¡Caso Ríos Fimbres a la ONU!!!



El señor Jesús Río León expone a Dossier Político que tras integrar los estudios que revelan las afectaciones en la salud propia, de su esposa e hijos, además de la larga lista de instancias gubernamentales del Estado, Federación, laboratorios y organismos internacionales, un grupo de especialistas del Alto Comisionado de las Naciones Unidas en materia de Derechos Humanos tomó su caso para revisión y análisis…

Alejandro Matty Ortega Dossier Politico

Dia de publicación: 2017-09-12


Hermosillo, Sonora (DP).- Luego de casi un década de denunciar afectaciones en su salud por radiación en las varillas contaminadas con las que construyeron su vivienda y tras infructuosos esfuerzos por ser atendidos por las autoridades de Salud Pública estatal y federal, la familia Ríos Fimbres elevó su clamor a la Organización de la Naciones Unidad y a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos.

El señor Jesús Río León expone a Dossier Político que tras integrar los estudios que revelan las afectaciones en la salud propia, de su esposa e hijos, además de la larga lista de instancias gubernamentales del Estado, Federación, laboratorios y organismos internacionales, un grupo de especialistas del Alto Comisionado de las Naciones Unidas en materia de Derechos Humanos tomó su caso para revisión y análisis.

Ríos León expresa que “queremos como respuesta a nuestras peticiones, documentos oficiales, que avalen lo que ellos redactaron y declararon públicamente ante los medios informativos porque debido a la corrupción, opacidad y falsas declaraciones en que ellos cayeron, la familia Ríos Fimbres se encuentra afectada de por vida y viviendo como indigente y sin ser valorada por un verdadero especialista en radiación y contaminación, que no esté monitoreando las afectaciones que ya padecemos y que nos prevenga futuras afectaciones”.

Dalia María Ríos Fimbres, ha sido operada 6 veces, 5 operaciones en su cuello por un acceso fulminante que le salió el 2007 y por el cáncer a la tiroides que padece actualmente y 1 operación en su cabeza, por un quiste de agua que traía.

Hoy en día, trae en estos momentos, un adenoma en su Hipófisis y trae problemas de neuroconducción y afectaciones que se desconoce su origen.

Ella sufre constante mente dolores de cabeza y dolores de estómago y opresión en su pecho, se ha llevado a emergencias varias veces y solo le dan medicamentos para quitarle el dolor y la mandan de nuevo a la casa, sin hacer estudios más profundos. 

Jesús Gerardo Ríos Fimbres, trae un nódulo en su pulmón, trae Cardiomegalia, se le está soldando la columna (Espondilitis esquilosante), trae problemas de neuroconducción, padece afectaciones graves que se desconoce su origen, varias veces se le quedaron sin movimiento sus piernas, que varias veces tuvimos que ir por él a la escuela, también sufrió dolores de cabeza tan fuertes,  que tuvimos que ir por el a la escuela.

Cuando vivimos en la colonia, se fracturó varias veces con facilidad, le salieron ronchas en su piel, se le cayó mucho pelo cuando se bañaba. Se cuenta con los documentos que certifican sus afectaciones.

Dulce María Fimbres Barceló, ha sido operada 4 veces, por problemas en su matriz, por un tumor que le salió en el ojo que se le formó en menos de 2 semanas, por un tumor que traía en sus fosas para nasales, por el cáncer de Tiroides que padece actualmente y trae afectaciones que se desconoce su origen, padece de Tiroiditis de Hashimoto.

Cuando vivió en la colonia Altares muchas veces sangró por la nariz sin razón alguna, de repente se caía sin motivo alguno, trae desgaste de columna, etc.

Dulce María Ríos Fimbres, trae trastornos mamarios, trae problema de neuroconducción, varias veces, se le quedó varada una pierna, el 2010 traía muy excedido el Arsénico, de repente, siente dolores extraños en su pecho.  

