La depuración policiaca





Roberto Fleischer Haro/


Dia de publicación: 2017-05-18


Pregunto: ¿Hay alguna otra prioridad en sus gobiernos mayor que ésta, más apremiante, más urgente?
Es conocido que muchos delincuentes están metidos en la policía y ese es el problema medular de las ciudades que tienen más crisis de seguridad, si no se logra tener policías confiables, “la problemática de inseguridad va a seguir y va a crecer.

“México no puede esperar a que se limpien los cuerpos policiacos al ritmo en que vamos ahora”.  

Quienes  de alguna manera hemos participado en Seguridad Pública en diferentes Estados de la Republica, reconocemos que el problema de la depuración policiaca viene desde el principio, en la mala selección y formación que hace la academia capacitadora de los cadetes que serán los futuros policías y después cuando ya son policías activos, la mala o nula supervisión del desempeño del servidor público dentro y fuera del servicio. 

Con la depuración y al combatir la corrupción y la impunidad, lo malo de esta practica, es que se decapita también a los buenos policías, que tuvieron el infortunio de toparse con un influyente o con un funcionario de alto rango.

Los que somos policías por convicción, de carrera y con vocación de servicio, hemos percibido que la sociedad menosprecia los valores policiacos.

¿Qué toda la policía de México es corrupta?

¡No! Evidentemente que No.

Debe haber como en toda organización numerosa, elementos buenos y malos.

Quizá haya más buenos que malos; pero generalmente ocurre que el desprestigio causado por unos alcanza a todos.

En las corporaciones policiacas de Sonora deben figurar elementos con un historial tan brillante como modesto.

Hay policías con veinte y treinta años de servicio con hojas, sino limpias del todo, bastante dignas.
Estos elementos sin duda, han laborado calladamente, discretamente sin haber alcanzado el estimulo a través del tiempo.

Sin duda han logrado magníficos golpes en contra de la delincuencia; pero su labor jamás ha trascendido, lo digo con conocimiento de causa.

La injusticia humana es el peor corrosivo contra el entusiasmo, la iniciativa y el impulso propio del hombre.

El deber es una obligación sagrada de todo hombre responsable, pero el deber está animado generalmente, de una ilusión. Y esa ilusión es el avance individual que le pueda proporcionar o más honores o mejores condiciones de vida.

En México olvidamos completamente este capitulo despreciando a los valores, negamos la experiencia del viejo y enaltecemos la audacia del joven, rendimos honor al improvisado y desconfiamos de la sabiduría del técnico. Así ocurre con la policía.

No se ha querido o no se ha preocupado en establecer una efectiva carrera profesional del policía, en todo el estado de fuerza de las corporaciones policíacas, debe haber elementos tan buenos y tan capacitados, como habrá ignorantes y pillos.

Pero los primeros se ocultan, conocedores de la injusticia, mientras los segundos salen a la palestra a sembrar el desprestigio de una organización que es tiempo ya de que sea CONFIABLE, RESPONSABLE  y RESPETADA.

Roberto Fleischer Haro
 Miembro de la IV generación de egresados de la Escuela de Policía del Estado de Sonora. 
Registro Nacional de Seguridad Pública FEHR440205H26223583 


Este contenido ha sido publicado originalmente por Dossierpolitico.com en la siguiente dirección: http://www.dossierpolitico.com/vernoticias.php?artid=190831 Si está; pensando en usarlo, debe considerar que está protegido por la Ley. Si lo cita, diga la fuente y haga un enlace hacia la nota original de donde usted ha tomado este contenido. Dossier Politico

Comentarios



Aún no existen comentarios

Sé el primero en comentar ésta nota

Comentar nota



Su correo electrónico no será publicado.
Son obligatorios los campos marcados con: *