Centros de desintoxicación





Roberto Fleischer Haro/


Dia de publicación: 2017-05-19


Actualmente no existen instituciones dedicadas específicamente a la atención de esta problemática, a pesar del reconocimiento oficial de datos que señalan un aumento en el número de consumidores y de la iniciación cada vez más temprana, particularmente entre jóvenes y mujeres. 

Por lo tanto nunca serán suficientes los esfuerzos que se hagan desde el gobierno o desde la sociedad, para ayudar a cientos de enfermos que va regando por toda la geografía la venta de drogas al menudeo, porque las tienditas aumentan en número y en confianza y porque los clientes también suman cada día más.

Si el negocio de las drogas y de los enervantes no se explica con claridad meridiana por ninguno de los gobiernos del mundo, tampoco se conoce en definitiva la mancha alcanzada por la enfermedad entre la juventud, que sufre en hospitales o en centros de rehabilitación los estragos que causa la adicción, que según los estudios realizados por la ONU, son realmente preocupantes.

Si tomamos como referencia que la Organización Mundial de la Salud señala que droga “es toda sustancia que introducida en un organismo vivo puede modificar una o más funciones de éste”, esa sustancia podemos considerarla como química o natural, que afecte el comportamiento psicológico o mental.

Las “drogas” independientemente de la terminología que empleemos, siempre las ha usado el ser humano, la historia nos demuestra que éstas han sido acompañantes en festividades sociales, pero nunca se usaron para crear una realidad como hoy.  

La sociedad civil ha manifestado su preocupación abriendo espacios para la atención de los resultados del consumo de drogas sintéticas, de drogas baratas de confección casera, que por la forma en que están integradas afectan la salud de manera terrible y crean un ambiente de desesperanza en las familias que tienen uno o más adictos, sin oportunidades claras de curación.

Se sabe que hay presupuestos en los gobiernos de países desarrollados que se reparten en aquellos donde las drogas ya causaron males irreversibles, pero también se conoce por la falta de resultados que el dinero se diluye o se pierde, en rumbos distintos  para el que fue destinado de origen.

Es así como la enfermedad en muchas partes del mundo se extiende, impidiendo que la juventud atrapada pueda cumplir con sus responsabilidades familiares y frente a la sociedad en su conjunto.

Los padres y maestros pueden detectar algunas circunstancias que están relacionadas con un riesgo para que los menores y jóvenes inicien el consumo de sustancias, mismas que deben analizarse y buscar alternativas de solución.

En la familia es donde se tienen las primeras experiencias de aprendizaje, se enseñan valores, se acuerdan normas, se desarrollan los primeros hábitos, se inicia la convivencia con otras personas y es el grupo que ofrece amor, seguridad, protección y bienestar necesarios para todo individuo.

El hogar es una fuente de crecimiento para todos sus integrantes, en donde se espera que se comporten o sean de determinada forma; se establecen principios y normas de acción a través de valores familiares, mismos que proporcionan razones para que los hijos digan NO a las adiciones.

Los hijos que deciden no usar drogas, lo hacen porque tienen una fuerte convicción de que su uso puede ser perjudicial y esa fortaleza les ayuda a mantener su decisión.

El camino más eficaz para su prevención es estar atentos e informados para orientar a los niños y jóvenes sobre cómo resistir la presión que les conduce al consumo de las llamadas “drogas legales” como el alcohol, tabaco y de otras substancias, así como mostrar interés por lo que les sucede y mantener una relación de afecto y amor con ellos.

Jóvenes enfermos, padecen una situación muy triste por el abuso de las drogas, mismos que piden ayuda en los centros de salud con el fin de someterse a una terapia y rehabilitarse para salir del “infierno en que viven”  

La ausencia de centros de atención especializados obliga a las personas adictas a concurrir a centros de atención privada y social que atienden con muchas carencias, sostenidos con el esfuerzo personal, dando razón a la desigual lucha que impone la venta de droga al menudeo.

Urge establecerse como objetivo construir un Centro Preventivo-Asistencial Integral y específico de la drogodependencia.

Apelamos a la buena voluntad de la Gobernadora Claudia Pavlovich Arellano para la construcción de un Centro de Desintoxicación con todas las de la Ley. Por el bien de todos nuestros jóvenes, el futuro y presente de nuestro pujante Estado.

En el Distrito de Altar, concretamente en la H. Caborca, Sonora Piden un Centro de Salud Mental ya que por sus calles deambulan jóvenes totalmente idos por las drogas y requieren de atención médica.

Roberto Fleischer Haro. 
Miembro de la IV generación de egresados de la Escuela de Policía del Estado de Sonora. 
Registro Nacional de Seguridad Pública FEHR440205H26223583 


Este contenido ha sido publicado originalmente por Dossierpolitico.com en la siguiente dirección: http://www.dossierpolitico.com/vernoticias.php?artid=190892 Si está; pensando en usarlo, debe considerar que está protegido por la Ley. Si lo cita, diga la fuente y haga un enlace hacia la nota original de donde usted ha tomado este contenido. Dossier Politico

Comentarios



Aún no existen comentarios

Sé el primero en comentar ésta nota

Comentar nota



Su correo electrónico no será publicado.
Son obligatorios los campos marcados con: *