Jesús Ríos León, trae un tumor benigno en su espalda, trae problemas graves de neuroconducción, varias veces se le quedaron varados sus brazos, cuando vivía en el área contaminada, trae el Arsénico demasiado excedido actualmente y sangro por las narices cuando vivía en la Colonia Altares.

Desde el 2010, traemos excedido el Arsénico, Cromo y Molibdeno y a las autoridades de Salud les han valido, es tanto lo que ignoran a la familia que varias veces, las autoridades involucradas nos han querido mandar al psicólogo o al psiquiatra.

Es tanta la opacidad, de los doctores que han atendido a la familia por ocultar la verdad de este problema que nadie ha redactado en los expedientes que se nos deben estar monitoreando los metales que traemos.

Dos miembros de la familia ya padecen de Cáncer a la Tiroides, que es el primer órgano, que afecta la radiación.

Las autoridades de Salud, de Protección Civil Estatal y la CNSNS, desde el 2009, 2010, ya tenían conocimiento, que en nuestra casa y la colonia Altares donde vivíamos, se detectaron elementos e Isotopos radiactivos naturales y metales carcinógenos y no les importo, porque ambas autoridades, mantuvieran escondida los resultados de sus investigaciones, por más 5 años.

Lo único que recibimos de parte de Salud Pública y la CNSNS, durante este tiempo, fueron intimidaciones, mentiras y falsa declaraciones para que desistiéramos de nuestra lucha; los expedientes médicos de la familia, en el HIES, siempre estuvieron resguardados en Dirección, eran pocas las personas que podían verlos. Esto refleja la magnitud del problema que vivimos y  las autoridades de los 3 niveles de Gobierno nos siguen ignorando desde el 2010 a la fecha.

Se está integrando este archivo, para que ustedes certifiquen con fecha y hora el Historial médico de cada miembro de la familia; no es fácil para mí como geólogo, ver las negligencias en caen las personas involucradas, para callar la realidad, que un día no muy lejano estará afectando a tu familia.

El 15 de julio del 2010, Dossier Político consignó que la organización Greenpeace estuvo en Hermosillo para conocer de cerca el caso de radiación de la familia Ríos Fimbres con la que sostuvo reunión, derivado de las denuncias públicas que hicieran los afectados a este medio de comunicación el pasado 27 de enero del presente año.

En exclusiva para Dossier Político, la señora Dulce María Fimbres detalló que Beatriz Olivera, secretaria de Energía y Cambio Climático del organismo internacional de protección ambiental, mostró su preocupación ante la apatía mostrada por el Gobierno de la República para atender el delicado caso.

“Greenpeace, al conocer el caso y ver con preocupación la indiferencia de las autoridades de Salud Pública se dio a la tarea de visitarnos el viernes 9 de julio a nuestro domicilio y el de otros vecinos de la colonia que están igualmente afectados y nos expresaron su indignación, por lo que nos ofrecieron todo su respaldo”, señaló.

Puntualizó que a una semana de la reunión, personal de Greenpeace han dado seguimiento al caso y se encuentran realizando las investigaciones correspondientes para posteriormente, emitir una postura legal, al tiempo de ventilar el caso a otros organismos internacionales protectores del ambiente, la salud y especialistas en el tema de la radiación.

Caso Ríos Fimbres

El pasado 27 de enero, la familia Ríos Fimbres, de la colonia Altares, denunció públicamente en Dossier Político el caso de enfermedad por cáncer derivado, presumiblemente, de las varillas contaminadas por radiación con las que construyeron su vivienda.

Los afectados señalan que no pretenden entrar en conflictos con la autoridad, sólo que los atiendan con seriedad ya que su situación verdaderamente es grave en todos los sentidos, por lo que piden la intervención del gobernador para que dé instrucciones a los funcionarios antes señalados y den seguimiento al caso.

Aducen que alrededor de 30 domicilios se encuentran desolados por el temor que representa que la contaminación tóxica pueda poner en riesgo la vida de otros vecinos y de los mismos familiares de los enfermos.

