Una década de huelgas mineras, en las no se quiere negociar



Las minas de Cananea, Sonora; Taxco, Guerrero y Sombrerete, Zacatecas; cumplieron 10 años sin que la organización sindical que las estalló pretenda llegar a una negociación para levantarlas, pese a que desde 2007 se buscó solucionarlas por varias vías.

Tomado de: El Economista

Dia de publicación: 2017-08-04


Las minas de Cananea, Sonora; Taxco, Guerrero y Sombrerete, Zacatecas; cumplieron 10 años sin que la organización sindical que las estalló pretenda llegar a una negociación para levantarlas, pese a que desde 2007 se buscó solucionarlas por varias vías.

“Desde un principio, aquellas huelgas pudieron solucionarse; sin embargo, Napoleón Gómez Urrutia se encargaba de echar abajo cualquier intento de acuerdo. Desde todos los frentes se trató de llegar a una solución plena que beneficiara a los trabajadores, desde dependencias como Gobernación y la Secretaría del Trabajo, de senadores y diputados, de Gobiernos estatales y municipales, pero cuando parecía que finalmente habría un acuerdo, era Gómez Urrutia quien echaba abajo cualquier punto de acuerdo”, sostuvo Carlos Pavón Campos, Secretario General del Sindicato Nacional Minero Metalúrgico FRENTE.

Agregó que en aquél entonces, algunos compañeros de Cananea gestionaron acercamientos con diputados y senadores. “Con la Secretaría del Trabajo se acordó pagarles a los trabajadores los salarios caídos a causa de la huelga y respetar las prestaciones, además de que se solucionaron todos los puntos en materia de seguridad, que era el principal motivo por el que Napo llevó a la huelga a aquellas tres minas”.

Recordó que en el caso de Cananea, al día siguiente de las huelgas, la empresa se allanó y no sólo eso, detectó muchas más anomalías que aquellas por las que Gómez Urrutia cerró la principal mina de Sonora.

Esas anomalías, algunas de ellas que no implicaban peligro alguno a la vida de los trabajadores pero que por ley deben ser solucionadas de inmediato, fueron detectadas en una inspección a fondo en la que estuvieron presentes personal de la STPS, del sindicato y de la empresa. El pliego petitorio del sindicato siempre fue cumplido por la empresa, ante la mediación de la STPS, recordó Pavón Campos, quien en ese entonces fungía como Secretario de Asuntos Políticos del sindicato minero, y era parte fundamental en las negociaciones.

“Todo iba por buen camino, incluso hubo una reunión, encabezada en aquel momento por el titular de la STPS, Javier Lozano Alarcón, y en la que asistieron funcionarios del sindicato y abogados de la empresa. Ya había acuerdo, faltaba solamente el visto bueno de Gómez Urrutia. Y, con una llamada echó abajo todo, pues empezó a exigir cien millones de dólares por supuesto daño moral, y el levantamiento de las órdenes de aprehensión para él y su familia. Para los trabajadores, absolutamente nada”, sostuvo el ahora dirigente del FRENTE.

Lamentablemente, los trabajadores han perdido contratos colectivos históricos, como en el caso de Cananea; y entre más pasa el tiempo se ve más lejos un acuerdo que permita recuperar la producción minera de esas zonas, y el empleo de cientos de trabajadores.


Este contenido ha sido publicado originalmente por Dossierpolitico.com en la siguiente dirección: http://www.dossierpolitico.com/vernoticias.php?artid=193939 Si está; pensando en usarlo, debe considerar que está protegido por la Ley. Si lo cita, diga la fuente y haga un enlace hacia la nota original de donde usted ha tomado este contenido. Dossier Politico

Comentarios



Aún no existen comentarios

Sé el primero en comentar ésta nota

Comentar nota



Su correo electrónico no será publicado.
Son obligatorios los campos marcados con: *