tres países. ¿Cuántos jornaleros mexicanos se emplean en Florida? ¿Y soldadores en infraestructuras estadounidenses?, se preguntan. El gobierno mexicano prefiere el traslado de personal entre países que el aumento de salarios a la clase trabajadora de México.

En la próxima entrega se abordarán los temas de la economía colaborativa, comercio digital, cadenas de valor, comercio justo, propiedad intelectual, que no son abordados con la frecuencia de los temas anteriores.

Dr. Carlos Germán Palafox Moyers
Maestro Investigador del Departamento de Economía de la Universidad de Sonora y Consejero del Observatorio Ciudadano de Convivencia y Seguridad del Estado de Sonora (OCCSES).


Este contenido ha sido publicado originalmente por Dossierpolitico.com en la siguiente dirección: http://www.dossierpolitico.com/vernoticias.php?artid=195545 Si está; pensando en usarlo, debe considerar que está protegido por la Ley. Si lo cita, diga la fuente y haga un enlace hacia la nota original de donde usted ha tomado este contenido. Dossier Politico

Comentarios



Aún no existen comentarios

Sé el primero en comentar ésta nota

Comentar nota



Su correo electrónico no será publicado.
Son obligatorios los campos marcados con: *