La familia Ríos Fimbres expuso su caso a las autoridades mientras que éstas, aún permanecen inmersos en la indiferencia y la apatía oficial que han mostrado a lo largo de más de 20 años por atender y solucionar esta crítica problemática de salud pública que estaría diseminada en territorio sonorense.

Casa contaminada

El señor Jesús Ríos León declaró que desde el pasado 25 de octubre del 2002 adquirió la vivienda marcada con el número 3 de la calle Manuel Rivera Zamudio de la colonia Altares, Sección Franciscanos y que al paso de 5 años, en noviembre del 2007, se vieron en la necesidad de internar a Dalia María, una de sus hijas, por una inflamación en el cuello.

Después del chequeo médico practicado por personal del Hospital Infantil del Estado de Sonora (DIF), se detectó un absceso por lo que el día 20 de noviembre de ese 2007 la intervinieron quirúrgicamente para extraerlo.

La preocupación y la sospecha de la existencia de material radiactivo en la vivienda de la familia Ríos Fimbres, los llevó a solicitar la intervención del entonces secretario de Salud en el Estado, Manuel Robles Linares, a través de Arbitraje Médico en diciembre del mismo año.

En enero del 2008, un nuevo absceso en el cuello de la menor Dalia María propicia una segunda operación y una serie de estudios Gamma gama de glándula tiroides que le son practicados día 15 de ese mes en la Clínica del Noroeste, mismos que continuaron hasta el 20 de junio y el día 26, le practican una biopsia.

Cáncer, se agrava

Para el 9 de septiembre de ese año, nuevamente es sometida a una operación por tiroides y el 20 de octubre, el personal médico del DIF les notifica que la región operada de la menor está infectada con células cancerosas.

Al certificar la enfermedad de su hija –la segunda de tres hijos-, los señores Dulce María Fimbres y Jesús Ríos León recurren a varios hospitales y clínicas de la Ciudad para someter a la menor al delicado tratamiento médico y el 23 de octubre le realizan estudios de triglobulina; un día después, tomografía axial de tórax y TAC de cuello.

El día 28 de octubre, por tercera vez es operada de urgencia derivado de las complicaciones de la enfermedad por lo que los análisis clínicos constantes no se hacen esperar y durante todo el mes de noviembre, la joven va de lugar en lugar hasta el primero de diciembre, cuando en el hospital CIMA le es practicado un rastreo gamma gama.

Durante 10 días se encuentra en observación y el día 10 de ese mes, recibe una dosis de 150 mCi de Radio y Yodo; todo diciembre, Dalia María padece los estragos de las células cancerosas que cada vez, dañan su cuerpo.    

Monitoreo positivo

En enero del 2009, el señor Jesús Ríos León realiza un monitoreo especializado (con un Centilómetro y Gueiger) de detección de radiación en su vivienda donde detectó altas concentraciones tóxicas en paredes y piso, por lo que decide informar a las autoridades de la presencia tóxica en su vivienda que a la postre, ha dañado la salud de su familia.

“En la casa comenzamos a pensar que hay radiación al momento que a la niña se le dio un tratamiento de Yodo radiactivo que no le hizo efecto, además de que todos empezamos a sentir síntomas de agotamiento, pero no sólo en la familia, sino también en vecinos que están afectados.

No podemos decir que la situación es la misma que la de nosotros, pero sí semejante; yo cuando me di cuenta de la radiación me di a la tarea de investigar y utilizo el equipo de detección y lo paseo por la casa y vi, que en la parte de los ´castillos’, se notaban anomalías muy fuertes, entonces el aparato empezó a ´chillar´ y supe que había radiación”, apuntó.

El señor Ríos manifestó  que “la Universidad se da a la tarea de investigar y me dicen que sí hay radiación y que se deben hacer estudios posteriores; entonces ahí, con apoyo del comandante Trujillo de Protección Civil del Estado, nos ponemos en contacto con la Comisión Nacional de Seguridad Nuclear y Salvaguardia, entonces viene el día 12 de octubre y hace el estudio.

