El despertar ciudadano 2017 (tercera parte)





Dr. Carlos G. Palafox Moyers Dossier Politico

Dia de publicación: 2017-01-12


En el artículo anterior planteábamos la urgencia de analizar los argumentos ( 3) que plantea el gobierno a favor del gasolinazo, y dar una contra argumentación para ir delineando una salida de corto plazo que evite una mayor polarización y enfrentamiento entre la sociedad y el gobierno, y a su vez ir construyendo una nueva institucionalidad en el futuro cercano. También señalábamos que una de las características del modelo neoliberal es la insensibilidad social y política ante las demandas ciudadanas, por ello se argumenta que las marchas y movilizaciones por sí solas no tumbarán el gasolinazo.

El pasado Día de Reyes, 6 de enero, el Secretario de Hacienda José Antonio Meade, confirmó nuestro planteamiento al afirmar que la decisión gubernamental de liberar el precio de las gasolinas, que provocó alzas de hasta 22 por ciento en el litro del combustible, "no será revertida”. Además planteó que “los gobiernos estatales que consideren conveniente reducir los precios del combustible pueden hacerlo, pero con cargo a sus finanzas”. Por ello la urgencia  de elaborar un Programa de Resistencia Ciudadana, seria y responsable, de mediano plazo con diversas acciones, y que contenga la configuración de un nuevo acuerdo político el cual permita la construcción de un Gobierno que respete la institucionalidad democrática y sepa escuchar las peticiones de la población.

El cuarto argumento a favor del gasolinazo señala que los precios de los combustibles  tienen  un bajo impacto  macroeconómico,específicamente el de las gasolinas es uno de ellos, por ello no es motivo de preocupación. Para algunos analistas el incremento de los precios de las gasolinas impactará en 0.6 puntos porcentuales de manera directa en el índice de precios al consumidor. Esto quiere decir que, en el caso de enero, el incremento de la inflación podría ser del orden de 1.0 a 1.1 por ciento mensual. Esto significa que la inflación anual al término del primer mes de este año será del orden de 4.2 por ciento.

Diversos analistas consideran que hacia el término del primer semestre la inflación, considerando los efectos indirectos del alza, podría llegar a 5.0 por ciento, para terminar el año en algo así como 4.5 por ciento. Para un tercer bloque de analistas puede llegar a niveles del cinco por ciento e inclusive más.

Para estos analistas las variaciones en los precios de los combustibles, sean al alza o a la baja, no tienen un efecto directo, de uno a uno, en los precios de los productos que los integran como insumos. Es decir, un incremento de 16.5% en el diésel, no implica un aumento igual o mayor en el costo de un kilo de tortillas o huevo o un litro de leche. Por ejemplo el precio del diésel es de no más de 5 centavos por kilo de tortillas. En el caso de un litro de leche, el incremento del precio del diésel implicaría un costo adicional de aproximadamente 8 centavos respecto al precio del mismo. En el caso del huevo, considerando que un tráiler transporta 1000 cajas y que cada una pesa 22 kilos, su carga sería de 22,000 kilogramos. Agregando el costo de su traslado, de Jalisco a la Ciudad de México (460 km), el aumento del costo del diésel impactaría en 4 centavos por kilo de huevo (lo que significa el 0.2% del precio actual del huevo).

Contrarréplica

Para los funcionarios del gobierno, las variables más importantes son siempre las variables macroeconómicas sobre las microeconómicas y diluyen los efectos del incremento desorbitado del precio de la gasolina, diésel y gas LP sobre toda la cadena productiva  de toda  producción de bienes y servicios, especialmente la que conforman la canasta básica, así como la  distribución de la misma.  Seguramente estos funcionarios, nunca han pisado un mercadito ya que los efectos del incremento de precios se da directamente, no de uno a uno, sino en una proporción significativa en todos los productos más elementales como la tortilla ,el huevo, el pan, la leche, por decir algunos productos, y todos están subiendo de precios. Además, seguramente nunca han de haber pasado por alguna necesidad en la compras de medicinas, alimentos, el pago del camión, no tener para las tortillas y otras penurias por las que pasa la gran mayoría de la población mexicana. El descontento social es creciente.

