Personas respetables



 “Pocos ven lo que somos, pero todos ven lo que aparentamos” (N. Maquiavelo).



José Darío Arredondo López/


Dia de publicación: 2017-07-10


Como usted sabe, el PRI celebró una asamblea estatal donde se quemó incienso a los prohombres del mismo y se ofrendaron propuestas a la gloria del mismo. Suena a redundancia, pleonasmo o tautología la línea discursiva y la parafernalia autoencomiástica que se recetaron los que posan frente al espejo público sin lograr encubrir del todo el desgaste del discurso, la vaciedad de los conceptos y la teatralidad desangelada de las arengas y fanfarrias de fuerte tufo ritual, aunque, ciertamente, una asamblea puede ser el mejor pretexto para hacer gala del discurso beligerante, la visión futurista de los próceres, la mullida certidumbre de que el poder es como un condominio gratuito en la Florida, o en Long Beach, o en la Riviera francesa, o un orgasmo en despoblado bajo el anonimato de un revolcón profiláctico vacacional. 

En el evento (porque resulta ser bastante eventual inyectar adrenalina a los solemnes cadáveres políticos que ahí fueron exhibidos) se mencionó a Plutarco Elías Calles, fundador del Partido Nacional Revolucionario (PNR), abuelo del PRI, que abrió la vía del salivazo como complemento del tradicional balazo que resolvía problemas en la década turbulenta de los años 20, sin duda un avance en las artes de encantamiento colectivo mediante la organización de un partido político que garantizara y administrara la sucesión presidencial y las correspondientes en los estados y municipios, cuestión que permitió al país crecer en obras de infraestructura y crear las instituciones de dimensión social que aún subsisten, aunque también permitió y afianzó el poder de grupos y personajes anclados en los intereses tanto de los caudillos revolucionarios vencedores como de los ricos de ayer y de hoy, pringado de impulsos nacionalistas que lograron avances, en contraste con retrocesos prohijados por el poder que hoy nos pasan las facturas.

El esfuerzo de abrir tumbas llegó hasta el acto recurrente de exhumar a Luis Donaldo Colosio, santón del salinismo deslactosado y tema principal de discursos, alabanzas y ofrendas en los rituales de renovación del partido que pasó de revolucionario y nacionalista a liberal-social en la época de Carlos Salinas, y que disimuló al máximo su origen revolucionario hasta eliminar toda mención de la gesta de 1910-17 de sus discursos y compromisos. Las acciones de maquillaje discursivo crearon la imagen de un PRI que se actualizaba dentro de los parámetros políticamente correctos del modelo depredador impulsado por Reagan y Thatcher, que desnacionaliza los recursos estratégicos de la nación, vende, abandona o liquida a como dé lugar los activos nacionales y abre las puertas a la inversión extranjera sin cortapisas o escrúpulos de ninguna clase.

Pero el auge de las trasnacionales y de la inversión extranjera directa privada genera mecanismos de corrupción antes no alcanzados, ahora con negocios asociados al narco y los intereses de las agencias de espionaje o control político de la información de Washington. La llaga supurante en que se convirtió la política mexicana, debidamente trasnacionalizada y recubierta de los “avances” del TLC en perjuicio de las actividades económicas de importancia nacional, dio por resultado un tipo de política venal, acomodaticia y pragmática, embarrada en el lodo de los intereses del norte y el cochambre seboso de los negocios ilícitos. Así, como era de esperarse, en la asamblea también se mencionó a Beltrones, con el acento puesto en el engendro político que propone: los gobiernos de coalición.  

El discurso político libre de compromisos reales con su base social puede instalarse en la tarea de fabricar licuados electorales y hacer nadar tiburones con sardinas, pirañas y bañistas, pueblo y explotadores, empresarios mineros y ciudadanos ribereños clínica, social y políticamente desahuciados. En medio de tanto ruido y tan pocas nueces, y de personas respetables y otras no tanto, en un arrebato surrealista y de autocomplacencia política se escuchó una frase del pasado: “luchar por las causas de la gente”. El chiste se cuenta solo… 

http://jdarredondo.blogspot.com


Este contenido ha sido publicado originalmente por Dossierpolitico.com en la siguiente dirección: http://www.dossierpolitico.com/vernoticias.php?artid=193160 Si está; pensando en usarlo, debe considerar que está protegido por la Ley. Si lo cita, diga la fuente y haga un enlace hacia la nota original de donde usted ha tomado este contenido. Dossier Politico

Comentarios



Aún no existen comentarios

Sé el primero en comentar ésta nota

Comentar nota



Su correo electrónico no será publicado.
Son obligatorios los campos marcados con: *