Los culpan

Pero después de un tiempo nos dan una respuesta absurda, después de explicarles las afectaciones que estamos sintiendo llegan con una prepotencia sugiriendo que nosotros habíamos enfermado a la niña”.

Por su parte, la señora Dulce María dijo que tenían entendido que la CNSNS “tenía la última palabra, que era la máxima autoridad en el oficio y que si la radiación en la casa no rebasaba el doble de la de afuera, no existe riesgo para la salud de las personas pero en el estudio de la Comisión sale que afuera da 10 y adentro 40 

Expresó que aún esperan respuesta de la Comisión Nacional de Seguridad Nuclear y Salvaguardia desde el 12 de octubre del año pasado, “pero ésta no ha llegado, no nos han mandado ni un acta ni un oficio por eso ahora decidimos hacer pública nuestra situación para haber si así las autoridades nos atienden”.

En un domicilio de la colonia Valle del Marqués vive la familia del niño Alán, quien perdiera la vida el pasado mes de julio del 2008 a consecuencia de las varillas contaminadas con las que se construyó su vivienda.

La señora Leticia, madre del menor, se solidarizó con la familia Ríos Fimbres pues conoce el penoso peregrinar por el que atraviesa por la enfermedad de dos de sus hijos, Dulce y Jesús y el recuerdo reabrió sus heridas.

Problema añejo

Derivado de las investigaciones realizadas por Dossier Político, los efectos dañinos a la salud de quienes habitan y/o habitaron este sector de la Ciudad revelan que la presencia de altos grados de toxicidad radiactiva en sus hogares es, principalmente, la causa de malformaciones físicas y fisiológicas en centenares de recién nacidos, niños y adultos.

Como segunda razón, los vecinos del Sur de Hermosillo consideran que es la gran variedad de desechos químicos que fueron enterrados en el Cytrar, pero que aún, las más de 350 mil toneladas de material tóxico ocultas en el lugar, estarían contaminando el ambiente y la salud humana.

Durante más de dos décadas, las autoridades de los tres niveles de Gobierno han mantenido total hermetismo en el tema pese a los resultados de los estudios realizados por especialistas del Departamento de Geología de la Universidad de Sonora y diversas empresas internacionales que se han interesado en esta problemática social y que advierten, del permanente peligro de muerte.

Mientras se deciden a atender a los habitantes de ese sector de la Ciudad, en decenas de hogares más cientos de niños y adultos padecen de extrañas enfermedades y cáncer, mientras otros han muerto y unos más morirán por la negligencia, indiferencia y olvido de las autoridades de Salud Pública del Gobierno de la República.

Sur, contaminado

Durante 20 años, un centenar de vecinos de las colonias Cuauhtémoc, Adolfo de la Huerta y Valle del Marqués, al menos, ha muerto de cáncer provocado por la presencia de radiación en sus viviendas y unas 150 más, padecerían la enfermedad actualmente, consideró Evangelina López Romo de Vivar.

La luchadora social, a quien se le detectó cáncer, recordó que desde hace 5 años, “en el primer movimiento que hicimos con relación al tema de la probable contaminación en este sector a través de las varillas en algunas casas, pedimos al Gobierno un monitoreo ambiental al Sur de la ciudad”.

Con documentos en mano, describió la serie de acciones que emprendieron varios vecinos afectados que decidieron acudir a las autoridades para solicitarle que atendieran el grave problema de salud pública que comenzaba a gestarse a causa del material radiactivo.

Explicó que “hicimos una denuncia del problema el primero de noviembre del 2005 y dirigido al Congreso del Estado, porque después de 10 y 15 años estábamos sintiendo los efectos de la contaminación de las varillas como se está dando ahora en la casa de los Altares donde vive la familia Ríos”.

Graves enfermedades

La señora Evangelina lamentó que hasta la fecha, al menos un centenar de vecinos del Sur de Hermosillo ha perdido la vida víctimas de cáncer de hígado, homóplato, estómago, cérvico-uterino, lupus, en la garganta, tumor en la cabeza, desplacía, quistes mamarios, entre otros y que actualmente, unos 150 más estarían enfermos.

