Análisis de la situación financiera de Guaymas





Santiago Samaniego Dossier Politico

Dia de publicación: 2017-05-19


Para nadie es un secreto ya, la realidad del estado que guardan las finanzas en el Puerto de Guaymas, el más importante de Sonora y uno de los más bonitos del país; un lugar al que le esperan cosas muy interesantes en su futuro, con inversiones federales muy interesantes como:  la ampliación del Puerto, la nueva  Planta de CFE, anclada en terrenos empalmenses, pero con impacto total en Guaymas, ya que Empalme carece de la infraestructura necesaria para su soporte y desarrollo, tales como: Aeropuerto, Puerto, Espacios habitacionales, Hoteles, Restaurantes, Amenidades, Proveedores, etc.

Tampoco es un secreto para nadie, como algunas Administraciones Municipales y sus Presidentes vinieron endeudando al  municipio en forma por demás irresponsable y arbitraria.

Primeramente, y como carta de presentación, grosso modo presento el comportamiento de la deuda en los últimos 24 años, desde 1994 hasta el presente, con datos duros de la mismísima Secretaria de Hacienda y Crédito Público, la cosa está así:

En 1994, el priista Edmundo Chávez Méndez recibió del trienio anterior deuda por 5,020,757.87, y dejó al salir, deuda por 12,925,298.19, con una diferencia de 7, 904, 540.32 lo que representó un aumento del 157%.

De 1997 al 2000 los perredistas Sara Valle Dessens y el Dr. Vicente Pascual Rodríguez la a dejaron en 17, 249, 545.62, con una diferencia de 4,324,247.43, lo que representó 35.29% de aumento.

Del año 2000 AL 2003, el panista Bernardino Cruz Rivas, la dejó en 17, 564,705.19, aumentándola con  315,159.57, lo que representó únicamente un aumento de 1.83%.

Del 2203 al 2006, gobernaron Guaymas los priistas Carlos (Bebo)  Zataráin González y el honorable Ing. Jorge Espada Trapero. Aquí cabe hacer la aclaración que Carlos Zataráin le heredó al Ing. Espada deuda por el órden de 26,298,135.03, reduciéndola posteriormente el Ing. Espada en su corto período de relevo al Bebo y dejándola en 23,242, 400.66, lo que de todas maneras elevó la deuda en relación al trienio anterior en 32.32%.

Del 2006 al 2009, gobernaron los priistas Antonio Astiazarán Gutiérrez y Susana Corella Platt, aumentando la deuda ambos y entregando a la siguiente administración pasivos por 80,357,758.34 con un aumento de 57,115,358.08 lo que en puntos porcentuales representa un aumento de 245.74%.

De 2009 al 2012, gobernaron los panistas César Lizárraga Hernández y Mónica Marín, quienes redujeron los pasivos a 71,542,273.58, lo que representa -10.97%; si, leyeron bien, redujeron sustancialmente la deuda.

De 2012 a 2015, gobernó el priista Otto Claussen Iberri, quien dejó la deuda al final de su mandato en 376,845,934.56, aumentándola superlativamente en 304,303,660.98 pesos más que como la recibió, o sea 425.35% más.

Actualmente, gobierna el panista Lorenzo de Cima Dworack, y a más de la mitad de su gobierno, la deuda o pasivos en general, se encuentra en 375,845,934.56, lo que significa que, a pesar de remar contra la corriente todo el tiempo que lleva su administración, ha logrado reducir el tremendo pasivo en que la recibió de Otto Claussen,  en 1,393,450.08 esto es -0.37%.

Pero la cosa no para ahí, el panorama en Guaymas en el aspecto financiero es por demás desalentador, Otto Claussen en su irresponsabilidad, y presuntos actos de corrupción, dejó al municipio en un estado de indefensión ante los embates de sus principales acreedores, tanto, que se habla de 20 años, mínimo, los que tendrán que pasar para que el Ayuntamiento salga de este horrible trance económico por el que atraviesa ahora.

Y aún hay más, gracias a todo lo anterior y a Otto Claussen, Guaymas se encuentra a nivel nacional en el número 35 de 2460 municipios que existen en el país, en relación a sus deudas. Además, Guaymas ocupa el lugar 36 entre los municipios del país con la deuda más alta por habitante, a propósito, la deuda actualmente nos cuesta los habitantes de Guaymas 2,2246.20 pesos per cápita.

Pero lo peor de todo es que, gracias a esa   deuda, y  en relación a su presupuesto de ingresos, la calificación de Guaymas  o su nula capacidad para adquirir o solicitar préstamos lo hace el municipio más insolvente del país, por lo que una solución a corto o mediano plazo, simplemente no es posible, o mejor dicho, es sumamente imposible!!

Ante esta dramática situación, lo menos que el Gobierno Federal y el estatal pueden y deben hacer, es apoyar al municipio de manera emergente con partidas especiales que le permitan avanzar. Después de todo, los priistas son los que al paso de los años han ido hundiendo más y más al puerto, los números así lo indican, además, los habitantes son los menos culpables de tanta cochinada, eso si, ellos viven en  condiciones económicas envidiables, todos están ricos, ¿Y el pueblo? Al pueblo que se lo lleve la chingada!! 


Este contenido ha sido publicado originalmente por Dossierpolitico.com en la siguiente dirección: http://www.dossierpolitico.com/vernoticias.php?artid=190917 Si está; pensando en usarlo, debe considerar que está protegido por la Ley. Si lo cita, diga la fuente y haga un enlace hacia la nota original de donde usted ha tomado este contenido. Dossier Politico

Comentarios



Aún no existen comentarios

Sé el primero en comentar ésta nota

Comentar nota



Su correo electrónico no será publicado.
Son obligatorios los campos marcados con: *