No debe haber huelga en la Unison





Luis A. Galaz/


Dia de publicación: 2017-04-21


Por ningún motivo, bajo ninguna circunstancia, por muy altos, grandes, justificados, comprendidos y aceptados que sean los nobles argumentos y válidas consideraciones, de algunos compañeros académicos que impulsan la estrategia de estallar la huelga, nuestra máxima casa de estudios, la UNISON no puede paralizarse.

Todos tenemos que hacer hasta lo imposible para evitar que dentro de una semana, para el 29 de abril, la nota de ocho columnas de los diarios y noticieros sea que otra vez  la Universidad de Sonora está en huelga, debido a que la Institución no tiene recursos suficientes para satisfacer sus inmensas y crecientes necesidades académicas, y las justas peticiones de los sindicatos. 

Este escenario donde nadie gana, tan negativo para todos, y que lamentablemente se ha repetido en los últimos años, esta ocasión debe impedirse prevaleciendo la razón y el cariño de todos por nuestra querida Universidad. Más que a nadie ni a nada, las huelgas afectan mayormente a la misma Universidad, la dañan terriblemente en todos aspectos.  

Una huelga no afectaría a las autoridades universitarias ni a los gobiernos; no, la huelga afecta al pueblo, a los estudiantes y sus familias, a los mismos académicos y a toda la sociedad sonorense en general.

Este problema crónico degenerativo ya no debe ser el mayor distractor del próximo Rector, el Doctor Enrique Velázquez; tal y como lo ha sido para los últimos dos Rectores. La UNISON nunca debe parar.

Los más de 41 mil alumnos de la UNISON que hoy tiene no pueden dejar de estudiar en su Alma mater ni un solo día a consecuencia de una huelga. Tampoco La investigación científica tan necesaria para el desarrollo, no puede detenerse.

Esta misma semana el CONACYT acaba de reconocerle a cuatro posgrados en su Programa Nacional de Posgrados de la Máxima Calidad; y, por favor, ahora no podemos decirle al Consejo de Ciencia y tecnología que estamos en paro.  La UNISON no debe paralizarse porque no es posible suspender los laboratorios, los múltiples, variados y muy valiosos servicios que nomás la UNISON proporciona a toda la sociedad sonorense.  Aquí es pertinente precisar que satisfacer las justas necesidades y añejas demandas de los trabajadores como una jubilación digna, no dependen únicamente de la Universidad, sino que la solución del déficit financiero mayormente está en el ámbito del Gobierno Federal y el del estado también; pero no en la Rectoría.

Ahora bien, la sociedad y los académicos están enterados de la crítica situación presupuestal que padecen todas las instituciones de educación superior del país, y saben que para este año, el Gobierno nos volvió a reducir los presupuestos en términos reales, por lo que no alcanza con plenitud para atender las múltiples necesidades de superación y desarrollo de la juventud sonorense.  

Los tecnócratas del Gobierno y los Diputados tienen que entender que estos recursos no son únicamente para los universitarios, sino que mayormente son para los hijos de esos mismos burócratas.

Los recursos presupuestales que son debidamente auditados continuamente por instancias externas, se aplican para los jóvenes de Sonora, y para servicios de los empresarios, sectores productivos y agentes económicos que se benefician de los nuevos profesionistas y beneficios sociales, culturales, económicos, científicos, productivos o tecnológicos que genera la máxima institución educativa de todos los sonorenses, la cual incorpora a miles de estudiantes cada ciclo escolar. 

Por esto ahora los trabajadores debemos exigir al Gobierno y a los Diputados, mayor sensibilidad y sensatez a fin de que asignen los escasos recursos a las verdaderas prioridades como la educación superior o al desarrollo científico. 

Se les debe exigir más responsabilidad e inteligencia a los políticos porque la disminución del presupuesto universitario impide que se amplíe la oferta educativa durante los próximos semestres, misma oportunidad que nuestros jóvenes reclaman con imperativa urgencia. Frente a los múltiples problemas e inmensas necesidades en el Estado, se tienen que asignar los principios económicos de una óptima asignación de los recursos escasos.

Es una ignominia, una gran insensatez, una grave equivocación tratar de reducir el presupuesto estatal para la UNISON, ya que mientras el Gobierno Federal amplía su subsidio, el Gobierno Estatal pretende reducirlo al no aportar la misma cantidad que asignó el Gobierno Federal.

Así que la UNISON tiene que seguir gestionando mayores recursos y toda la comunidad universitaria trabajando con mayor eficiencia e intensidad; pero no debe estallar la anunciada huelga. Nadie, nadie  ganaría con esta huelga y el daño para todos sería inmenso.   

** Internacionalista. Maestro de Relaciones México-USA. 
Jefe de la Maestría en Administración de la UNISON.  
                                            
[email protected]


Este contenido ha sido publicado originalmente por Dossierpolitico.com en la siguiente dirección: http://www.dossierpolitico.com/vernoticias.php?artid=189626 Si está; pensando en usarlo, debe considerar que está protegido por la Ley. Si lo cita, diga la fuente y haga un enlace hacia la nota original de donde usted ha tomado este contenido. Dossier Politico

Comentarios



gracopa

Estimado Sr. Galaz, no se cuanto tiempo tenga Ud. trabajando en la unison pero precisamente por que las gestiones (que Ud. sugiere) realizadas por el sr. rector han sido nulas en resultados, es que se ha orillado a los sindicatos a sacar su ultimo recurso que es la huelga. las sugerencias vertidas por Ud. han sido agotadas. alguna otra mas que pueda ayudar a no llegar a la huelga??? desafortunadamente el gobierno está ahogando cada vez mas a la clase trabajadora pero sus "lideres" sean rectores, directores generales, etc. no han mostrado capacidad de gestión-negociación ni mucho menos para enfatizar las necesidades urgentes que agobian a la clase trabajadora que son seguridad social y otras demandas. lo exhorto a ser propositivo con causa. gcs.

2017-04-22

Comentar nota



Su correo electrónico no será publicado.
Son obligatorios los campos marcados con: *