“Es lamentable que la gente siga enfermándose y después de tantos años las autoridades aún no hagan nada, necesitamos que volteen al Sur de la Ciudad, que vean que hay un gran problema de salud, requerimos que la Secretaría de Salud invierta en estudios científicos y personal para que atienda la problemática”, apuntó.

Manifestó que durante 5 años de poner el caso en manos de las autoridades del Estado, no han recibido respuesta alguna “porque simplemente no les interesa lo que nos pasa, no les importa la vida de las personas ni la contaminación ambiental”.

Criticó que el Gobierno continúe otorgando permisos para construcción de fraccionamientos hacia el Sur-poniente de Hermosillo, cerca del confinamiento de residuos tóxicos Cytrar, “pero eso tampoco lo ve la gente que compra esas casas aunque entiendo que lo hacen porque son baratas

Carga mortal

A mediados de enero de 1984, una alarma del laboratorio nuclear de Los Álamos, en Estados Unidos, se activó, alertando del paso de un camión con toneladas de varilla procedente de la fundidora Aceros Chihuahua, S.A. de C.V. (Achisa).

Para febrero del mismo año, se produjeron un total de seis mil 160 toneladas de varilla y tres mil 470 toneladas de material en proceso (billet, redondo, liso, etc.) que se diseminó por el Sur de la Unión Americana y en 16 Estados del País:

Chihuahua, Sonora, Baja California Norte, Sinaloa, San Luis Potosí, Zacatecas, Guanajuato, Morelos, Hidalgo, Nuevo León, Coahuila, Querétaro, Tamaulipas, Durango, Baja California Sur y Aguascalientes.

Durante el mes de enero de 1984, se exportó a Estados Unidos tanto varilla para construcción, como bases metálicas para mesas, fabricadas ambas a partir del material contaminado.

El día 16 de ese mes de enero, un tráiler cargado con 30 toneladas de varilla contaminada producida por la empresa Aceros Chihuahua S.A. fue detectado cuando se aproximó al Laboratorio Nuclear de los Álamos (donde se encuentran instalados varios detectores de Radiación Nuclear).

Las autoridades de Estados Unidos lograron rescatar varias toneladas de varilla contaminada que ya habían sido distribuidas en las principales ciudades; incluso, se vieron en la necesidad de demoler edificios, bodegas, escuelas, laboratorios, viviendas, para después ser devuelto a territorio nacional.

Cobalto 60

Para esas fechas, en México, la censura de parte del Gobierno mexicano en el tema no se hizo esperar dada la codicia de empresarios constructores y distribuidores, quienes sin importar el peligro en el manejo de este material, lograron vender y edificar con esa varilla radiactiva.

El Cobalto 60 emite partículas Beta y además dos radiaciones Gamma capaz de provocar la muerte o mutaciones a un ser humano y puede tardar en manifestarse 10, 15, 20 ó hasta 25 años, de acuerdo al grado de exposición, alcanzando hasta la cuarta generación a todos aquellos que son expuestos al Cobalto, sin que estos presenten algún síntoma. (Para contener la mayoría de las partículas Beta se necesitan 6 mm de aluminio.

Para detener los rayos Gamma se necesitan varios centímetros de Plomo).

Un ejemplo del almacenaje de este carga mortal se da en el Centro de Almacenamiento de Desechos Radiactivos (Cader) de Temascalapa, Estado de México, donde al menos 98 toneladas de varilla contaminada con Cobalto 60, se encuentra en bajo tierra, cubierta solamente con cemento y plástico.

De acuerdo a investigaciones la amenaza radioactiva continúa siendo un riesgo para la salud de miles de mexicanos que poseen una vivienda construida con la materia señalada.

Informes de algunos medios de circulación nacional apuntan que en 1977 un hospital privado de Ciudad Juárez internó ilegalmente una máquina de radiación para tratamiento de cáncer.

Años después el “Centro Médico de Especialidades” vendió como “fierro viejo” esta máquina a un deshuesadero.

