Delitos bajo la alfombra



Durante años los estados manipularon sus reportes delictivos registrando miles de denuncias como actas circunstanciadas para comunicar una supuesta baja en los índices de inseguridad y utilizarla políticamente a favor de los gobernantes

Tomado de: Luis Herrera / Reporte Índigo

Dia de publicación: 2017-07-10


Los gobiernos de las entidades federativas siguen contando con un amplio margen para la manipulación o el maquillaje de los registros delictivos que publican: una vía simple y útil para retocar la fotografía de su criminalidad al gusto del gobernador en turno.  

El reciente caso que documentó en Nuevo León el Observatorio Nacional Ciudadano de Seguridad, Justicia y Legalidad, demuestra que un gobierno local bien puede mantener bajo la alfombra más de 171 mil delitos, sin aparecer durante años en su incidencia, y sin contrapesos que lo detecten e impidan.

La misma situación se había dado antes en Jalisco, donde tanto el anterior gobierno panista como el actual priista, dejaron fuera de la estadística oficial 542 mil 497 delitos que denunciaron los ciudadanos de 2007 a 2016, y que yacen sin una indagatoria formal, soterrados en actas circunstanciadas, ministeriales, o expedientillos.

Esta precaria veracidad de las bases delictivas de los gobiernos de los estados, se evidencia en los constantes e inexplicables cambios que hacen a su antojo sobre los datos ya publicados por el Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SESNSP).

Por ejemplo, tan solo sobre los registros de 2016, los gobiernos locales realizaron 38 mil 410 modificaciones a posteriori, con las que sumaron 32 mil 712 nuevos crímenes de los que no habían dado cuenta originalmente, incluyendo homicidios, secuestros, extorsiones, robos, entre otros, según el “Estudio Incidencia de los Delitos de Alto Impacto en México 2016” del Observatorio citado.

El director de esa organización, Francisco Rivas, explica a Reporte Indigo que el problema se agrava debido a que los gobiernos locales no están rindiendo cuentas sobre las causas específicas que motivan estos cambios, a pesar de que así se había acordado entre asociaciones ciudadanas e instancias gubernamentales, lo que aumenta la discrecionalidad.

“En teoría no debería haber riesgos si nosotros tuviéramos la plena información de por qué hacen estas modificaciones, qué significan. Hace algunos años tuvimos el acuerdo precisamente en el seno de una mesa que compartíamos organizaciones sociales y la autoridad federal, se acordó que en las bases del Secretariado se establecería una leyenda toda vez que hubiesen estas modificaciones.

“(Así los estados) pondrían en evidencia el cambio, y pondrían una leyenda de a qué se debe, es decir, si es una reclasificación, si es algún otro motivo. Lo que ha sucedido hasta el momento es que, efectivamente, hay un señalamiento puntual de la modificación, lo que sigue careciendo es una información mucho más desagregada de por qué hicieron estos cambios. Desafortunadamente esto nos habla de un incumplimiento por parte de las entidades”, dice Rivas.

Estas variaciones las efectúan tanto para sumar delitos que habían omitido como para esfumar otros que habían reportado; y se pueden dar con tan solo un mes de transcurrida la publicación de la estadística, o esperar hasta siete años para modificarla, como hizo Nuevo León, que en 2017 aplicó cambios sobre sus datos de 2010 –sumó 14 mil 055-. 

Pero la opacidad a la que refiere Rivas no se da únicamente sobre las causas de los cambios, también sobre la propia clasificación de los delitos que son añadidos de manera extemporánea por los gobiernos locales a sus estadísticas.

Es decir, que de esos 32 mil 712 crímenes que se fueron añadiendo a las bases originales de 2016, el 99 por ciento -32 mil 306- simplemente se colocó en el oscuro apartado de “otros delitos”, sin rendir mayores detalles sobre el tipo delictivo específico del que se trata.

“Este tipo de actos no quedan simplemente en un ‘error’ estadístico, sino que este puede derivar en la equívoca implementación de posibles estrategias de seguridad, que no remedien ni atiendan eficientemente la realidad que vivimos millones de personas en México”, advierte el Observatorio.

Una sospecha nacional

Las modificaciones que se aplicaron sobre la estadística 2016 -efectuadas entre marzo de ese año y febrero de 2017-, se realizaron por 18 gobiernos estatales, pero son seis los casos más graves: Nuevo León, Hidalgo, Jalisco, Querétaro, Sinaloa y Zacatecas. 

Hidalgo sumó 314 delitos, pero entre estos hay 106 homicidios (27 dolosos y 79 culposos) no reportados originalmente, además de 202 robos; Jalisco añadió 159 ilícitos incluyendo 49 homicidios (37 dolosos y 12 culposos); y Zacatecas sumó 911 crímenes, con 30 homicidios (23 dolosos y siete culposos), 248 robos y 13 violaciones.

Los estados que redujeron la incidencia que habían publicado en un inicio son Querétaro, que eliminó mil 391 infracciones, entre estos, 321 delitos patrimoniales; Sinaloa que, como por arte de magia, hizo desaparecer 662 crímenes, entre los que hay 66 homicidios (67 culposos y sumó uno doloso).

Caso por completo aparte en esta materia, dice Rivas, es el de Nayarit, cuya Fiscalía estuvo en manos de Édgar Veytia Cambero, actualmente acusado por narcotráfico en Estados Unidos.

“Hay un estado que no debemos considerar, que es Nayarit; cuando consideres las 32 entidades, quítale una, porque Nayarit por años ha mentido, entonces todos los datos que te presenta son imposibles de considerar como una fotografía ni siquiera borrosa de la realidad. No tenemos ni idea de lo que ha pasado en esa entidad, y por lo tanto, lo que vamos a ver es un crecimiento muy importante de los delitos con el ingreso de la nueva administración”, dice el especialista.


http://www.reporteindigo.com/reporte/mexico/reportes-delictivos-estados-denuncias-actas-circunstanciadas-seguridad

Este contenido ha sido publicado originalmente por Dossierpolitico.com en la siguiente dirección: http://www.dossierpolitico.com/vernoticias.php?artid=193127 Si está; pensando en usarlo, debe considerar que está protegido por la Ley. Si lo cita, diga la fuente y haga un enlace hacia la nota original de donde usted ha tomado este contenido. Dossier Politico

Comentarios



Aún no existen comentarios

Sé el primero en comentar ésta nota

Comentar nota



Su correo electrónico no será publicado.
Son obligatorios los campos marcados con: *