Modelo educativo de la SEP y rector en la UNISON



Fabián H. Galindo * Dossier Politico

Dia de publicación: 2017-03-17


Esta semana se presentaron dos hechos en el escenario educativo nacional y estatal, ambos dignos de ser abordados: el primero es la presentación de versión definitiva del modelo educativo (ME), que a decir del Secretario de Educación de México, a partir de 2018 dará inició su aplicación; además anunció que los resultados comenzarán a visualizarse en 2028. Este hecho se inscribe en el dominio de la Reforma Educativa aprobada en febrero de 2013. EL otro segundo hecho es la elección de un nuevo rector en la UNISON.

NUEVO MODELO EDUCATIVO PARA LA EDUCACIÓN BÁSICA

La Reforma educativa aprobada en 2013 es un proyecto cuyo objetivo es sentar las bases para “fortalecer a la educación pública, laica y gratuita, asegurar el acceso a una educación de calidad, fortalecer las capacidades de gestión de la escuela, establecer un servicio profesional docente para los maestros, para el desarrollo profesional de docentes y directivos y sentar las bases para que los elementos del Sistema Educativo sean evaluados de manera imparcial, objetiva y transparente”. Es decir, la Reforma Educativa es un conjunto de arreglos legales, programáticos y administrativos que requieren los actores académicos para realizar su trabajo. Por otra parte, el nuevo MODELO EDUCATIVO es un segundo componente de dicha reforma, que incluye las estrategias pedagógicas, las herramientas didáctico-organizacionales y los contenidos significativos; para tal fin se operará un sistema educativo horizontal, “con autonomía curricular, con ambientes colaborativos y participación de alumnos, maestros y padres de familia; su núcleo académico es humanista, enseñanza del lenguaje, el pensamiento matemático, la formación cívica y la ética, Inclusión y equidad y cercana a las instituciones del sector”.

¿Cuenta nuestro país con las condiciones para que la Reforma Educativa se vuelva una realidad para y para que el Modelo Educativo sea aplicable y exitoso? Debido a que el país no cuenta con las condiciones de gobernabilidad normal, mi modesta opinión es que no existen las condiciones básicas para operar exitosamente una reforma educativa sustancial, a saber:

 

· Porque la clase política nacional ha utilizado al sistema educativo como uno de los soportes del estatus político nacional, de todos sabido, excluyente y con uno de los niveles de corrupción más altos del mundo.


· Porque desde hace varias décadas las escuelas normales no han sido atendidas de acuerdo a la vital función que realizan, mismas que con algunas excepciones, no han dejado de ser consideradas como escuelas de pobres. Al respecto el INEE[1] informó que “tres de cada cinco jóvenes que estudian para ser profesores, es decir 78 mil jóvenes, provienen de familias cuyos ingresos económicos están por debajo de la línea de bienestar mínimo definida por el Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social”. Otro dato proveniente de la misma fuente señala que de los 69,962  normalistas evaluados en 2015 para acceder a una plaza, solo el 45.4% resultó idóneo, mientras el restante 54.6% tuvo resultados negativos. Estamos de acuerdo en que la Reforma Educativa tiene innumerables aspectos criticables en cuanto a la metodología evaluativa usada, pero con todo, no es aceptable que los normalistas no hayan superado dichas evaluaciones, que por cierto no tienen nada del otro mundo.


· Porque una gran parte del profesorado de los niveles primario, secundario y preparatorio ha sido secuestrado por la clase política hecha gobierno; mientras la otra, los que  se oponen al sindicalismo oficial, ha sido infiltrada y cooptada por los liderazgos (unos arengadores de oficio, otros por contrato) caracterizados por una total falta de respeto a la educación y a los educandos.

Es mi opinión que mientras los ciudadanos no creamos en la clase gobernante y en los políticos, la educación va a seguir fallando y con ello preservando la pobreza cívica, social, científica y cultural del pueblo mexicano. Todo indica que los grupos de poder prefieren mantener atrapadas a las instituciones educativas, tanto para fines electorales como para fines de negocios (como ha sucedido durante todos los gobiernos nacionales priistas y panistas). En síntesis, la politización de la educación es el crimen más atroz que los grupos de poder públicos y privados, pueden cometer en contra del México, así como de cualquier región, estado o municipalidad.

UNISON, SELECCIÓN DE RECTOR

Las Universidades son espacios en los cuales se generan, nada más y nada menos, aquellos productos que son el fundamento de la vida social y material presente y futura de los entornos en los que se inscriben: estamos hablando de los conocimientos, los profesionales y la cultura. Estas, a diferencia las naciones, los estados, los distritos electorales y las municipalidades, son unidades cuyos productos dependen de criterios de racionalidad técnica, administrativa y financiera; se mueven en base a objetivos y metas concretas, contratan personal académico y no académico y se pagan sueldos  

En esta lógica resulta claro que la UNISON no está diseñada para organizar procesos electorales, sino para realizar procesos de selección de sus funcionarios, ejercicio que usualmente se realiza en forma colegiada, en base a los pesos curriculares de los solicitantes. Al respecto resulta muy importante que se tenga conciencia de que un rector no es un diputado ni un gobernador; se trata de un profesional preparado para bien dirigir una institución de educación superior. De hecho son muchos los universitarios y no universitarios que abogan por “elecciones democráticas” universales y secretas, posición que exhibe la insuficiencia cultural en materia universitaria que prevalece en nuestro país; repito, se trata de la selección de la persona mejor calificada para dirigir la institución, no del más popular ni del más carismático.  En las mejores universidades del mundo la selección de rector se resuelve por estrategas y cuerpos de académicos en forma colegiada y es muy común que la posición rectoral se publique en todo el mundo; es decir, cualquier individuo que cumpla con los requisitos establecidos en la convocatoria puede aplicar para el puesto, sin importar su nacionalidad; como ha sucedido en  algunas universidades chinas que tienen rectores  ingleses, o de las norteamericanas  dirigidas por egipcios,  etc.