La inconformidad de la sociedad se basa sencillamente en saber que no le alcanzará para comprar los productos básicos y afectará sus niveles de ingresos. Además, para un tercer bloque de analistas, la inflación puede llegar a niveles del cinco por ciento e inclusive más afectando severamente los ingresos familiares. La inflación es como una bola de nieve inicia: como una pequeña bola y a medida que pasa el tiempo se va haciendo mayor; esto es tendremos efectos de incrementos de precios bajos al inicio de año y con mayor impacto a mediados de año y al final del mismo. El consumidor sabe que al final terminará pagando el costo de los incrementos de los bienes y servicios, por ello su rotunda negativa al gasolinazo.

En  el quinto argumento señalan que el incremento en los precios de las gasolinas y el diésel generó descontento social, y que es probable que éste diluya en los próximos días, pero en los próximos meses este incremento será una de las transformaciones estructurales más importantes en México. Además señalan que la evolución del precio de la gasolina en México va depender de lo que suceda con los precios internacionales y el tipo de cambio, y argumenten que lo que suceda con estas dos variables impactará, a la  alza o la baja, en el precio de la gasolina en México y estará en función de la oferta y demanda mundial de hidrocarburos.

Contrarréplica

Los siete días de manifestación pacífica de los ciudadanos no rechazan únicamente el incremento de los hidrocarburos, sino el modelo neoliberal que ha golpeado en los últimos veinte  años a la economía familiar de un sector muy importante de la población. Estas marchas han querido ser minimizadas y desvirtuar sus objetivos con la introducción de grupos de provocadores a nivel nacional. La sociedad ha mostrado un genuino cansancio de estas políticas que --sumadas a los niveles de corrupción e impunidad de la clase política y sus excesos-- están provocando frustración, inconformidad, enojo, impotencia, todas ellas justificadas.

Por otro lado, la fallida política de desalojo en Rosarito, Baja California, y Nogales, Sonora, no ha hecho más que  fortalecer al grupo de ciudadanos que están en contra del gasolinazo. Además no se vio una estrategia coordinada entre los tres niveles de gobierno, debilitando aún más al gobierno Federal. El movimiento nacional parece ir fortaleciéndose a  medida que el gobierno trata de minimizarlo y diseñando políticas de contención. Por ello no se ve cuándo la sociedad y su movimiento se debilité --como lo aseguran algunos analistas.

Por otra parte, efectivamente el precio de la gasolina estará determinado por tres variables: el precio internacional del petróleo, el tipo de cambio  y el Impuesto Especial sobre Producción y Servicios (IEPS). Por ello si las propuestas comerciales del gobierno de Trump fueran relativamente benignas para México al considerar una renegociación concertada del TLCAN, es probable que tuviéramos una apreciación del peso frente al dólar, pero como esto no se va a dar, y lo estamos viviendo cada día es que nuestra moneda está por llegar a los 22 pesos por dólar o más, lo que impactará en el incremento del precio de la gasolina en México. Y, si no hubiera un evento geopolítico que volviera a propiciar un alza en los precios de los hidrocarburos, no sería nada extraño que el precio de las gasolinas bajara en el curso  de los próximos meses, sin embargo si esto sucede el dólar se fortalecería y se compraría una gasolina más cara por su importación. Estaríamos ante una trampa de un precio de la gasolina más barata a nivel internacional lo que hace que el dólar se fortalezca y al querer comprarla en el extranjero se tendrá más cara.

En la siguiente entrega se abordará el pacto denominado Fortalecimiento Económico y la Protección de la Economía Familiar,  así como los elementos que nos permitan ir construyendo un movimiento social con una mayor integración a nivel estatal y nacional.


Dr. Carlos Germán Palafox  Moyers,

Investigador y Docente del Departamento de Economía de la Universidad de Sonoray  Consejero del Observatorio Ciudadano de convivencia y Seguridad del Estado de Sonora


Este contenido ha sido publicado originalmente por Dossierpolitico.com en la siguiente dirección: http://www.dossierpolitico.com/vernoticias.php?artid=184830 Si está; pensando en usarlo, debe considerar que está protegido por la Ley. Si lo cita, diga la fuente y haga un enlace hacia la nota original de donde usted ha tomado este contenido. Dossier Politico

Comentarios



Aún no existen comentarios

Sé el primero en comentar ésta nota

Comentar nota



Su correo electrónico no será publicado.
Son obligatorios los campos marcados con: *