Al desbaratar la máquina los trabajadores del “Yonke Fénix” encontraron un contenedor que de acuerdo a empleados “empezamos a desbaratar aquella bolita a ver qué traía adentro”.

La sorpresa fue tal al encontrar más de seis mil pequeños balines de Cobalto 60.

Provoca cáncer

Versiones de especialistas dan cuenta que es una de las radiaciones más peligrosas y así lo reveló un estudio de la Facultad de Química de la Universidad Nacional Autónoma de México y una sobreexposición provoca problemas desde cáncer, hasta perder la capacidad de reproducción o tener la posibilidad de que los hijos nazcan con deficiencia físicas hasta problemas de carácter cerebral.

La empresa a las afueras de Chihuahua se encuentra actualmente abandonada, todavía se puede observar parte de los que fueron las bodegas, las estructuras y los hornos para la fundición del metal donde hacían estas varillas las cuales muchas se encuentran todavía aquí, dicen los informes periodísticos del año 2005.

La información obtenida del caso, revela que la Comisión Nacional de Seguridad Nuclear inició una investigación y de acuerdo a un informe entonces secreto, las varillas contaminadas fueron distribuidas a 16 estados de la República:

Baja California, Baja California Sur, Sonora, Chihuahua, Coahuila, Nuevo León, Tamaulipas, Sinaloa, Durango, Zacatecas, Aguascalientes, San Luis Potosí, Guanajuato, Querétaro, Hidalgo y Morelos.

Las varillas tiene aproximadamente 6% de la radiación que tenía en 1984, la dosis es muy baja, pero si la exposición es diariamente durante 20 años entonces ya es acumulativa... se requieren muros de medio metro o más de concreto y con revestimiento de plomo para poder detener esta radiación”.

Bajo control: CNSN

Más de cinco mil toneladas de material contaminado con Cobalto 60 fueron depositados en un cementerio en el desierto de Samalayuca a 50 kilómetros de Ciudad Juárez, según la Comisión Nacional de Seguridad Nuclear que reitera que todos los desechos radioactivos en México están controlados, administrados y confinados apropiadamente.

Lo cierto es que todavía hay 1,000 toneladas de esa varilla sin detectar, perdidas en cuando menos 15 estados de la República.

El asunto no está precisamente "controlado" para centenares de afectados, cuyas casas y otras construcciones tendrán que ser parcial o totalmente demolidas; nadie sabe quién va a pagar el daño.

Hasta marzo de 1998 se habían detectado 31 personas con malformaciones congénitas como labio leporino, infecciones de la piel, hidrocefalia y muerte neonatal, atribuidos al Cader, lo anterior sólo en el Estado de México.

Las poblaciones más cercanas son: Santa María Maquixco, San Juan Teacalco, San Cristóbal Colhuacan y San Bartolomé Actopan.

En 1992, a petición del Instituto Nacional de Investigaciones Nucleares, la Comisión Federal de Electricidad (C.F.E.) concluyó un estudio de caracterización de sitio del Cementerio Nuclear.

Varilla almacenada

El 30 de abril del 99, la Subcomisión de Materiales y Desechos Peligrosos de la Comisión de Ecología y Medio Ambiente de la Cámara de Diputados en relación al estudio sobre el Cader por el peligro que representa concluyó:

“Los desechos confinados en el Centro de Almacenamiento de Desechos Radiactivos serán trasladados al almacenamiento definitivo que en un futuro se instale en otra parte. El proyecto es desmantelar este centro en su totalidad, que aproximadamente puede ser en un plazo de 7 años”

La varilla que guarda el Cader de Temascalapa, fue utilizada en construcciones en el Estado de Hidalgo.

Las edificaciones fueron derrumbadas para recuperar la varilla contaminada cuando se descubrió que era la causa de muertes y enfermedades y enterrada cerca de Tula Hidalgo; como seguía ocasionando problemas a la salud de las poblaciones, se desenterró y fue trasladada para su confinamiento al Centro de Almacenamiento de Temascalapa.