LAS ELECCIONES SON DESASTROSAS PARA LAS UNIVERSIDADES

Cuando se diseñó la Ley Orgánica No. 4 actual de la UNISON, la institución estaba inmersa en la más terrible de una de las crisis financiera, laboral y organizacional nunca antes vista en la institución; la conflictiva derivada de la lucha por los puestos de dirección eran brutales, situación en la que, al grito de democracia, los beligerantes convertimos la Universidad en un espacio de campañas políticas; fue tan grave el desvío de la normalidad académica, que se presentaron situaciones escandalosamente insanas, un caso fue el que los profesores, los alumnos y los trabajadores eran vistos como votos susceptibles de controlar; otro caso que recuerdo es “la volanta”, que era una grupo de docentes de asignatura que algunos directores o coordinadores de escuela contrataban en varios departamentos a la vez que votaran; también era común que en lugar de contratar a un profesor de tiempo completo, se contrataran a 4 o 5 profesores de asignatura electoralmente afines para inflar el padrón de votantes. En este caos, ante el desorden de grupos sin clase y la proliferación de asambleas, mítines y campañas en grupos y pasillos,  muchos de los alumnos simplemente se iban a su casa y otros, los menos, se incorporaban al ambiente electorero. La Ley 4 estableció las bases para el reordenamiento de la Institución, incorporando a 14 personas de los entornos académico nacional, de los académicos de la UNISON y de otras personas de probada solvencia ética y profesional para hacerse cargo de la selección de los rectores y vicerrectores. La idea era mantener el nombramiento de rector en manos de un grupo de expertos, sin conflictos de intereses como una forma segura de que nombraran siempre a la mejor persona para el cargo. Pero estamos en México, en donde la política no respeta recinto alguno, demostrado porque los prolegómenos del primer cambio de rector en el marco de la Ley 4, la clase gubernamental (así como algunos grupos no de reconocida filiación política) animados por intereses no académicos presionaron y cabildearon para docilizar a los consejeros directivos en cuanto a la selección de rectores, situación que hasta la fecha sigue sucediendo. Desgraciadamente, la UNISON se ha convertido en una pieza del ajedrez político estatal, al grado de que es muy común que los políticos y aún importantes empresarios acepten como normal este hecho a todas luces “contra natura”. 

Aclaro que mis conceptos no son una descalificación de quienes han ocupado el puesto de rector, todos ellos son profesionales distinguidos y aptos; solo les reprocho que hayan aceptado con tanta docilidad el estatus burocrático institucionalizado movido desde el Gobierno Federal y la falta de determinación para convencer a quien fuera necesario de la importancia de proponer y concretar avances genuinos para la solución de las problemáticas que hasta ahora subsisten y agobian a los sonorenses.

SUGERENCIAS ELEMENTALES

Finalmente deseo señalar que, si el nuevo rector desea hacer la diferencia con relación a sus antecesores, debería acometer al menos las siguientes acciones:

 

· No competir con las instituciones universitarias existentes, sino trabajar porque todas estén vinculadas en torno a los severos problemas que afectan al Estado.


· Diagnosticar siguiendo el siguiente orden: (1) problemas --- necesidades -- retos; (2) de lo más a lo menos causal y (3) de lo más a lo menos complejo.


· Mantener una estrecha y efectiva interacción con los agentes clave del entorno productivo, social y gubernamental.


· Realizar una planeación altamente incluyente basada en comisiones y subcomisiones, de abajo hacia arriba y con opiniones de expertos externos; preferentemente de instituciones hermanas de Estados Unidos o de Gran Bretaña.


· Alinear los proyectos de investigación con las problemáticas identificadas con el diagnóstico básico.


· No firmar convenios que no sean factibles.


· Mantener un estrecho contacto con los jefes de departamento, asegurándose de que estos sean personas dotadas con una alta convicción académica, así como comprometidos con la misión de sus departamentos.


· Darles capacitación a todos los funcionarios, muy especialmente a los jefes de departamento, para que ejerzan sus funciones con apego a las prácticas idóneas para la dirección y coordinación académica.


· Involucrarse en forma regular y sin poses con las comunidades universitarias.


· Atender al menos un grupo en docencia.


· Iniciar los trabajos para rescatar es espacio y ambiente enturbiados por el ruido de los carros, por las motocicletas que entran a todos lados y por los magnavoces de anunciantes que abundan en el campus. Cada vez es más urgente convertir el campus en espacio peatonal (sacar a los carros del campus), trabajar los programas docentes de lunes a jueves, destinar únicamente los viernes para la celebración de los eventos paracadémicos y festejos y evitar la contaminación por ruido en general.


[1] INEE (2015). Los docentes en México. Informe 2015. México: INEE.


Este contenido ha sido publicado originalmente por Dossierpolitico.com en la siguiente dirección: http://www.dossierpolitico.com/vernoticias.php?artid=187917 Si está; pensando en usarlo, debe considerar que está protegido por la Ley. Si lo cita, diga la fuente y haga un enlace hacia la nota original de donde usted ha tomado este contenido. Dossier Politico

Comentarios



Aún no existen comentarios

Sé el primero en comentar ésta nota

Comentar nota



Su correo electrónico no será publicado.
Son obligatorios los campos marcados con: *