La fecha en que les hicieron los estudios a los habitantes de las poblaciones vecinas al Cader fueron llevados a una excursión cerca de donde tiene unas oficinas el Instituto Nacional de Investigaciones Nucleares conocido como “La Marquesa”.

Se registraron en una relación que después presentó el ININ como personas a las que se les habían hecho Análisis de Dosimetría Interna y de Orina; a la fecha, sigue operando el Cementerio Nuclear y ninguna autoridad se ha preocupado por atender este grave problema.

Y aún se pretenden construir miles de viviendas en este municipio con el argumento de presiones políticas del Gobierno del Estado de México para que firme los permisos de construcción ha actuado como gestor de las Inmobiliarias para despojar a los campesinos de sus tierras, citan las fuentes consultadas.

El Cytrar

El Cytrar, construido en 1988 como un confinamiento de residuos industriales de la Planta Ford-Hermosillo y posteriormente, en 1996, como un centro de recepción de materiales tóxicos, será clausurado “oficialmente” por el Gobierno de la República al finalizar el 2010 pues considera que la contaminación ambiental ya desapareció.

A casi 14 años de estar en un proceso de cierre parcial y envío de desechos a otros lugares, el entonces delegado en Sonora de la Secretaría del Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat) anunció que el Confinamiento de Residuos Tóxicos dejará de existir.

Rodolfo Flores Hurtado dijo que de antemano una vez realizado este procedimiento, se empezará con un proyecto de edificación de una oficinas de la dependencia federal, como señal de que no hay riesgo alguno en el ambiente.

Expuso que se ha declarado el cierre técnico del Cytrar luego de que se llevó a cabo el proceso de remediación del sitio razón por la cual, está en condiciones ciento por ciento seguras para aprovechar el espacio para algunos proyectos.

Sin riesgo

En el citado lugar de 6 hectáreas se pretende edificar instalaciones de la propia Semarnat en el lugar y si el Estado o Municipio así lo desean, se les puede dar el terreno para proyectos que consideren convenientes, acciones que se podrían empezar a realizar una vez que se haga de manera oficial este cierre para antes que termine el presente año.

Flores Hurtado agregó que todos los desechos que ahí se encontraban a cielo abierto fueron removidos para seguridad de la comunidad, mientras que los que ya estaban enterrados, se les hizo un proceso tecnológico de protección, por lo que no representan ningún tipo de riesgo para el medio ambiente ni para el subsuelo.

Señaló que 14 años de trabajo y procedimientos para llevarse de ahí todos los desechos de la Planta Ford y de la Comisión Federal de Electricidad concluyeron, por lo que ya no representan ningún problema ambiental tras estar certificado para su próximo cierre definitivo.

El 7 de diciembre del 88, el basurero tóxico recibió su primera autorización por parte del Instituto Nacional de Ecología, misma que fue otorgada a nombre de “Parques Industriales de Sonora”, con una duración de cinco años y exclusivamente para residuos regionales.

Entre el año de 1996 y 1998, el Cytrar vertió de manera clandestina todo tipo de residuos entre los que destacan metales pesados como plomo, mercurio, manganeso, solventes, medicinas caducas, residuos biológico-infecciosos y hasta baterías de automóviles, desechos que se cree superan actualmente las 300 mil toneladas.

La empresa, en 1998 inicia con el traslado de residuos peligrosos, incluso del extranjero, e inicia el funcionamiento ilegal del tiradero de basura tóxica, contando con un permiso de uso de suelo expedido por las autoridades municipales.


Este contenido ha sido publicado originalmente por Dossierpolitico.com en la siguiente dirección: http://www.dossierpolitico.com/vernoticias.php?artid=195490 Si está; pensando en usarlo, debe considerar que está protegido por la Ley. Si lo cita, diga la fuente y haga un enlace hacia la nota original de donde usted ha tomado este contenido. Dossier Politico

Comentarios



Aún no existen comentarios

Sé el primero en comentar ésta nota

Comentar nota



Su correo electrónico no será publicado.
Son obligatorios los campos marcados con: *